El espíritu de Klopp contra el orgullo madridista

Ancelotti Focus

Tu gran rival te birló en verano al que quizá era tu mejor jugador, o al menos el más identificativo: un chaval de la cantera al que viste dar siendo un niño sus primeros pasos en el mundo del fútbol, crecer y llegar a convertirse finalmente en un crack mundial vestido con tu camiseta. Has sufrido una de las mayores plagas de lesiones que se recuerdan en la historia reciente del fútbol moderno fruto de la irreal intensidad del año pasado (Schmelzer, Subotic, Bender, Gündogan, Kuba… todos K.O. hasta final de temporada.). Tu gran estrella, tu futbolista de superélite, Robert Lewandowski, ese al que te has agarrado cuando el equipo parecía hundirse y que es una amenaza futbolística por sí solo, está sancionado por una absurda jugada cuando no había prácticamente nada en juego. Y para colmo, te ha tocado en el sorteo de cuartos el equipo que quizá mejores jugadores tiene en el mundo, que encima están hambrientos de venganza por el Lewagate del año pasado. Sin embargo, tú, aficionado del BVB, tú aún crees que es posible a eliminar al Real Madrid.  Jürgen Klopp te ha convencido. Si hay alguien capaz de construir en ese clima, de convertir el drama en ilusión, de ver la oportunidad en el fracaso, de salir más autoconvencidos e identificados de una situación como la que le ha tocado vivir al Borussia de Dortmund, ese es el entrenador nacido en Stuttgart. Para Kloppo el pesimismo no existe, para él siempre siempre hay algo que intentar, una opción que arañar. Y al final ha acabado contagiando tanto a los jugadores como al entorno del club la idea de que, si juegan sus cartas, tienen sus opciones. Están orgullosos de ser lo que son, no se sienten intimidados por nadie y van a ejecutar su plan, porque no tienen nada que perder. Ese es el principal logro de Klopp: El Borussia de Dortmund no va a salir derrotado al Bernabéu. Su espíritu es su principal amenaza.

Jürgen Klopp: “Debemos decidir en qué zona del campo defendemos. Si recuperamos el balón, sabemos que no somos cómodos atacando para nadie. Va a ser un partido de cojones

bernabeu_foto

El Bernabéu es un escenario que el BVB conoce bien Foto: Marcadorint.

En el análisis puramente futbolístico, parece utópico que se repita lo del año pasado: el Borussia de Dortmund no tiene mimbres ni para ejecutar con brillantez su eléctrico contraataque ni para sostener defensivamente a todo un Real Madrid. Las lesiones, el agotamiento general y el desgaste han convertido al conjunto alemán en un equipo plano, sin creatividad. Han perdido la chispa, la magia, el fervor colectivo que le convirtió la temporada pasada en uno de los equipos más divertidos de ver de toda Europa. La extraña baja de Gündogan ha mermado muchísimo a un BVB que sin él pierde no sólo a un hombre capaz de crear ventajas en ataque estático, algo que han necesitado como el comer en los partidos random de Bundesliga, sino también al hombre que mejor interpreta y desarrolla sus contraataques, algo que hoy les vendría de perlas. Para colmo, el destinado a coger el testigo del liderazgo tras las bajas de Götze y Ilkay, Marco Reus, ha firmado una temporada bastante irregular, a años luz del extremo que fue uno de los mejores jugadores de Europa el año pasado. El que sí ha respondido es el que quizá nadie esperaba que fuera a hacerlo, toda vez que ya ha firmado por el Bayern de Múnich: en vez de fantasear con las futuras asistencias de Kroos, Lahm, Thiago y compañía, Robert Lewandowski se ha implicado con muchísima profesionalidad en su última temporada como jugador amarillo, como si quisiera que el último recuerdo de los aficionados del BVB fuese dulce.  Implicado, intenso e inspirado como nunca, Lewa ha sostenido al equipo durante muchas fases de la temporada, rozando el mejor nivel de su carrera deportiva. Apoyos, recepciones, asociaciones en corto, paredes, regates…ha demostrado el tipo de jugador que es. Sin paliativos: una máquina de crear ventajas, un monstruo del fútbol. Más allá de la constante magia de el polaco y de las irregulares apariciones de Reus, ofensivamente sólo los goles de Aubameyang y las esporádicas actuaciones de Mkhitaryan han dado algo de luz al lúgubre juego de los de Klopp. Sin embargo, todos sus atacantes son jugadores físicamente intensos, implicados en la presión que en un rol defensivo pueden aportar bastante.  Y que si les dejan correr, saben hacerlo.

