Del préstamo al traspaso de Götze

La famosa Südtribüne del Westfallenstadion (Foto: euro-kick.com).

Se respira fútbol en una ciudad resignada a esperar durante 15 años para volver a disfrutar de unas semifinales de la Champions League. Durante una década y media los aficionados del Borussia Dortmund soñaron con revivir aquellas noches de fútbol continental de los años noventa. Sin embargo, nadie les avisó de que el club se vería sacudido por una inoportuna noticia a menos de 48 horas del gran día.

La famosa Südtribüne del Westfallenstadion (Foto: euro-kick.com)
La famosa Südtribüne del Westfallenstadion (Foto: euro-kick.com)

En la medianoche del lunes, el diario ‘Bild’ publicaba a bombo y platillo la información referente al primer traspaso sonado del mercado veraniego: el Bayern Munich, que ya había llegado a un acuerdo con el futbolista, pagaba los 37 millones de euros de la cláusula de rescisión de Mario Götze. Horas después, a primera hora de la mañana del martes, desde el Signal Iduna Park se oficializaba ese mismo asunto. Algo inaudito acababa de suceder: un semifinalista de la Liga de Campeones comunicaba a escasas horas de recibir al Real Madrid la marcha de Götze, una de las figuras del equipo, el próximo 1 de julio.

Mucho se ha escrito, analizado, debatido y especulado sobre el timing de los acontecimientos. ¿Qué gana el Bayern Munich desestabilizando, si es que ese es el concepto, al Borussia Dortmund precisamente en una semana como esta? No hay una gran rivalidad histórica -ni regional- entre estas dos entidades, por lo que la causa número uno que se ha apuntado es la que indica que el revuelo generado por el fichaje de Götze sirve para desviar la atención de la presunta evasión fiscal de Uli Hoeness, presidente del Bayern. Eso mismo parecía insinuar Jürgen Klopp este martes en la rueda de prensa previa al Dortmund-Real Madrid, en la que declaró que “hay mejores momentos para dar esta noticia pero creo que todos sabemos cuál es el motivo por el que ha sido publicada ahora”.

Arrebata el Bayern al Dortmund a una de sus estrellas apenas unos días después de que Hoeness expresase su preocupación por la posible pérdida de competitividad de la Bundesliga. Crece la diferencia de nivel entre el vigente campeón de la liga alemana y su máximo competidor. Y se encuentra el club bávaro en su derecho de mirar por sus intereses, faltaría más. El ejercicio de solidaridad ya lo realizó hace una década al hacer un préstamo de 2 millones de euros al Borussia cuando este filtreaba con el fantasma de la bancarrota. Pero poco pueden reprochar en el Signal Iduna Park, más allá del timing, al Bayern. “El año pasado nosotros pagamos la cláusula de rescisión de Marco Reus durante la temporada y al Borussia Mönchengladbach tampoco le hizo gracia. Así funciona este negocio”, recordó Jürgen Klopp.

Related posts

Deja un comentario

*