El decálogo rojiblanco

Koke-Atleti-Focus

Sin Diego Costa y sin Arda, pero con un EQUIPO

El Atlético de Madrid obtuvo este miércoles algo que no había logrado la entidad en sus últimos 40 años de historia: clasificarse para unas semifinales de la máxima competición continental. Lo hizo ante una serie de futbolistas -Messi, Iniesta o Xavi- con 3 Champions League en sus vitrinas. Y lo consiguió a pesar de la ausencia de su estrella (Diego Costa) y de una de sus figuras, al que algunos consideran el jugador de mayor nivel técnico de la plantilla: Arda Turan. No estaba Costa y no estaba Arda, pero había un equipo con mayúsculas.

Alternar presión y repliegue

Hay equipos que, en función de sus características, optan por una u otra opción, por un repliegue intensivo o por una presión alta. Por poner un ejemplo, el Manchester United en la eliminatoria contra el Bayern es un ejemplo meridiano de lo primero, mientras que el Borussia Dortmund de Jürgen Klopp suele ser un ejemplo de lo segundo. El Atlético de Madrid ante el Fútbol Club Barcelona encontró la mezcla idónea y leyó perfectamente las distintas fases del encuentro. Entendió que no era realista dedicarse 90 minutos completos a presionar a toda cancha, algo que acabaría debilitando al equipo físicamente con el paso de los minutos. En cambio, optó por alternar una muy buena presión cerca del área rival con un buen repliegue en campo propio. Esa presión, liderada una vez más por el capitán Gabi, dio lugar a unos 20 minutos iniciales en los que el Atleti abrumó y asfixió a un Barça en el que futbolistas de la talla de Busquets, Xavi o Iniesta eran incapaces de avanzar ante esa presión e intensidad de los rojiblancos. Una vez superado el ecuador del primer tiempo, comenzó a predominar un mayor repliegue, en el que el conjunto madrileño exhibió una organización impecable.

Vicente Calderon-Atleti-MarcadorInt

(Foto: Marcadorint)

Gabi: corazón, liderazgo e inteligencia

Recupero mis palabras de hace un mes cuando el Milan sucumbió contra el Atleti: Gabi Fernández, capitán del Atlético de Madrid, atraviesa a sus 30 años un momento de forma impresionante. No fue, por tanto, casualidad que gobernase una vez más en el mediocampo del Vicente Calderón y que el Atleti empezase a ganar el partido ahí. Gabi ordena a los suyos, Gabi ejerce de líder en el vestuario, Gabi es vital a la hora de presionar al rival y además tiene un guante para que sus envíos a balón parado sean milimétricos.

Sus dos robos de balón, marca de la casa, en los primeros 6 minutos ante el Barça son puro ímpetu y una forma de marcar el territorio, de lanzar un mensaje a Sergio Busquets y Andrés Iniesta -los dos protagonistas de esas pérdidas- de lo difícil que será medirse al mediocampo rojiblanco. Qué liderazgo, qué centrocampista y qué temporada está completando Gabi.

Tiago, MVP de la noche; Koke, brillante

Los distintos problemas físicos de Mario Suárez y de Tiago durante esta campaña han provocado que Gabi no tuviese un acompañante fijo durante todo el curso, pero llegado el momento de las grandes noches, y si está bien físicamente, Tiago se impone en los planes de Simeone. El nivel de Mario ha bajado durante el último año, mientras que el portugués, a punto de cumplir 33 años, ha ofrecido un nivel altísimo en una eliminatoria contra el Barça en la que ha completado los 180 minutos. Tiago fue quizás el MVP del encuentro en el Calderón, en el que ocupó el perfil izquierdo del doble pivote y donde su brillantez alcanzó tres facetas: la táctica, la defensiva y la de organizar al equipo con criterio. Unos metros a su izquierda brilló con luz propia una vez más uno de los mejores centrocampistas del continente: Koke. En la banda opuesta, Juanfran y Raúl García, viejos amigos ya desde hace casi una década en Osasuna, hicieron su trabajo sin errores.