El centro del campo, quizá su gran debilidad

Nuri Sahin tenía ante sí la gran oportunidad de reivindicarse tras su fallido paso por el Real Madrid y el Liverpool. Gündogan ha estado fuera prácticamente toda la temporada y Klopp le ha dado un cheque en blanco en forma de una ilimitada confianza para llevar la batuta en el centro del campo amarillo. Más allá de su inalterable pierna zurda, Nuri está dejando más dudas si cabe de las que había antes de que reaterrizara en Westfalia. Una y otra vez le vemos deambular ausente por el campo: si el rival le presiona no es capaz de posicionarse para recibir, no supera líneas con su pase, el ritmo de los partidos le devora por completo y el frenético juego del subcampeón de Europa necesita de alguien rápido a la hora de mover el balón. Mkhitaryan tiene que retrasarse muchas veces por este motivo. Todo apunta a que le acompañará un Kehl que tampoco transmite demasiada confianza más allá de su oficio, por lo que el centro del campo es donde el BVB más aguas puede hacer. Ni es demasiado intenso en la presión, ni tiene el oficio táctico para permanecer replegado. Di María, Benzema,Cristiano y Bale pueden descoserles la espalda.

¿Dónde presionará el BVB?

El pressing es quizá el apellido de la ciudad de Dortmund: desde su revolucionaria forma de presionar, Klopp ha conseguido situar en el mapa a la pequeña ciudad de la cuenca del Ruhr. ¿Dónde lo hará? Si lo hace muy atrás, salir al contraataque será francamente complicado considerando el estado de forma de Pepe y Ramos y que sin Lewandowski no hay nadie para tirar un apoyo, más allá de que replegar 90 minutos contra Cristiano, Bale y Benzema en el Bernabéu es difícilmente sostenible. Hummels tampoco es el central más fiable del mundo para estos contextos. El BVB ha ganado dos veces al Real Madrid con una presión a media cancha, encimando mucho a Xabi Alonso y evitando que el equipo merengue consiga dar una salida limpia que permita a sus atacantes recibir en ventaja. El problema es que Sahin-Kehl no es Bender-Gündogan y como hemos comentado anteriormente, su espalda puede ser un picadero para los delanteros madridistas. ¿Presión a toda cancha y que la BBC permanezca lejos de su rango de acción? Modric puede superar con su genial regate una línea de presión y precipitar todo el ataque fácilmente. No es una decisión fácil para Jürgen.

Aubameyang, Schieber y el comodín Grosskreutz

Julian Schieber es en teoría lo más parecido que hay en la plantilla a Robert Lewandowski: un delantero corpulento, bueno en el juego áereo y capaz de aguantar el balón a la espera de que lleguen los demás. No es espectacularmente bueno en ninguna de estas facetas, pero digamos que son sus características. Sin embargo, su rendimiento en el club alemán está siendo francamente decepcionante y Klopp ya ha demostrado en contextos donde necesitaba un gol a toda costa que no confía demasiado en él, por lo que todo apunta a que será Pierre Emerick Aubameyang su sustituto. El gabonés no tiene nada que ver con Lewa, está mucho menos implicado en el juego y tiene unas características bastante más simples: es rápido, potente, pica bien al espacio y tiene una buena definición. Teóricamente es extremo y ahí ha venido jugando casi toda la temporada, por lo que esto obligaría a Grosskreutz (o a Hofmann) a ocupar el extremo diestro. La inédita polivalencia de Kevin le permite a Klopp jugar con varias posibilidades.

