El Celtic se hace el haraquiri

Giorgios Samaras se lamenta (Foto: Focus Images Ltd)

No hay tal cosa como la resurrección de Ricardo Kaká, aunque durante los últimos años se haya anunciado más de quince veces. Pero sí hay un mediapunta que sigue aportando cosas interesantes, a veces durante un intervalo de tiempo bastante significativo. En un Milan con poco, Kaká regala aún dosis de talento que pueden marcar la diferencia. En Celtic Park fueron algo más de veinte minutos. El brasileño protagonizó una arrancada de treinta metros espectacular, varios toques de calidad cuando el resto de sus compañeros no acertaban medio pase y un gol, el primero, de cabeza en un saque de esquina,que inició la pesadilla escocesa (0-3).

Kaká empezó una destrucción cuyo mayor porcentaje de mérito merece el propio Celtic. Los dos primeros goles fueron errores gravísimos de marcaje en saques de esquina. Prácticamente calcados. Kaká no tiene ni que saltar en el primero, situado en el área pequeña y rodeado de siete defensas rivales. Cabecea con comodidad a la red. En el segundo, recién comenzada la segunda mitad, Zapata -que jugaba su partido 300 como profesional- volvió a burlar el hombre a hombre escocés rematando a placer un balón que se paseó por delante de todo el mundo. El Milan no hizo un partido notable, pero lo ganó fácil gracias a los errores del contrario.

Giorgios Samaras se lamenta (Foto: Focus Images Ltd)
Giorgios Samaras se lamenta (Foto: Focus Images Ltd)

El Milan no necesitó más que contragolpear, mientras el Celtic jugaba a algo parecido a un rondo gigante. El equipo que tiene menos la pelota de toda la Champions League se movía solo por fuera, avanzando por los carriles como si compartirla con los jugadores que corren dentro del círculo -¡que no son adversarios!- estuviera prohibido. Si la calle derecha está cerrada, por mucho que a Forrest le guste correr, balón atrás, atrás del todo, a los centrales, lateral izquierdo, extremo izquierdo y búsqueda de centro. Que no, volvemos a empezar y al otro costado. Si por alguna extraña razón el futbolista verdiblanco decide no centrar, entonces Samaras se rebela, rompe por completo el plan y entra en la zona maldita para intervenir y hacer algo diferente. Es un mecanismo repetitivo que practicado al ritmo escocés, es decir a toda pastilla, mantiene vivo el partido. Ayer este sistema produjo un par de ocasiones claras, ambas de Van Dijk, pero el central remató primero al cuerpo de Abbiati y en la segunda, aunque acabara anotando, estaba en fuera de juego. El portero del Milan pese a no transmitir seguridad en sus acciones se salió siempre con la suya.

Balotelli cerró el partido recogiendo un envío frontal desde el centro del campo que los centrales del Celtic no supieron cerrar. El delantero del Milan culminó la jugada más vieja del fútbol aguantando el cuerpo a cuerpo y definiendo cruzado. Llegó tarde a un entrenamiento esta semana, pero no faltó a su cita con el gol. El tercer tanto sentenció a un Celtic que queda eliminado de la Champions League y no tiene opción a la tercera plaza. Allegri puede respirar aliviado después de una semana complicada. Milan y Ajax pelearan por acompañar al Barcelona a la siguiente fase en la última jornada.

ACCEDE AL RESTO DE POSPARTIDOS DEL MARTES HACIENDO CLICK SOBRE EL QUE PREFIERAS:

Steaua Bucureşti vs FC Schalke 04
FC Basel vs Chelsea FC
Arsenal FC vs Olympique de Marseille
Borussia Dortmund vs SSC Napoli
Zenit vs Atlético de Madrid
FC Porto vs Austria Wien
AFC Ajax vs FC Barcelona

Related posts

Deja un comentario

*