El presente contra el pasado

Manchester United Moyes Focus

El gran problema del Manchester United es de mensaje. De comunicación. Un equipo no cree si un entrenador no transmite que hay que creer y, precisamente, Moyes no es un buen motivador. Al menos no de cara al público. Sus ruedas de prensa son cortas, monótonas y sencillas. El contenido es mínimo más allá del habitual. No profundiza sus respuestas, no deja titulares y, lo que aún es peor, tampoco deja huella. Cada vez que le preguntan por los malos resultados elude a “un plan a largo plazo” y a “seguir intentándolo”. La cruda realidad del Manchester United es que en su peor momento de los últimos años, cuando parece que es difícil que las cosas empeoren, no hay alguien que se levante por encima de todos, lidere y muestre el camino a seguir. Rooney lo intenta hacer en el terreno de juego y, más que menos, convence a la grada, pero se echa en falta un referente a la hora de lanzar el mensaje al mundo. Quizás ahí está la razón por la que fue Giggs el que acompañó a Moyes en la conferencia previa a los cuartos de final de la Champions League. “Somos el Manchester United y jugamos una eliminatoria en casa, ¿cómo vamos a ser los tapados?“, dijo el galés. ¿Es que Old Trafford no sigue siendo Old Trafford? ¿Por qué han de verse inferiores inferiores? Creer. Luego le preguntaron que si estaba listo para pasar a ser entrenador si llegaba el momento. La jefa de prensa no le dejó responder. El factor Giggs se ha ido utilizando en ocasiones contadas, cada vez más espaciadas en el tiempo, con el objetivo de tener algo del pasado en el presente. Algo que contagie. Contra el Olympiacos dio resultado y en dos pases magistrales remontó una eliminatoria que estaba perdida, pero en un duelo contra el gran coloso del momento, su presencia no es ni mucho menos fija. Sería una sorpresa.

Giggs Manchester United FocusGiggs apenas juega, pero su importancia en el equipo va más allá (Foto: Focus Images Ltd)

Desde el día en que el sorteo emparejó a los ingleses con el Bayern Munich comenzaron los pronósticos no sobre el favorito, que se daba por hecho, sino por la cantidad de goles que meterían entre la ida y la vuelta. Había dudas incluso de si se llegaría a la vuelta con un marcador resuelto. La apisonadora que es el campeón de la Bundesliga asusta: en Manchester lo saben bien porque a principios de temporada salió al Etihad, le dio una vuelta y media a los de Pellegrini y saludó al resto de Europa diciendo que eran mejores que cualquiera. “Como jugador siempre quieres probarte ante los mejores futbolistas“, explicó Giggs. Que el actual Bayern es mejor que el actual United es algo de lo que nadie duda, por lo que el objetivo transmitido en el club en los días previos ha sido el de llegar al partido de vuelta con la eliminatoria abierta. Un dato resume no sólo la superioridad de los alemanes, sino la imponente presencia de Guardiola en el banquillo con respecto a Moyes: el técnico catalán ha perdido 14 partidos en 5 años de entrenador mientras que, por su parte, el escocés ha perdido 13 en lo que va de la presente temporada. “La presión está equilibrada porque tanto ellos como nosotros queremos ganar el partido“, apuntó Moyes. De hecho, al Bayern ya “sólo” le queda ganar unas pocas veces más. Siete, más concretamente: cinco en Champions League -cuartos de final, semifinal y final- y dos en DFB Pokal -semifinal y final-.

ESPECIAL BAYERN CAMPEÓN

Diferencia en las plantillas y en los banquillos

Pep Guardiola sabe que lo que le separa de la gloria es un estrechísimo camino marcado por los detalles y a estas alturas de temporada no hay probaturas, ni debates estilísticos, ni voluntades de convencer que valgan: ahora toca competir de forma salvaje, que es cuando se deciden los títulos. Toda vez que los cimientos ideológicos del juego ya están profundamente asentados en la plantilla bávara, el Bayern Munich encara estos dos meses de competición de la forma más pragmática posible. Lo vimos ante el Arsenal en el Allianz: si lo que me acerca a la victoria es 90 minutos de una posesión defensiva, inocua, aburrida para el espectador, pero eficiente, lo haré sin un resquicio de remordimiento. Guardiola es consciente de la completísima plantilla de la que dispone, con perfiles diferentes, versátiles y complementarios entre sí y en estos dos meses que quedan antes de que salte el confeti va a ir administrando esos recursos dependiendo del rival, del contexto, del minuto de partido. Es el momento de los detalles, de las pizarras, de los planteamientos y en eso el de Santpedor tiene ventaja sobre casi todos. Entre ellos se encuentra Moyes, cuya plantilla es mucho menos profunda, con futbolistas menos versátiles y un fondo de armario más estrecho. Llegado el mes de marzo se sabe que los ingleses juegan mejor si Rooney tiene la noche, como siempre, y que Carrick y De Gea son inamovibles. El mediocentro, de hecho, fue suplente el sábado para que tuviese un descanso y se vio obligado a salir en el segundo tiempo -como central- ante las bajas del equipo. Pero no ha sido una temporada donde Moyes se haya lucido sino todo lo contrario: se han visto sus defectos, sus pocas alternativas ante la adversidad y la fragilidad de su defensa.

