Dejadez parisina

6959565478_77d3a5c35a_o

La apatía, la desgana y la dejadez han sido las características principales del partido del PSG ante el RSC Anderlecht en el Parc des Princes, que se ha saldado con un empate 1-1. El equipo de Laurent Blanc, sabedor de su superioridad técnica (corroborada por el 0-5 del choque de Bruselas), ha dado la sensación de tomarse el choque de esta cuarta jornada de la Champions League con una actitud relajada nada habitual en el marco de esta competición.

El arranque del encuentro parecía una continuación del partido en el Constant Vanden Stock de hace 2 semanas. El PSG dominó desde el inicio, tuvo la posesión y llevó la iniciativa ante un RSC Anderlech replegado y pragmático. Las vías de ataque de los campeones de Francia eran las habituales en los mejores días de esta temporada. En primer lugar, la escalera MottaVerrattiMatuidi del centro del campo en el 4-3-3. En segundo lugar, las bandas, ocupadas por un activo Lavezzi y un Lucas Moura con ganas de demostrarle a Blanc que sí está adaptado y que puede competir de tú a tú con el argentino por la titularidad (cuando Cavani esté sano). En última instancia, el recurso de los desplazamientos en largo ultraprecisos de Motta y Verratti buscando a un Ibrahimović titular tras recuperarse de una lesión leve.

Van den Brom optó por un once más conservador y experimentado. La presión sobre su RSC Anderlecht es tal que no podía permitirse otro resultado abultado en Francia, y dejó en el banquillo a los jugadores jóvenes que tienen como recambio a futbolistas más veteranos. El técnico neerlandés optó por eliminar la figura del mediapunta, escorar a su joven ’10’ Praet a la derecha e instaurar un 4-3-3 con el veterano De Zeeuw acompañando a Klještan en las demarcaciones de interior, por delante del mediocentro serbio Luka Milivojević. Sin el lesionado Matías Suárez, el técnico de los bruselenses repitió el doble lateral DeschachtN’Sakala en la banda izquierda. N’Sakala, el solidario Praet y la estructura conservadora de la medular permitieron al RSCA replegarse en un 4-5-1 denso, asumiendo que la pelota no sería nunca suya. Consiguieron apagar al PSG en las bandas y ralentizar o erradicar el avance fácil por dentro (Matuidi). En sus cortas posesiones de la primera mitad, solo las subidas del lateral Vanden Borre por la derecha evitaban que Kaminski o los centrales colgasen continuamente balones al cada día más móvil y autónomo punta Mitrović.

El equipo de Blanc fue lento en los primeros 45 minutos, pero no solo porque el Anderlecht cerrase espacios, sino también por apatía. Por esa sensación de saberse superior al rival y de tener una situación clasificatoria buena como para poder relajarse un poco en un partido de entre semana. Seguramente esa sensación se puso de manifiesto de forma involuntaria e inercial, pero es difícil de tolerar en los equipos de élite. En la segunda parte, el PSG pareció darse cuenta de la situación y de que estaban jugando con el piloto automático cuando podían impactar de nuevo al continente con una nueva exhibición. Los parisinos reaccionaron y opositaron a llevarse el partido, ofreciendo pese a todo la mitad o menos de lo que ya han demostrado esta temporada. Motta se involucró más en la salida. Moura empezó a ofrecerse también por dentro. Matuidi aumentó su protagonismo en ataque asociándose con los 3 atacantes y llegando con una frecuencia más normal al área belga. Ibrahimović comenzó a dejar destellos de calidad en forma de pases en la frontal del área. Lavezzi empezó a penetrar por la banda izquierda. El público del Parc des Princes dejó de silbar tímidamente porque su equipo había comenzado a ser más parecido al que venía siendo en los últimos partidos.

Matuidi creció en la segunda mitad lo suficiente como para dar la asistencia en el gol y ser el mejor del PSG hoy. Foto: PSG World.

Paradójicamente, en el mejor momento de un PSG a medio gas, el RSC Anderlecht generó una buena jugada que acabó en el sorprendente 0-1 y en la que participaron futbolistas desaparecidos por completo en las pocas fases ofensivas de los belgas: centro de Klještan desde el perfil izquierdo y remate de De Zeeuw en su primera llegada al área de Sirigu, aprovechando la confusión de Alex. En ese instante, el PSG subió una marcha: no quería perder por haberse relajado. A los dos minutos, Lavezzi, en una de sus pocas jugadas por dentro, dio un gran pase para que Matuidi avanzara metros y penetrara en la zaga. El central Mbemba sucumbió ante el francés, que asistió a Ibrahimović para poner el empate final.

El PSG amenazó con volver a pecar de dejadez y con cederle la iniciativa al aparentemente atascado RSC Anderlecht (sus interiores no profundizaron más veces que en la acción del 0-1). Matuidi percibió esto y retuvo la posesión en altura, convirtiéndose en el más activo y mejor jugador del PSG en el choque. Dinamizó el ataque parisino por carril central con la compañía de los futbolistas introducidos por Blanc poco después del 1-1: Pastore (interior derecho en el 4-3-3 tras recuperarse de una lesión) y Ménez (con tendencia interior desde el carril izquierdo). Van den Brom se ve obligado a replegar con la expulsión por doble amarilla de Klještan, y su dirección de campo llevó primero a un 4-5-0 –Acheampong por Mitrović– y después a un 5-4-0 –Nuytinck por De Zeeuw–. Todo por conservar el primer punto en esta Champions, que le da opciones para la relegación a la Europa League y que impide la eliminación matemática del vigente campeón belga. El resultado deja a los parisinos virtualmente clasificados, con 3 puntos sobre el Olympiacos FC y 6 sobre el SL Benfica (a falta de 6 por jugarse).

ACCEDE AL RESTO DE POSPARTIDOS DEL MARTES HACIENDO CLICK SOBRE EL QUE PREFIERAS:

Shakhtar Donetsk vs Bayer 04 Leverkusen
Real Sociedad vs Manchester United
Juventus vs Real Madrid CF
FC København vs Galatasaray SK
Olympiacos FC vs SL Benfica
Manchester City vs CSKA Moskva
FC Viktoria Plzeň vs FC Bayern München

Deja un comentario

*