El OM vuelve a la Champions ante un rediseñado Arsenal

Vuelve la Champions League a la segunda ciudad más grande de Francia. El subcampeonato de la pasada Ligue 1 devuelve al Olympique de Marseille a la primera competición del continente después de un paréntesis de algo más de 17 meses. El primer encuentro de esta nueva edición es contra el Arsenal FC en un grupo en el que cualquier despiste te puede dejar fuera por su alto nivel. Los gunners, que nunca han perdido en suelo francés en competición oficial (6 victorias y 4 empates), viajan a la costa mediterránea con sensaciones positivas y con su nueva estrella, Mesut Özil, mientras que los locales pretenden levantar el ánimo tras perder ante el AS Monaco (1-2) y empatar en Toulouse pese a ser inferior (1-1).

Olympique de Marseille

El conjunto marsellés está teniendo problemas con su juego interior en sus últimos encuentros. Su técnico, Élie Baup, utiliza como esquema base un 4-2-3-1 y su doble pivote titular es el formado por Alaixys Romao y Gianelli Imbula. El primero, togolés, es el mediocentro más posicional y más defensivo de los dos de la pareja pese a que con su selección es un interior de llegada. El segundo, internacional sub 21 francés, es el teórico interior, pero no está respondiendo a este rol y no está siendo vertical, ya sea por sus cualidades físicas, por su mentalidad o porque Marsella le queda muy grande (fichó procedente del recién ascendido Guingamp este verano). Imbula se comporta como un segundo mediocentro, por lo que el doble pivote se vuelve rígido y poco generador.

Esto tiene tres consecuencias sobre todo el funcionamiento colectivo del Olympique de Marseille. En primer lugar, al equipo le cuesta superar repliegues sólidos (similares al que, por ejemplo, efectuó el Arsenal FC ante el Tottenham) y le resulta complicado llevar la iniciativa en los partidos, aunque su rival sea de un nivel medio inferior. En segundo lugar, se prioriza la salida con los laterales y la salida directa (balón largo al punta) sobre la salida por el centro. Básicamente porque Romao sufre presionado e Imbula tiende a perder muchos balones cuando piensa en avanzar hacia la media punta. Por último, Mathieu Valbuena acaba representando todo el juego interior, y el equipo sale perdiendo cuando él está por detrás de su zona: la media punta. Pese a ello, Valbuena reacciona considerablemente bien en este contexto, pues no parece molestarle retroceder y sigue hace daño con sus carreras, sus conducciones, sus caídas a banda, sus centros, sus pases y sus disparos.

Valbuena es la mejor individualidad del ataque y de todo el equipo. Eso no ha variado en este tiempo. En la parcela ofensiva sí ha habido cambios respecto a la última participación en la Champions. André Ayew sigue siendo titular y juega como volante izquierdo, pero su homólogo en la derecha es ahora Dimitri Payet, el ex del Lille OSC, y el ‘9’ es ahora André-Pierre Gignac. La movilidad del punta y la tendencia interior de ambos volantes ayudan a dinamizar los tres cuartos de campo y a disimular el trabajo de Valbuena unos metros por detrás.

La única baja del OM para el partido contra el Arsenal FC es la del central senegalés Souleymane Diawara, que aunque ayer había vuelto a los entrenamientos sigue sin estar al 100% tras su lesión ante el AS Monaco. Por ello, la pareja de centrales la formarán N’Koulou y el brasileño Lucas Mendes, que ha sobresalido en los dos últimos choques por su juego aéreo, su talento para anticiparse y su capacidad para corregir al lateral de su perfil, que suele sufrir en fase defensiva (ya sea Jérémy Morel o el internacional francés sub 19 Benjamin Mendy).

Arsenal FC

El equipo rojo del norte de Londres va a jugar su segundo partido con Mesut Özil en la plantilla. La previa del choque de Marsella está condicionada por lo acontecido en el último partido disputado en la Premier League (1-3 en Sunderland). En ese encuentro Arsène Wenger rediseñó el equipo y redistribuyó los roles de los centrocampistas disponibles. Buscó la manera de hacer convivir en la estructura básica del 4-2-3-1 a Aaron Ramsey, que está mostrando un nivel excelente en el arranque de temporada; a Jack Wilshere, que es mucho más que el icono del club; al propio Özil, que jugó estando enfermo por la lesión de Cazorla; y a Mathieu Flamini, mediocentro necesario para dar equilibrio defensivo. Todos los mencionados jugaron en sus posiciones naturales salvo Wilshere, que volvió a la banda izquierda, haciendo asimétrico el esquema. Aunque no sea su demarcación natural, conviene recordar que el internacional inglés ya jugó algunas veces ahí antes de lesionarse de gravedad en julio de 2011.

Caído a banda, Wilshere muestra una inercia natural que le acerca a la zona central. Es ahí donde se junta con el mediapunta (Özil) y el interior que avanza desde su zona de arranque (Ramsey) para hacer más daño con pases precisos o disparos a puerta. En Sunderland los centrocampistas (los mencionados antes más Walcott) no encontraron en ningún rival un obstáculo serio para sus asociaciones y ocasiones de gol. En el primer partido de la Fase de Grupos de la Champions el doble pivote marsellés Romao-Imbula será una prueba exigente para ellos. Si lo superan, el Arsenal dominará y aparecerá con frecuencia Olivier Giroud, dispuesto a prolongar su gran inicio de temporada (5 goles en 6 partidos de todas las competiciones).

Para el encuentro ante el Olympique de Marseille, Wenger no dispone de los lesionados Santi Cazorla (tobillo), Oxlade-Chamberlain (rodilla), Rosický (muslo), Sanogo (espalda) y Arteta (muslo). Tampoco puede contar con los lesionados de larga duración Podolski (isquiotibiales) y Diaby (ligamento cruzado anterior de la rodilla). No obstante, sí han viajado en la expedición Mesut Özil, completamente recuperado de la enfermedad que le afectó la semana pasada; Olivier Giroud, que seguramente sea titular pese a que no acabó el último partido por unas molestias en la rodilla; Per Mertesacker, que se perdió el partido del sábado por enfermedad; y Thomas Vermaelen, que sale de lesión y ya jugó los últimos 10 minutos en Sunderland. Con los tres centrales de la plantilla disponibles no se espera que Arsène Wenger fuerce al belga, por lo que previsiblemente Laurent Koscielny y Mertesacker formarán el eje de la zaga en el Vélodrome y Bacary Sagna volverá a jugar como lateral derecho.

Onces previstos en el Olympique de Marseille – Arsenal FC
Foto de portada: Charles Franch.

Deja un comentario

*