 

Captura de pantalla 2014-04-02 a la(s) 00.57.36

Opción Aubameyang delantero

Captura de pantalla 2014-04-02 a la(s) 00.58.15

Opción Schieber delantero

Esta opción permite que Grosskreutz juegue en el lateral izquierdo, donde el jovencísimo e inexperto Erik Durm (diestro) puede ser una franca debilidad. La pasada jornada en Stuttgart, Ibrahima Traoré le dejó en evidencia, por lo que con Bale puede tener pesadillas. Este ataque también daría la posibilidad de una eventual entrada de Grosskreutz en el centro del campo, como han especulado algunos medios alemanes.

Captura de pantalla 2014-04-02 a la(s) 01.07.37

Opción Reus falso nueve

También se ha venido especulando con la posibilidad de que Marco Reus ocupe la posición de falso nueve, aunque eso supondría desperdiciar el talento del ex del Gladbach a la hora de dirigir contraataques, de ser el nexo entre el centro del campo y la delantera, una labor, la de administrar los tiempos durante el vértigo, en la que es un auténtico fuera de serie.

 

Volver a convencer

Cristiano Ronaldo es el actual pichichi de la presente edición de Champions League. Foto: Focus Images Ltd.

El Real Madrid de Carlo Ancelotti recibe al Borussia de Dortmund en el momento más débil de su proyecto. El equipo venía transmitiendo una imagen intachable de conjunto sólido (18 partidos sin perder), competitivo y mostrando una idea de fútbol que parecía muy convincente hasta que la derrota en el Clásico lo hizo saltar todo por los aires. No por perder, algo que cuando juegas contra Leo Messi es bastante normal, sino por la imagen transmitida: de fragilidad, de incapacidad para controlar los tiempos del partido, para administrar la ventaja, de competir con seriedad ante un FC Barcelona que no es el más fuerte de la última época. También dejó dudas Carlo Ancelotti, que no fue capaz de plantear un sistema defensivo que neutralizara lo más mínimo al astro argentino. La realidad es que el Real Madrid en Liga sólo ha sumado un punto de doce posibles ante sus rivales por el título de Liga. En estos tiempos de fútbol moderno, de Mourinho, Guardiola y Simeone, dar con un buen sistema que permita que tus jugadores se desenvuelvan bien no parece suficiente para ganar: los detalles, los ajustes, los planteamientos previos, los cambios durante el partido son los que marcan la diferencia. Ahí es donde el italiano aún no ha demostrado ser un entrenador de primerísimo nivel.

La baja de última hora de Marcelo merma el sector izquierdo madridista, un auténtico caudal de juego cuando Di María, Cristiano y él se han entendido. Sin el 12, el Madrid pierde un foco de salida de balón ante una presión intensiva, aunque Coentrao aporta otras valiosas características en partidos de este tipo. El brasileño y Carvajal fueron duramente criticados tras la derrota ante el FC Barcelona y el ex del Leverkusen tendrá una revalida ante Marco Reus, que le exigirá habilidad defensiva.

El Real Madrid está ante la oportunidad de volver a demostrar que es un candidato a todo ante un mermado rival, pero que seguro tratará de ofrecer un contexto incómodo a los de Ancelotti. ¿Será capaz de imponer su fútbol ante un rival de primer nivel? ¿De aplicar su plan de fútbol de ritmo lento, sosegado, ante una previsible presión vertiginosa de los de Jürgen Klopp? ¿Se jugará a lo que quiera Carlo o a lo que imponga Kloppo? El proyecto de Ancelotti se examina en su propia casa. 

 

aa vs Away team - Football tactics and formationsPosibles onces iniciales
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

En este partido, sin ningun tipo de duda, el Madrid tiene muy poco que ganar y muchisimo que perder. Miedo me da. El Borussia creo que puede explotar a Carvajal, que hizo aguas contra el Barça, con Reus y puede venirse arriba en determinados momentos del partido, ya que la defensa del Madrid esta para tirar cohetes y ademas de los de arriba no baja ni dios a defender. Aunque claro, sin Lewandowski no es lo mismo obviamente. Por parte del Madrid, con actitud, seriedad y efectividad deberia bastar. La logica dice que pasa el Madrid, pero ya sabemos como funciona la logica del futbol: pasa lo que pase.

Deja un comentario

*