El PSG volverá a ser el termómetro del Barça

Messi Barcelona Focus

A Luis Enrique no le gustan las ruedas de prensa. Se le nota cuando tiene que responder ciertas preguntas. Una de las más recurrentes este curso es “¿En qué punto crees que está la evolución del equipo en relación a lo que quieres?”, a lo que Lucho siempre responde “Ya lo veremos a final de temporada”. La evolución del Barça antes de jugar en París a finales de septiembre era positiva. Para muchos, Rakitic hacía olvidar a Xavi porque su gran recorrido le permitía aparecer en ataque y a la vez tapar las vergüenzas de Alves, Messi y Neymar se entendían a la perfección, Jordi Alba jugaba partidos completos tanto en ataque como en defensa, los porteros paraban, los canteranos (especialmente Munir y Sandro) volvían a formar parte de la rotación y, en definitiva, el Barça ofrecía una imagen de solidez defensiva, intensidad en la presión y cierta armonía colectiva en el juego.

Llegó París y otra vez malas noticias, como siempre que el Barça pisa la capital francesa. En el 95, el Barça de Cruyff cayó en cuartos de Champions tras perder ante el PSG de David Ginola, George Weah y Raí. En 2013, se sacó un buen 2-2 en la ida de cuartos pero Leo Messi inició su calvario con las lesiones musculares. Y en 2014, el PSG tiró por tierra todo lo que el Barça de Luis Enrique ya creía conquistado: Rakitic jugó su partido más gris, ter Stegen se comió el segundo gol, Jordi Alba se quedó mirando en el centro del tercer tanto del PSG, Munir y Sandro esta vez no salvaron al Barça y el equipo se mostró muy blando en defensa, a diferencia de lo que se había visto hasta ese momento. Ese día, los de Laurent Blanc forzaron al Barça a poner los pies en el suelo, igual que lo haría un mes después el Real Madrid. Por tanto, la conclusión que se extrajo con estos resultados fue que el equipo azulgrana todavía no estaba listo para doblegar a los más grandes.

Ajax Amsterdam v FC Barcelona UEFA Champions League

El partido en París dejó señalado negativamente a Jordi Alba. Foto: Focus Images Ltd

¿En qué punto está ahora mismo el Barça? Lo principal es que Messi está que se sale, y si Leo sonríe, el Barça es feliz. La conexión ideal entre los tres de arriba es todo un rompecabezas, aunque saben encontrarse, como se vio en el segundo gol ante el Espanyol el pasado domingo. Xavi vuelve a tener jerarquía y por momentos da la sensación de que él es quien vuelve a mover al equipo, pero a su vez Rakitic no termina de determinar su papel en el equipo e Iniesta, que ha pasado algo desapercibido en este inicio de temporada, acaba de salir de lesión.

No se puede decir, por las estadísticas, que el Barça esté mal en defensa, pero lo que es un hecho es que en los partidos grandes no ha defendido bien. Goles recibidos a balón parado, malos repliegues, errores individuales… el rendimiento que tendrá la zaga esta noche es una incógnita y la mala noticia para el Barça es que de la actuación de la misma dependerán, en gran parte, sus posibilidades de ganar el partido. No olvidemos que el único resultado que le vale a los de Luis Enrique para ser primeros de grupo es la victoria.

Ibrahimovic Focus

Zlatan Ibrahimovic vuelve al Camp Nou. Foto: Focus Images Ltd

¿Y el PSG qué? A diferencia de lo que ocurrió en el partido de ida, los parisinos saldrán con todo esta noche. Incluido, claro está, Zlatan Ibrahimovic. El sueco nunca ha tenido grandes actuaciones contra el Barça, pero no le faltarán ganas de reivindicarse ante un equipo en el que no se sintió respetado. El PSG, que suma 10 victorias en sus últimos 11 partidos, intenta acercarse al gran equipo que era el año pasado. Los de Laurent Blanc siempre tienen tramos de buen juego, en los que saben mover el balón con velocidad, ejercer una buena presión y sorprender al rival con la creatividad de los Pastore, Zlatan o Lucas Moura.

Con Cavani y Maxwell (más Matuidi como interior izquierdo) el PSG tendrá un flanco zurdo realmente trabajador, a lo que hay que sumar que Adriano, titular hoy por la sanción de Alves, estará en el lado contrario al que está acostumbrado a jugar. Por tanto, no sería extraño que el Barça cargase bastante más el juego por la banda izquierda, con Jordi Alba-Iniesta-Neymar, que por la derecha. Es difícil pensar que el Barça pueda hacer circular el balón por dentro con fluidez, y más con un medio campo rival formado por Motta, Verratti y Matuidi, tres jugadores que muerden en la presión y que complicarán la vida a Busquets, Xavi e Iniesta. Por ello, parece que hoy el Barça deberá volver a encomendarse al tridente Neymar-Messi-Suárez, porque sólo la calidad suprema de tres artistas como ellos puede romper al PSG.

Una victoria por 2-1 del Barça se paga a 8 euros en Bwin

PSG-Barca-formation-tactics

 

Alineaciones probables
Foto de portada: Focus Images Ltd
Las cuotas mostradas en los enlaces a las apuestas pueden variar en las próximas horas. MarcadorInt recomienda siempre jugar con responsabilidad y advierte que los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos sólo a mayores de 18 años.

Related posts

5 comments

Interesante lectura, pero tremendista a más no poder, me temo. “Que no estamos tan mal, al loro”. Comentar que el Barça se tiene que encomendar a sus 3 hombres de ataque para ganar un partido, pues me parece algo obvio, que para eso están, pero me parece infravalorar mucho a jugadores de primer no, del más alto nivel mundial, pero eh, por can Barça eso parece una costumbre ya durante los últimos 10 años y mal no les ha ido.

En cualquier caso, creo que Rakitic jugará de inicio, y más teniendo en cuenta que le quitó el pasado partido liguero con bastante tiempo restante aún. Creo que Andrés entrará en la segunda parte. ¡Pero es complicado acertar!

Deja un comentario

*