Demasiado para el Copenhague

Cristiano Ronaldo, Focus Images Ltd

Si algo quedó claro esta noche en el Santiago Bernabéu es que Marcelo, Cristiano Ronaldo y Ángel Di María fueron demasiado para el Copenhague. Necesitó el conjunto danés una buena organización defensiva, el empuje de su público y algo de suerte para puntuar ante la Juventus. Esta vez no existió ni la fortuna ni el apoyo del público para un Copenhague que no engañó a nadie, que no disimuló su intención: 4-4-2 y repliegue casi desde el primer suspiro.

Hay dos diferencias sustanciales entre los dos primeros adversarios que se han encontrado en el camino del Real Madrid en este inicio de curso en la Champions League. Por un lado, el Copenhague no tiene ni por asomo futbolistas de la categoría de Didier Drogba, Wesley Sneijder, Burak Yilmaz o Selçuk Inan. Pero, en cambio, su estilo le ha hecho conceder infinitamente menos metros al Madrid que el Galatasaray en Estambul hace quince días.

Se juntó eso con la falta de ritmo e inspiración en el Real Madrid hasta que llegó el ecuador de la segunda parte. Hasta entonces el Copenhague, que puede ser considerado uno de los dos o tres equipos más débiles de esta edición de la Champions, resistió dignamente en el Bernabéu. Solo perdía por 1-0 al paso por el minuto 65. Pero la voracidad permanente de Cristiano Ronaldo fue demasiado para el Copenhague. Doblete del portugués, que está ya en el camino hacia terminar otra vez la Champions con unas cifras goleadoras sobresalientes. Suma cinco goles en dos jornadas.

(Foto: Focus Images Ltd)
Marcelo reaparecía tras su lesión (Foto: Focus Images Ltd)

El conjunto blanco tendrá en este otoño tres sensacionales noticias en forma de futbolistas que reaparecen tras lesión. Hoy fue el caso de Raphael Varane y de Marcelo -pronto lo será Xabi Alonso-. Cuando está a su mejor nivel, no hay tres laterales zurdos en el mundo como Marcelo. El de esta noche era un encuentro propicio para su regreso, para que jugase 90 minutos, para que cogiese ritmo y para que vuelva a adaptarse. Sus incorporaciones por la banda izquierda fueron de lo mejor del Madrid durante varios momentos de la noche. Marcelo fue demasiado para el Copenhague. Como lo fue Di María, que vivió una segunda parte de gran inspiración técnica, primero para inventar una rabona dentro del área y asistir así a Cristiano, luego para cerrar el compromiso con dos goles suyos. Di María también fue demasiado para el Copenhague.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*