El Arsenal se aprovecha de un Dortmund descentrado

FIL ARSENAL DORTMUND 06

Yaya Sanogo habrá tocado, como mucho, cuatro o cinco pelotas en la primera parte. Dos de ellas, en el primer minuto. En su primera intervención bajó con el pecho un balón llegado de un saque de banda, lo aguantó usando su corpachón hasta que vio la llegada de Cazorla y este le devolvió la pelota para que, en su segunda aparición, anotase (en fuera de juego) su primer gol oficial con la camiseta del Arsenal. 60 segundos era lo que había jugado Yaya desde que se lesionó en agosto y 60 segundos necesitó para darle una dura estocada al Borussia Dortmund, ya especializado en recibir golpes por todos lados. Lesiones y malos resultados acucian constantemente a los de Jürgen Klopp, que hasta hoy tenían en la Champions un refugio para olvidar las penas que pasan en la Bundesliga.

Que el Dortmund perdiese hoy no era una catástrofe. El equipo saltó al césped del Emirates un poco a verlas venir, sabedor de que, aun cayendo derrotado en Londres, dependerá de sí mismo para cerrar el liderato del grupo ante el Anderlecht en el Westfalenstadion. El Arsenal, por contra, tuvo una disposición inicial que no guardó relación alguna con su pobre despliegue en Dortmund. Allí, el conjunto de Arsène Wenger fue una máquina de perder balones en campo propio, un amable contendiente que invitó al BVB a jugar como más le gusta. Esta noche, en cambio, los gunners han iniciado el partido con la portería contraria entre ceja y ceja, presionando arriba y haciendo todo lo posible por cortar las tentativas de contragolpe del Dortmund. Un buen ejemplo ha sido la amarilla a Arteta en el minuto 15, mostrada tras una falta excesivamente dura sobre Mkhitaryan cuando este se disponía a iniciar jugada en campo propio.

Pasado el primer cuarto de hora, los amarillos han despertado, a la vez que el Arsenal reculaba e invitaba al rival a tener algo más el balón, sabiendo que se le da fatal jugar en estático. El Dortmund no ha encontrado forma de hacer daño por dentro: los de Arsène Wenger estaban cerrando bien la zona central y ninguno de los de arriba se caracterizaba por su clarividencia ante defensas cerradas. Aubameyang y Mkhitaryan no tenían espacios que atacar, Grosskreutz no es un jugador dotado de gran técnica e Immobile se mostró nulo, también cuando el Arsenal dejó huecos. Casi todo lo que generaron los hombres de Klopp en la primera parte llegó gracias a Piszczek, que aprovechó el poco sacrificio defensivo de Alexis para campar a sus anchas por la banda. Un centro del polaco estuvo a punto de ser rematado por Immobile en el segundo palo, pero el italiano no llegó a tocar la pelota. Nada que ver con la banda contraria, en la que Chambers (partido muy solvente) y Oxlade se compenetraron bien para defender. Entre ambos hicieron inútiles las subidas de Schmelzer y las apariciones de Mkhitaryan y Grosskreutz, que cambiaron varias veces de posición sin causar un efecto positivo para su equipo.

FIL ARSENAL DORTMUND 09

Piszczek intentó sacar petróleo del poco trabajo defensivo de Alexis. Foto: Focus Images Ltd

Pero la mejor jugada del Dortmund en todo el partido salió de los pies de Ilkay Gündogan. El ‘8’ elevó el balón sobre la defensa del Arsenal con precisión, Grosskreutz tocó de cabeza tras romper al espacio y Mkhitaryan estuvo a punto de poner la guinda a la jugada, pero Martínez, seguro en sus pocas intervenciones, tapó el disparo del armenio. Gündogan apareció algunas veces cerca del área en el final de la primera parte, sabedor de que, sin Reus, él es único que puede marcar la diferencia por su visión. Pero ese tramo final del primer tiempo fue un espejismo, dado que no tuvo ninguna aparición relevante más en todo el partido. El Arsenal recuperó el dominio con balón alrededor de la media hora, después de unos minutos en los que Cazorla y Alexis oxigenaron los ataques gunners.

Alexis no para de marcar

Primero Alexis y luego Oxlade amenazaron con cerrar la historia en los minutos iniciales del segundo tiempo. El chileno, potencia pura, arrancó desde el círculo central, avanzó sin miramientos a pesar de las patadas de Piszczek y Ginter y sacó un disparo pegado al palo derecho que Weidenfeller mandó a córner. A los pocos minutos, Oxlade casi marca el gol de la jornada, después de un acrobático control y un disparo con una parábola perfecta que se topó con la cruceta. Nada de esto habría sido posible sin la atenta mirada de Ginter y Schmelzer mientras Oxlade controlaba, miraba a la portería y armaba la pierna, en una actitud que refleja el partido del Dortmund. A la tercera, Alexis resolvió el partido. Aubameyang perdió el balón en medio campo, Mertesacker tocó rápidamente para Cazorla, situado en la mediapunta, y este entregó para el tocopillano, que recibió escorado a la parte izquierda del área y sacó un certero disparo ajustado al palo derecho con el interior. Alexis lleva, ojo, 10 goles en los últimos 10 partidos.

Arsenal v Borussia Dortmund UEFA Champions League

Alexis Sánchez disparando para hacer el 2-0. Foto: Focus Images Ltd

El gol de Alexis anestesió el partido y el final fue plácido para el Arsenal. O quizá no tanto, porque Arsène Wenger, que pierde jugadores a ritmo de guerra, vio cómo Arteta y Sanogo se retiraban con problemas físicos. Más problemas para un equipo que llegaba al partido con las bajas de Szczesny, Ospina, Debuchy, Hayden, Wilshere, Diaby, Özil y Walcott, a lo que hay que sumar las molestias de Welbeck. La buena noticia para el Arsenal es que la clasificación para octavos está cerrada. Es el decimoquinto año consecutivo en que el club supera la fase de grupos. Más difícil será que termine primero: debe ganar y esperar a que el Borussia Dortmund pierda en casa ante el Anderlecht en la última jornada.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*