Draxler y Boateng a falta de Huntelaar

Thomas Rodenbücher

Cuantos más partidos juega, más se entiende el fichaje de Boateng por el Schalke. Hoy, sin ir más lejos, fue seguramente el mejor en el 3-0 que le endosó el Schalke 04 al Steaua (Uchida,  Boateng y Draxler)  Entre tanta juventud, tanto niño tibio y tanta inexperiencia, un chico curtido en mil batallas que lo pelea todo, remata lo que le echen y busca el gol incesantemente, vale oro. Es pura determinación en tres cuartos, algo que no es que le sobre a los de Gelsenkirchen precisamente.

Thomas Rodenbücher

Huntelaar, la estrella del Schalke, lleva ya un mes lesionado.

Foto: Thomas Rodenbücher.

Y es que el partido estaba siendo el mejor ejemplo de lo comentado. El resultado final es bastante engañoso, los de Keller llegaron al minuto 70 con 0-0 y les estaba costando un mundo marcar, hasta que un centro de Uchida se terminó colando en la portería visitante. El Schalke quería el balón, se exponía, era valiente y buscaba ir a por el partido, pero no se acababa de traducir en ocasiones. Al doble pivote Neustädter- Höger no es que le sobre fútbol precisamente (a ver si rompe Goretzka de una vez…) y no conseguían llegar arriba en situaciones de peligro. Kevin Prince era el paradigma de todo lo contrario: intentaba slaloms, arengaba, tiraba desde fuera, y peleaba cualquier balón aéreo. Tiraba de experiencia. Lleva el 9 y no de casualidad, porque es una posición que ocupa en muchos momentos del partido, cuando cree que su equipo lo necesita. Incluso acabó jugando de referencia pura cuando salió Szalai del campo. Son 11 millones bien invertidos.

Uno de los principales afectados por el fichaje del ghanés es Julian Draxler. Ahora su puesto es la banda izquierda, ya no más la mediapunta. Ya dijo en su día que él prefería esa posición por sus posibilidades de cara al Mundial de Brasil con la selección alemana y,  con la llegada de Boateng, está casi obligado a jugar allí. Desde esa posición interviene menos, no entra tanto en contacto con el balón, pero cuando le llega en situaciones de peligro demuestra lo bueno que es. Puro talento. Tiene una zancada brutal para dejar rivales atrás, pero también se mueve muy bien en espacios reducidos y en el área piensa y ejecuta a altísima velocidad. Intervino decisivamente en dos de los tres goles de su equipo: dejó solo con un magistral pase al propio Boateng en el 2-0 y definió con maestría en el 3-0.  Con 19 años (¡19!)  la responsabilidad ofensiva de su equipo carga sobre sus espaldas y él responde con creces. Él y Boateng, hasta que vuelva Huntelaar, son los que están tirando del equipo.

Related posts

Deja un comentario

*