De Lotina a Simeone

Filipe Luís Atlético de Madrid Focus

Miguel Ángel Lotina aterrizó en A Coruña en verano de 2007 con el objetivo de revitalizar a un Deportivo que había terminado en mitad de tabla bajo el mandato de Joaquín Caparrós pero también había visto cómo el juego poco combinativo y los continuos vaivenes del andaluz habían provocado el descontento de una afición que poco a poco dejaba de acudir a Riazor.

Andrés Guardado, que venía de brillar con su selección en la Copa América disputada ese mismo verano en Venezuela, era el fichaje estrella para esa campaña, pero el de Meñaka reclamaba otro hombre para el costado zurdo y cubrir así las espaldas del mexicano. Augusto César Lendoiro había logrado la cesión de Filipe Luis por segundo año consecutivo, pero el técnico no se fiaba del brasileño, que el año anterior había actuado casi siempre como extremo y no como lateral. Tras semanas tratando de cerrar la contratación del argentino Pablo Álvarez, el entonces defensor de Estudiantes se fue al Catania y Lotina se vio con la Liga empezada, el mercado cerrado y Filipe como único lateral zurdo de la plantilla.

Filipe Dépor - RiazororgFilipe pasó cuatro temporadas en el Real Club Deportivo de La Coruña. Foto: riazor.org

Después de cinco partidos jugando con Manuel Pablo a pierna cambiada, Filipe logró la titularidad por primera vez en la sexta jornada ante el Espanyol y ya no la soltó hasta que abandonó el conjunto herculino. Al talento asociativo, buena técnica y desborde que ya se le suponían y que fue mejorando hasta convertirse en el futbolista angular de aquel proyecto, sumó unos conceptos defensivos que asimiló con la misma velocidad con la que subía la banda.

Filipe en 2009: “Lotina tuvo mucha paciencia conmigo. Me enseñó a defender y a mejorar en ataque”.

En aquella 07/08, el Deportivo terminó la primera vuelva en puestos de descenso pese a que para muchos el juego del equipo había mejorado con respecto a las dos temporadas anteriores. Fue entonces cuando Lotina decidió apostar por una defensa con tres centrales y dos laterales largos, en el que el brasileño ganó aún más protagonismo, pues podía sumarse al ataque con mayor libertad. Tras una remontada espectacular, los gallegos terminaron en 9ª posición y se clasificaron para la Copa Intertoto, en la que sería su última edición.

La temporada siguiente, los blanquiazules regresaron a la línea de cuatro atrás como sistema habitual pero Filipe ya era el jugador estructural: si había que sacar el balón desde atrás, se le entregaba a él y de sus combinaciones con Guardado por la izquierda nacía prácticamente todo el peligro coruñés. El mexicano poseía el cartel de estrella por el  dinero desembolsado por él, pero era el brasileño el que de verdad marcaba diferencias y generaba superioridades constantemente. Aquel Dépor, el Dépor de Filipe, fue el último que compitió en Europa -llegó hasta los dieciseisavos de la Copa de la UEFA– y el que terminó mejor colocado (7º) desde la marcha de Irureta y las retiradas de Fran y Mauro Silva.

Ese verano, el FC Barcelona, que venía de hacer el Triplete en la primera temporada de Guardiola, se presentó en A Coruña con la intención de llevarse al lateral para que luchara por un puesto con Éric Abidal. Laporta ofreció ocho millones de euros, a Lendoiro le pareció casi un insulto y se remitió a la cláusula de rescisión (20M) y, pese a las declaraciones públicas del jugador pidiendo que se hiciera el traspaso, los culés terminaron fichando a Maxwell por 4’5 millones de €.

El Dépor de Lotina con Filipe: 1’52 puntos por partido.
El Dépor de Lotina sin Filipe: 1 punto por partido.