Bayern Munich Guardiola FocusGuardiola lidera a un Bayern dominante (Foto: Focus Images Ltd)

“En los grandes clubes, cuando no ganas partidos y no ganas títulos siempre estás en problemas”, Guardiola.

¿En qué aspectos puede superar el Manchester United a su rival? ¿Dónde puede encontrar un hueco sobre el que poder respirar? Moyes ha dejado claro que, siendo una eliminatoria a doble partido, es muy importante no morir en el primer intento, por lo que su planteamiento apunta más a no sufrir daños que a dañar. Evra, Van Persie y Mata no serán de la partida, uno por sanción, otro por lesión y el último, porque ya jugó con otro equipo. El gran problema es defensivo, lugar en el que el United más ha sufrido: Buttner será titular en el lateral izquierdo y aún no se conoce el derecho, pues Rafael será duda hasta última hora por unas molestias musculares. En función del brasileño se usará a Jones, bien como lateral, bien como central. En rueda de prensa, Moyes recibió una pregunta sobre Kagawa de uno de los muchos periodistas japoneses que siguen al club con la única excusa de sacar temas sobre Shinji. “Kagawa nos da algo diferente“, dijo. Ha sido titular recientemente en dos ocasiones, tanto contra el Aston Villa como frente al West Ham, dos triunfos y dos buenas actuaciones del mediapunta. Ante la ausencia de Mata, por lo tanto, aumentan las opciones de que Kagawa pueda salir de inicio no en la banda izquierda, donde acostumbra y donde sería más temeroso para su equipo por su menor implicación defensiva, sino por detrás de Rooney, ya que Valencia y Young se antojan casi seguros en los costados. La duda es ver quién acompañará a Carrick por dentro: si Fellaini, si Fletcher… o si jugarán los dos.

¿Qué Bayern veremos en Old Trafford? Lo más posible es que Guardiola lo haya decidido mientras visualizaba vídeos del campeón inglés en su ático en el centro de Múnich. La alineación del Bayern va a depender, absolutamente, de cómo crea Pep que puede dañar más a los de Moyes. No hay once base, ni siquiera esquema base, como pueden tener el Real Madrid, el Barcelona o el Paris Saint-Germain. El equipo muniqués es tan versátil que ejecutará la versión que mejor se ajuste a su rival. En los últimos tiempos, en Bundesliga, el 4-2-3-1 ha superado ampliamente al 4-3-3 que parecía fijo a principio de temporada. Seguramente muy condicionado por la actitud del rival: si me van a presionar directamente a la salida de balón, no necesito hombres que la soben y la muevan tanto arriesgándose a pérdidas comprometidas, sino gente que corra al espacio y llegue en pocos toques a la portería rival. Si Pep intuye un Manchester que le presione a toda cancha, seguramente opte por el 4-2-3-1 vangaaliano, si el ritmo del partido es más lento: 4-3-3 y a controlar el partido desde la posesión. Que el entrenador catalán reservara a Müller, Mandzukic, Robben, Lahm y Javi Martínez frente al Hoffenheim nos da pistas sobre el posible once que va a sacar, aunque Pep siempre tiene un as en la manga: nosotros sólo nos podemos limitar a intuir. La baja de Dante por sanción no es especialmente dramática: Boateng – Javi Martínez es una pareja de centrales de garantías. El navarro es ahora mismo una pieza fundamental para el de Santpedor: tanto su anticipación como su concentración y su calidad física se convierten en un bastión importantísimo en este tipo de partidos.

