Cuadrado tira de la Juventus

Juan Cuadrado of Juventus warms up aduring the UEFA Champions League match at the Etihad Stadium, Manchester
Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959
15/09/2015

En Turín se respiraba un ambiente demasiado cargado. El primer mes de la Juventus en la Serie A solo puede calificarse de decepcionante y Massimiliano Allegri todavía no ha dado con la tecla que garantice un rumbo fijo, quizá porque las recurrentes lesiones de varios de los futbolistas más determinantes han lastrado la planificación del técnico de Livorno. Más allá de la meritoria victoria lograda ante el Manchester City en el Etihad, ni los resultados ni el juego estaban a la altura del mejor equipo de la liga italiana por muchos cambios que se produjeran en la plantilla a lo largo del pasado verano. Tocaba reaccionar y el Sevilla parecía el rival indicado: conjunto con muchos problemas para configurar una defensa de garantías, falto de confianza en sus propias posibilidades y con el suficiente cartel en Europa para provocar un subidón en la automestima si los turineses conseguían sumar los tres puntos de una forma más o menos convincente. Y eso fue lo que sucedió en una noche tranquila en el Juventus Stadium.

Sin grandes alardes, los bianconeros consiguieron asediar la meta defendida por Sergio Rico tirando de insistencia. Hasta en 24 ocasiones disparó la Vecchia Signora a portería, un dato en sí mismo poco concluyente a menos que se compare con el número de lanzamientos realizados por los hispalenses: uno. E inofensivo. Gianluigi Buffon vivió el choque como un espectador más, tratando de mantener la concentración en todo momento por si en alguna contra a los hombres de Unai Emery les daba por estirarse. Ni siquiera lo intentaron. Un solitario disparo de Yehven Konoplyanka resume toda la producción ofensiva de los de Nervión. Una cifra ridícula e indigna de una alineación compuesta por futbolistas desequilibrantes como el extremo ucraniano, Kevin Gameiro o José Antonio Reyes. Lo preocupante para la afición sevillista no es el hecho de caer en uno de los escenarios más complicados del continente, es el cúmulo de sensaciones transmitidas: falta de ambición, futbolistas cohibidos, poca imaginación con la pelota en los pies y la certeza de que, para aumentar las prestaciones, el primer paso consiste en aligerar la enfermería.

Alineaciones iniciales: Juventus-Sevilla FC

Juventus vs Sevilla FC - Football tactics and formations

Allegri recuperó a Sami Khedira y planteó un sistema asimétrico con cinco defensas, Hernanes de regista, dos interiores y Paulo Dybala junto a Álvaro Morata en punta. El factor desequilibrante fue el colombiano Cuadrado. Inédito en el Chelsea, uno no termina de encontrarle explicación a su paso por Inglaterra, pues su capacidad  para producir en ataque con quiebros, recortes y regates no es fácil de encontrar al más alto nivel. Para potenciarlo, la Juventus recogió a Evra en muchas fases del partido y desplazó a Barzagli de la línea de tres centrales, asumiendo el italiano el rol de lateral derecho sin serlo: simplemente para compensar las constantes subidas del carrilero. En fase defensiva la Juve recuperó la defensa de cinco, aunque la timidez del Sevilla ayudó a que a menudo no hiciese falta recomponer la zaga y Cuadrado pudo permanecer arriba.

Todas las acciones de peligro del conjunto italiano llegaron por el perfil derecho: Khedira rindió como se espera de él, Dybala se mostró inspirado y muy activo -su disparo con la zurda en el minuto 17 habla a las claras de su calidad- y el sector izquierdo andaluz no consiguió ponerles freno. El primer gol, anotado por Morata de cabeza poco antes del descanso, se generó en esa zona: Cuadrado apuró línea de fondo, le cedió la pelota a Barzagli (teórico central), el internacional italiano la colgó al área y Álvaro, muy pillo, le ganó la partida a Andreolli. Con la losa de la desventaja en el marcador, se esperaba al menos un amago de reacción visitante, pero no llegó. Sorprende por encima de cualquier otra cosa que Konoplyanka, un extremo deslumbrante cuando parte desde la banda izquierda, siga clavado en la derecha. Aunque permute de vez en cuando.

Unai Emery: “Necesitábamos ser fuertes defensivamente y no hemos dado pases hacia adelante. Ellos aunque no les concedas opciones tienen una eficacia alta y nosotros no hemos tenido ocasiones de gol y eso es un margen importante para el resultado final. Tenemos que mirar hacia adelante, es un proceso de experiencia y tenemos que sacar conclusiones para ser mejores porque las sensaciones son que el equipo ha mejorado insuficientemente y eso nos tiene que hacer que seamos capaces de hacer más en ataque“.

La segunda mitad se consumió por los mismos derroteros: el Sevilla mostró una incapacidad ofensiva desconcertante y acabó pagando su falta de contundencia en la retaguardia. Dybala peleó a lo Tévez un balón dividido, el rebote cayó en los pies de Zaza y el punta italiano salió disparado en conducción hacia la meta defendida por Sergio Rico. Sin que nadie pudiera detenerlo, definió con clase.

Los dos próximos compromisos ante el Manchester City servirán para comprobar de qué pasta está hecho el vigente campeón de la Europa League. Hay margen de maniobra. Y de mejora. 

A general view of Juventus Stadium, Turin Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959 13/05/2014
Juventus Stadium, Turin.
Foto de Ian Wadkins/Focus Images Ltd.
Fotos de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*