Miranda, al nivel de los mejores centrales del mundo

Lleva varias temporadas Miranda a un nivel altísimo en el Vicente Calderón y mi sensación es que aún es un jugador infravalorado. Puedo estar equivocado, claro. Infravalorado por Luiz Felipe Scolari, seleccionador brasileño, que no lo convoca desde febrero de 2013 y que durante estos meses ha apostado por otros centrales como Dante, David Luiz, Henrique, Rodrigo Moledo, Marquinhos o Dedé. Quizás no tenga la elegante conducción de balón de otros zagueros como Mats Hummels, quizás no tenga la exuberancia en acciones defensivas de otros como Thiago Silva o Sergio Ramos, pero Miranda es ahora mismo uno de los diez mejores centrales del mundo y quizás top-5. Es pura precisión y eficacia silenciosa. Él y Diego Godín han logrado que Leo Messi no anotase ningún gol en la eliminatoria. De hecho, Messi no ha marcado en ninguno de sus últimos seis enfrentamientos con el Atleti.

Espléndido Filipe

En el entorno de Filipe Luis están convencidos de que difícilmente acudirá al Mundial de Brasil. Él lo ha asumido ya. Luiz Felipe Scolari confía en Maxwell y en Marcelo, pero no tanto en uno de los mejores laterales zurdos del mundo. En una época en la que los grandes laterales brillan más en ataque que en defensa -Alaba, Marcelo, Baines, etc-, el nivel defensivo de Filipe es envidiable para cualquier club que vea jugar al Atlético de Madrid por televisión y carezca de un lateral zurdo de garantías. Filipe Luis es la elegancia en el trato con el balón, es la habilidad para saber cuando subir al ataque y cuando no, es la capacidad para defender en el uno contra uno y es la demostración de unos fundamentos defensivos magníficos. Todo en uno.

La seguridad transmitida por Thibaut

El Atlético de Madrid ha superado ya dos eliminatorias de Champions League y ambas han tenido un denominador común: Thibaut Courtois ha sido claramente más decisivo en la ida que en la vuelta. En ambos casos a domicilio y en ambos casos porque el belga tuvo más trabajo como visitante que en el Estadio Vicente Calderón. Este duelo de vuelta contra el Barça no pasará a la historia como uno de los mejores de su carrera, insisto en que no tuvo mucho trabajo, pero vuelve a dejar detalles de grandeza, de portero de referencia, de guardameta con la habilidad y la inspiración para intervenir en algún momento crucial -la mano a Neymar al inicio de la segunda parte-, así como una seguridad y una tranquilidad de la que irremediablemente se contagia su defensa.

Villa-Atleti-Focus

Villa suma 15 goles esta temporada (Foto: Focus Images Ltd)

Villa -sin minutos en otros partidos- trabaja y se esfuerza como el que más

David Villa, que no es un delantero cualquiera sino el máximo goleador histórico de la selección española, ha visto esta temporada cómo su rendimiento y el de Raúl García daban lugar a una cierta pérdida de protagonismo en grandes citas. El asturiano no disputó ni un minuto en San Siro, tampoco se vistió de corto un par de semanas después contra el Real Madrid en liga y volvió a ver desde la banda el encuentro de vuelta contra el Milan. Cero minutos en varias citas muy trascendentes, algo que no debe ser fácil de asimilar y de digerir para un futbolista con su trayectoria. A pesar de ello, no tuvo ningún problema en adaptarse a lo que el guion requería de él ante su ex-equipo: trabajo, trabajo y más trabajo para el colectivo. Si podía aprovechar su olfato goleador para batir en alguna ocasión a José Manuel Pinto, perfecto; pero lo prioritario era que se esforzase en la presión y en alguna que otra ayuda incluso en mediocampo. Chapeau para su despliegue físico. Porque a veces los goles no lo son todo.

Recuperar a Adrián

Si Adrián López había jugado muy poco en el presente curso no era por casualidad, no era por algo coyuntural, sino porque no ha vuelto a ser el mismo tras los Juegos Olímpicos de 2012. Rozó la convocatoria para la Eurocopa de Polonia y Ucrania tras una notable temporada 2011/12, formó parte de la preselección de Vicente del Bosque para aquella Euro, fue convocado finalmente para los JJOO de Londres y desde entonces no ha vuelto a recuperar aquel nivel. Es ese, y no otro, el motivo por el que únicamente ha disputado 521 minutos en esta edición de la liga 2013/14. Simeone, sin embargo, confiaba en él para sustituir al lesionado Diego Costa. Confiaba de la misma forma que depositó su confianza en él cuando hace unos meses dio luz verde a la renovación de Adrián hasta 2018. Pero tenía trabajo por delante el ‘Cholo’, un trabajo de motivación en las horas previas al partido y de aumentar la confianza de un futbolista secundario esta temporada en el equipo.