FIL ARSENAL BAYERN 06Kroos, dueño y señor del centro del campo del Bayern (Foto: Focus Images Ltd)

La pieza de unos, el lamento de otros

El Manchester United se pasó todo el verano buscando un mediocentro que todavía no tienen. Carrick es lento y necesita de una ayuda interior, algo que Fellaini no le está facilitando en la mayoría de ocasiones. Con Cleverley más fuera que dentro del equipo, debido a la lluvia de críticas que hay sobre él, el retorno de Fletcher, más competitivo, más trabajador, más defensivo, es una opción a tener en cuenta. Dos de las opciones que manejaban en Old Trafford para reforzar esa posición eran Kroos y ThiagoLa lesión del ex blaugrana merma bastante al campeón de Europa. “Su mejor cualidad es que se cree el mejor del mundo cuando juega“, dijo Pep al respecto de su ausencia. El hispanobrasileño era un recurso muy útil para Guardiola en diferentes contextos: es tan capaz de ejecutar posesiones defensivas como de acercarte al gol mediante una genialidad si tienes el marcador en contra. Quizá aún no es el jugador sólido para asentar un discurso desde un principio, pero Pep sabía que tenía una carta en la manga en el banquillo pasara lo que pasara. Ya no.

Artículo relacionado: Los entrenadores defienden a Cleverley

El Bayern somete a sus rivales. En la Champions League tienen un 65% de posesión de media y han dado más pases (1677) que ningún otro equipo en el último tercio del campo. La Bundesliga, sentenciada con brillantez por el gigante alemán, hace tiempo que no ofrece estímulo para sus jugadores. Sus rivales, cansados de fracasar una y otra vez, han ido perfeccionando la forma de enfrentarse al campeón hasta dar con una que, si bien no les ha conseguido vencer aún, sí les ha incomodado bastante. Nüremberg, Wolfsburgo, Mainz o Hoffenheim han ejecutado un plan muy similar: presión a todo campo, ir a buscar a los de Pep Guardiola directamente a la salida de balón, no dejarles recibir cómodos, ni darse la vuelta, ni darles tiempo para pensar. ¿Es sostenible esa exhaustiva presión durante 90 minutos? Difícilmente. ¿Lo normal es que en el intercambio de golpes salgas perdiendo? Probablemente. Lo que sí está claro es que si te encierras atrás, el Bayern acaba encontrando el hueco prácticamente siempre. Que tome nota Moyes. El presente es el Bayern.

Bayern vs Away team - Football tactics and formationsOnces iniciales
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

5 comments

Es lógico que los propios seguidores del United no confíen en derrotar al Bayern, porque se juntan todos los factores para que así sea: el United muestra un nivel de juego que deja muchísimo que desear, su defensa es de mantequilla, su entrenador parece desbordado, han sufrido este curso goleadas escandalosas, y no tienen un líder que acapare toda la presión, más allá de Rooney, al que se le pide todo: goles decisivos, construcción del juego ofensivo (Moyes retrasa su posición para ello), sacrificio y trabajo en defensa…
Mientras tanto, al otro lado espera un Bayern que ya ha ganado la Bundesliga… y que tiene una plantilla larga, repleta de jugadorazos y con infinidad de variantes tácticas que además se ha comprobado que funcionan.
La diferencia entre uno y otro es abismal, y sería rarísimo que el United pasara de ronda. Ahora bien… juegan en Old Trafford, y darán la cara, o al menos lo intentarán. Por tanto, aunque no esperaría una victoria, tampoco espero una goleada. Apuesto por un empate o una derrota de los Red Devils por la mínima.

Pensaba que el Manchester United remontaria puestos en la Premier y me equivoqué. Por eso ahora no me atrevo a pronosticar que el Partido de hoy será más igualado de lo que se piensa. Pero hay que jugarlo.

Grande Giggs con sus declaraciones.

En el análisis que hago de los cuartos
http://www.futbolia.com/futbolistica-metrica
suelo encontrarme claves con las que combatir ideas preconcebidas, pero he de reconocer que este United-Bayern deja poco espacio a la sorpresa.

El único guión que contemplo es un un Bayern excesivamente guardiolano y circunspecto al que se le haga de noche en la ida y que sufra sorpresas y mal arbitraje en la vuelta.

Pero…

“Excesivamente guardiolano y circunspecto”… yo creo que han demostrado sobradamente que compiten, y no por marear la bola y firmar porcentajes de posesión abrumadores son en absoluto menos contundentes.
Por otro lado, también diría que una de las claves serán las individualidades de ambos equipos:
En el United, Van Persie o Rooney son capaces de ganar un partido por sí solos… pero únicamente estará el inglés.
En cambio, en el Bayern están, con esa rara cualidad, Ribéry y Robben. Eso, sin descartar un libre directo o un disparo de media distancia de Kroos, una genialidad de Müller, una ocasión suelta para Mandzukic, o una cabalgada de Alaba.
La diferencia, vuelvo a repetir, es enorme.

Deja un comentario

*