El PSG golea a medio gas

No le hizo falta a los franceses ni jugar especialmente bien ni que apareciesen sus estrellas para ganar por 1-4 al Olympiacos.

Empezaron mejor los de Míchel, agitados por un Vladimir Weiss que se movió entre la izquierda y la derecha y fue el mejor del primer tiempo. En el minuto 1 estuvo a punto de marcar con un derechazo desde fuera del área, lo volvió a intentar, también desde lejos, diez minutos más tarde, y finalmente encontró el gol en el 25. Fue la jugada de la noche: recibió un saque de banda a la espalda de Maxwell, tiró un caño a Marquinhos ya dentro del área, recortó ante la entrada de Thiago Silva y batió a Sirigu. Golazo.

6 minutos antes había adelantado Cavani a los de Laurent Blanc. Prácticamente en el primer balón que tocó, Ibra dejó solo a Maxwell ante Roberto y el lateral cedió para el uruguayo que marcó a puerta vacía. Empezaban a evidenciar los griegos la fragilidad defensiva que les costó el partido en la segunda parte.

PSG World

 Thiago Motta hizo dos goles y cuajó un gran encuentro. Foto: PSG-World.

Desde el 1-1, el PSG se dedicó a tener la pelota pero siempre le costó profundizar. Tocando y tocando entre Verratti, Motta y los centrales, el partido se fue durmiendo hasta el descanso.

Y siguió igual tras la reanudación. Weiss dejó de intervenir, el equipo del Pireo se contagió del ritmo bajo impuesto por los parisinos, y pim-pam-pum 3 goles a balón parado y de vuelta a casita goleando. Motta por dos veces remató a la red en córners puestos desde la izquierda y casi al final Marquinhos hizo el cuarto en un córner desde la otra esquina.

Entre gol y gol, Maxwell, seguramente el mejor del partido hoy, no se cansó de subir y a Ibra le dio tiempo a provocar un penalti y a ver como Roberto se lo paraba.

Related posts

Deja un comentario

*