Diego Pablo Simeone

Los jugadores saben lo que les pide Simeone. Y Simeone sabe lo que les puede pedir a ellos. La comunión entre unos y otros es total, de la misma forma que lo es con la grada. “Algo se mueve al sur de la ciudad”, que diría Andrés Montes.

Artículo relacionado: “Diego Pablo Simeone, constructor de un Atlético de Madrid para el recuerdo”

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

9 comments

Primero aclarar que soy aficionado del atleti, por si me supera la subjetividad.

Coincido con que Tiago merece el MVP del partido, me pareció increible la cantidad de balones que robó como si fuera uno de los mejores mediocentros recuperadores del mundo. Además, hizo todo lo que pudo para tratar de salir con el balón jugado. Otro hándicap que tenía era que no aguantaba los 90 minutos y hoy sí.

Me ha parecido magnífico el planteamiento de Simeone. Hoy tenía a Adrián y Raúl García que ganaban muchos balones por alto (y además Adrían corre), que fue algo que le faltó en la ida cuando Costa no estaba. Replegaban bien y dejaban a Alves muchas veces solo, visto que no hacía nada más que centrar y ahí normalmente despejaba la zaga. Muy inteligente.

Gracias a Simeone los jugadores que antes parecían mediocres (Gabi, Raul García, Juanfran…) ahora son mucho mejores ya que conocen sus limitaciones pero le echan un par de huevos bien echado.

Ha sido un repaso táctico al Barça donde, sinceramente, deben cambiar muchas cosas ya que tienen una actitud totalmente ramplona (empezando por Messi)

Buen artículo Santomé.

Acabo de saber de la claúsula anti Courtois del Chelsea… me parece lamentable que se sigan permitiendo en cualquier competición.

Veremos si el Chelsea está dispuesto a negociar (no lo creo). Y veremos si el Atleti se plantea pagar esos (parece) 6 millones de euros (sí le doy alguna opción a esta posibilidad).

Cerezo creo que ya ha dicho que no, pero vamos, que no sería primera vez que donde dijo digo luego diga diego… a mi me parece una burrada de dinero, que además, (digo yo) podría afectar a lo que tenga disponible para fichar la temporada que viene (salvo que el fichaje sea Courtois).

Yo estuve ayer también en el Calderón y me apunto a los que le darían el MVP a Tiago. Es cierto que es difícil en un partido tan completo por parte de todos, pero el portugués estuvo sublime.

Lo de Tiago fue sublime. Que mas decir… Espectacular. Sólo decir que yo no soy aficionado del Atlético de Madrid, pero el año de la Europa League de Quique Sanchez Flores, tuve la oportunidad de ir al Calderon dos días. Uno de los dos fue la semifinal de copa del Rey ante el Racing de Sergio Canales.
El Atlético ganó fácil, (4-0 si no recuerdo mal) jugaban en aquel equipo el Kun Aguero, Forlan, Simao, Reyes… muy grandes jugadores. Pues bien, ya me gustaba Tiago, pero aquel día en el campo me sorprendió la cantidad de campo que abarcaba, viéndole en directo mejoro mas mi consideración hacia el portugués.

Se puede alabar, y con mucha razón, el juego colectivo del Atlético y su rendimiento como bloque… pero es que, además, a nivel individual tienen jugadores buenísimos: Courtois está entre los 5 mejores porteros del mundo, y diría incluso que en el TOP 3. La pareja de centrales formada por Godín y Miranda es tremenda, prácticamente perfecta. Filipe es de lo mejorcito que se puede ver en el lateral izquierdo, y suma capacidad ofensiva y defensiva (increíble que Scolari prefiera a Maxwell). En el centro del campo, Gabi es completísimo y táctica y anímicamente muy valioso… y el trío formado por Arda, Ribas y Koke rebosa talento. Raúl García se ha destapado como todoterreno competitivo, por fin alejado del doble pivote, donde jugó en su primera etapa como rojiblanco. Y arriba, Costa es un animal, un delantero TOP, y ahí está Villa… sí, venido a menos, pero todavía con fuelle.
Tengo que destacar un detalle del trabajo de Simeone: en enero no se conformó con lo que tenía, sino que mandó a curtirse fuera a Guilavogui, Óliver y Baptistao, y consiguió que le trajeran a Sosa y Diego.
Ya veremos cómo queda la plantilla la próxima temporada, porque llegar a semis de Champions da caché y millones, y además ahí siguen en la pelea por la liga.

Deja un comentario

*