El oficio del Chelsea vuelve a superar a la inocencia del Schalke 04

Willian, Focus Images Ltd
Willian, Focus Images Ltd
Willian, Focus Images Ltd

 

Que el Schalke 04 se vaya ir de su doble enfrentamiento con el Chelsea con 0 puntos, ningún gol a favor y 6 en contra dice mucho de lo que es la Champions League. No es que el Chelsea haya hecho gran cosa, no es que haya dado una exhibición en ninguno de los dos partidos, ni que haya mostrado un juego mucho más convincente que el de los de Gelsenkirchen, ni siquiera creo que haya tenido en el global de ambos encuentros más ocasiones. Pero supo competir, como exige esta competición. Las que tuvo, las metió y no cometió errores. Eso fue suficiente.

El equipo de Keller tuvo un comienzo apabullante en Stamford Bridge. Salió motivadísimo a comerse a su rival, presionándoles muy arriba y liderados por un Draxler que ponía su sello de calidad a los ataques. Tuvieron 2 o 3 claras, pero no supieron convertirlas en goles. Sin Huntelaar, el Schalke 04 tiene un claro déficit en ese aspecto y se ha notado en sus partidos ante los londinenses. Tras esos 20 minutos de claro dominio visitante, el partido se niveló. Los de Keller no pudieron aguantar el ritmo físico que exigía su propuesta inicial, retrocedieron un poco y cedieron el balón a los de Mourinho, que no hicieron nada destacado con él. Creativamente no mostraron gran cosa. Lo circulaban de un lado a otro sin molestar al Schalke 04, que estaba bastante cómodo atrás. Casi parecía que estuvieran esperando que llegara el error de los visitantes. Y llegó, como siempre suele pasar con este equipo. Hildebrand esperó demasiado para sacar un balón que tenía perfectamente controlado y, cuando lo hizo, golpeó en un Eto’o que, como suele ser habitual en él, presionó oportunamente. Hasta ese momento, el Chelsea apenas se había acercado al área de Hildebrand.

Tras el 1-0, el Schalke 04 se vino un poco abajo, pero tras el descanso volvió a demostrar resquicios de ese ímpetu ofensivo mostrado en la primera parte. Fue a por el partido con cierta valentía, pero se volvió a encontrar con Cech. Quedó en evidencia una vez más su falta de acierto a la hora de rematar. Fue paradigmático lo que sucedió en el minuto 51: de un disparo escorado de Draxler tras una buena jugada personal que pudo ser el 1-1, pero que Cech salva,  a un contraataque perfectamente ejecutado por Willian que define con solvencia otra vez Samuel Eto’o. El Chelsea, al contrario que su rival, no perdona en las áreas. Eso hizo la diferencia en el partido.

Tras el 2-0, Keller sacó a Meyer para tratar de meterse en el partido. El chico estuvo participativo y buscó que su equipo se asentara arriba, pero el Chelsea defendió con comodidad el resultado. Apenas sufrió. En otro contraataque, Demba Ba, que acababa de salir, bajó un balón con poderío, combinó con Frank Lampard y terminó de sentenciar el partido. Fue un partido en el que destacaron los no habituales en la alineación blue: Eto’o, Willian, Schürrle, Demba Ba… mientras que el Schalke 04 volvió a demostrar su incapacidad para competir en las grandes citas. Afortunadamente para ellos, su principal contendiente por el segundo puesto del grupo, el Basilea, tampoco pudo ganar al Steaua, por lo que mantiene una posición de privilegio para pasar a octavos. En el apartado negativo, además de la derrota, quedan las lesiones de quizá sus dos mejores jugadores: Draxler y Boateng, que acabaron tocados.

ACCEDE AL RESTO DE POSPARTIDOS DEL MIÉRCOLES HACIENDO CLICK SOBRE EL QUE PREFIERAS:

FC Basel vs Steaua Bucureşti
Borussia Dortmund vs Arsenal FC
SSC Napoli vs Olympique de Marseille
Zenit vs FC Porto
Atlético de Madrid vs Austria Wien
FC Barcelona vs AC Milan
AFC Ajax vs Celtic FC

Related posts

1 comments

Me quedo con esto que resume al Schalke04 de las últimas tres temporadas: ”Casi parecía que estuvieran esperando que llegara el error de los visitantes. Y llegó, como siempre suele pasar con este equipo.”

Deja un comentario

*