Demasiado lejos durante demasiado tiempo

Y los jugadores del Maribor, cómo no, agradecieron el apoyo de la grada tras el pitido final. La afición apretó muchísimo a lo largo del encuentro

Los debuts siempre son complicados. Los nervios son inevitables, por mucha tarea de mentalización previa que uno haya realizado. Al fin y al cabo, es habitual desconocer el funcionamiento de algo nuevo con lo que te vas a encontrar. El primer día de clase en la universidad es habitual encontrarse a gente de primero que no sabe dónde tiene que ir y acaba perdida entre una multitud de aulas casi idénticas. El primer día en el trabajo, uno puede terminar estorbando más que ayudando mientras se adapta al nuevo ambiente. Y, como en muchos más aspectos de la vida, lo mismo debe ocurrirles a aquellos que debutan en Champions, que de golpe se encuentran compitiendo en los grandes estadios del continente. Juegan ante mucha más gente de la habitual, ante rivales mucho más poderosos y que castigan cualquier error. Es fácil sentirse desorientado.

El Maribor, sin embargo, ya ha superado esta primera etapa. Hace ya mucho tiempo, en la temporada 1999-2000, pero ya ha disputado la máxima competición europea. Y como mínimo su entrenador, Ante Simundza, ya sabe lo que es degustar esta experiencia. De hecho, Simundza escribió su nombre en la historia del Maribor al anotar el primer tanto del club esloveno en la Champions: lo marcó en su debut, en Kiev, en lo que supuso la primera victoria de los eslovenos en la competición. Así pues, ya no existe la presión de “aún no hemos ganado”. Lo único que persigue el Maribor es sumar algún punto y dar una alegría a su afición, que no exigirá que se supere la primera fase. Ni siquiera que se alcance la tercera plaza. Simplemente competir y poner en dificultades a sus rivales, del mismo modo que se hizo contra el Celtic en la ronda previa. Toca degustar cada minuto en la élite del fútbol europeo, porque pueden pasar muchos años hasta que los eslovenos vuelvan a la fase de grupos… si es que lo consiguen.

Simundza Wigan Athletic v NK MariborUEFA Europa League Focus

Ante Simundza, entrenador del Maribor. Foto: Focus Images Ltd.

El rival del reencuentro esloveno con la máxima competición europea será el Sporting CP, que también llevaba mucho tiempo alejado de la Champions. Más de lo que les hubiese gustado, en lo que ha supuesto una larga travesía por el desierto a la sombra de Porto, Benfica e incluso Sporting de Braga. Todos ellos han disputado finales europeas en el último lustro mientras el Sporting CP sufría constantes cambios de entrenador y hasta algunos en la presidencia del club. Desde el último partido de Champions, perdido en Múnich por 7-1 en marzo de 2009, hasta 11 técnicos distintos se han sentado en el banquillo del José Alvarade: Paulo Bento (entrenador en esa época), Carvalhal, Paulo Sérgio, Couceiro, Domingos Paciência, Sá Pinto, Oceano da Cruz, Framky Vercauteren, Jesualdo Ferreira, Leonardo Jardim y Marco Silva. Eso sin contar a los interinos Pontes y Cabral, que apenas asumieron la responsabilidad de dirigir al equipo durante pocos días. No será un debut, pero el Sporting ha cambiado mucho desde entonces, pues apenas Rui Patricio y Adrien Silva vivieron la última experiencia del club lisboeta en Champions. Otros, como Capel y Nani, también saben cómo funcionan las noches de martes y miércoles en las que suena el himno europeo. Su mayor experiencia debe combinarse con la frescura, talento y calidad de algunos de los futbolistas emergentes de la entidad como Mané, Sarr, Carrillo, Esgaio o el mundialista William Carvalho.

Rui Patricio Sporting Portugal Focus

Rui Patricio es uno de los pocos supervivientes del último Sporting que participó en Champions. Foto: Focus Images Ltd.

En líneas generales, el Sporting dispone de futbolistas mucho más capacitados para duelos de exigencia que su primer oponente europeo. El Ljudski Vrt estará lleno como casi nunca y apretará mucho para acompañar a los locales, pero el ambiente esloveno no debería intimidar al Sporting, con mayor variedad de recursos futbolísticos. El combinado portugués puede hacer mucho daño por las bandas, con extremos rápidos y técnicos como Nani y Carrillo que abastezcan a un buen rematador como Slimani. De hecho, el Maribor no defiende demasiado bien y sufre especialmente con los centros laterales y acciones de juego aéreo, lances que ponen de manifiesto los defectos de Jasmin Handanovic. Más aún sin Suler, su pilar en el eje de la zaga y uno de los futbolistas más experimentados de los locales. No obstante, el Sporting se puede llevar un susto si no cierra bien las vías de contraataque de los eslovenos (Bohar, Sallalich, Mendy) o si concede al Maribor demasiados minutos de posesión. No es un equipo brillante con el balón, pero se siente más cómodo con el control del esférico, pues en su liga está acostumbrado a mandar en casi todos los partidos. Si encadena varios pases seguidos y se instala en campo contrario, Filipovic puede filtrar buenos pases y las zurdas de Vrsic e Ibraimi pueden marcar las diferencias cerca del área rival. Para muchos será su primer partido de verdad en la Champions, pero algún día tenía que llegar el debut.

Alineaciones probables:

Maribor vs Away team - Football tactics and formations

Foto de portada: Eduardo Ferrer Alcover.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*