Así que el zurdo se quedó en A Coruña una temporada más. Lejos de bajar el nivel por la frustración que le podría haber causado no ir al que en ese momento era el mejor equipo del mundo, incluso mejoró y fue capaz de colocar en la lucha por la Champions a un equipo que había perdido a dos jugadores clave como Joan Verdú y Ángel Lafita y no se había reforzado para suplirlos. La consigna de Lotina era clara: seguridad defensiva, conceder muy poco y esperar a que a Filipe, con la ayuda de Guardado, le salga la jugada decisiva. Funcionaba. El Dépor estaba empatado con la cuarta plaza cuando, en una jugada que acabó en gol, Gorka Iraizoz cayó sobre el ahora futbolista del Atlético y le rompió la pierna. Era el último partido de la primera vuelta y los gallegos sumaban 34 puntos. En la segunda, sin Filipe, hicieron 13 y tres de ellos fueron en el partido que reapareció el lateral.

Filipe-Brasil-FocusFilipe no ha logrado ganarse un puesto en la canarinha. Foto: Focus Images Ltd.

Pese a mostrar desde el primer día una fortaleza que impresionó a casi todos y ser capaz de recuperarse para regresar a los terrenos de juego en la penúltima jornada de esa misma temporada, se cayó de los planes de Dunga para el Mundial de Sudáfrica y tuvo que ver por la tele una cita para la que tenía billete seguro de no haberse lesionado.

Sin embargo, el Atlético de Madrid no dudó de sus condiciones y de su buena recuperación y decidió ir a por él para reforzarse tras haberse proclamado campeón de la Europa League con Quique Sánchez Flores. Después de una larga negociación, el traspaso se cerró entorno a los 12 millones de € e incluyó distintas cláusulas: la cesión de Rubén Pérez por dos temporadas, una opción de compra por Miguel De las Cuevas de dos millones de €, el 15% de la plusvalía de un futuro traspaso y una participación gratis en el Teresa Herrera. Classic Lendoiro.

El Deportivo posee el 15% de la plusvalía de un posible traspaso del futbolista.

Sin el jaraguense, el Dépor terminó descendiendo esa misma temporada y, cuatro años después, sigue sin tener un lateral izquierdo que haya sido capaz de asentarse en el puesto -actualmente se reparten los minutos Seoane y Manuel Pablo, ambos diestros-. Por su parte, a Filipe le costó arrancar en tierras madrileñas y no fue hasta su segundo curso, ya con Simeone en el banquillo, cuando empezó a mostrar un nivel similar al de antes de la lesión.

Como antes había hecho con Lotina, a las órdenes del Cholo ha vuelto a mostrar su enorme fuerza mental y capacidad de sacrificio, para ir mejorando y mejorando hasta convertirse en uno de los jugadores más importantes y regulares de un finalista de Champions League y seguramente en el mejor lateral del año en el fútbol europeo.

 

Related posts

8 comments

Gran lateral Filipe, con muchos recursos y menuda progesión ha tenido durante estos años.

Cuando estaba en el Depor recuerdo una eliminatoria de Copa contra el Valencia. El Depor necesitaba remontar y colocaron a Filipe de extremo. Prácticamente ganó la eliminatoria él solo.

Sí, recuerdo perfectamente esa eliminatoria. Fue pocas semanas antes de la lesión, cuando estaba en su mejor momento en A Coruña. Zigic le había dado la vuelta a la eliminatoria en la primera parte y en la segunda Lotina adelantó a Filipe -Guardado no estaba- y desde ahí destrozó al Valencia.

Esa opción ya no está vigente. El Dépor tenía que ejecutarla antes del junio de 2011, si no recuerdo mal.

Qué lástima que no salió mi mensaje anterior. En resúmen, decía que Filipe me parece un enorme futbolista, y que me extrañaba mucho su ausencia en Brasil. Soy un argentino que comparte y apoya totalmente la decisión de dejar a Tévez afuera de mi selección, entonces no estoy juzgando a Scolari ni nada (que el hombre hasta ganó una Copa del Mundo, vete tú a menospreciar eso), pero desconozco los detalles del caso Filipe (al contrario que con Tévez, del cual estoy bien informado) y por eso pregunto a alguien que esté más informado del tema… ¿Cuáles son las razones de la no convocatoria de Filipe?

Pues que Maxwell le convence como lateral zurdo de un perfil algo más defensivo, o así lo entiende. Y Marcelo es el lateral zurdo de perfil ofensivo que le convence.

Pues… Supongo que tiene sentido. Y que buenos nombres tiene Brasil para esos puestos. Marcelo es un crack total, y Maxwell es un jugador de alto nivel también.

Deja un comentario

*