El Rapid más peligroso en años

Rapid Viena -  Claus Rebler

Pese a ganar la liga de su país por última vez en 2008, el Rapid de Viena está a un paso de disputar de nuevo la fase de grupos de la Champions League, territorio que no pisa desde 2005, cuando perdió los seis choques de la máxima competición europea. De momento, ha arrancado la temporada 2015-16 de forma inmejorable al ganar los cuatro primeros choques ligueros y empatar el quinto y llega como líder de su liga al play-off que le enfrentará a un habitual en rondas más avanzadas como el Shakhtar Donetsk, un conjunto mucho más experimentado en estas lides. Sin embargo, un equipo que ha ganado en Amsterdam (2-3), Salzburgo (1-2) y ha goleado como visitante el Austria en el derby de la capital (2-5) merece ser tratado con el máximo respeto por los ucranianos. Se lo han ganado.

Un bloque muy trabajado e incómodo

Lo que más ha llamado la atención del Rapid de Viena en los partidos más importantes que ha disputado esta temporada (eliminatoria ante el Ajax, RB Salzburgo y Austria en liga) es su condición de rival incómodo. El líder de la liga austríaca es un conjunto que se siente mejor sin el balón, cuando el rival goza de la posesión, y que al mismo tiempo sabe alejar el esférico de su propio área. Presiona con orden y criterio, achucha en los momentos de duda de los defensores para forzar el balón largo y el centro del campo acompaña a los tres mediapuntas en estas tareas, a menudo interceptando pases entre líneas que no son lo suficientemente precisos o evitando que los centrocampistas rivales se giren. Así aleja al contrincante de la portería de Novota y dificulta sus primeros pases, aunque una vez el oponente cruza la línea central ya es otra historia. En este aspecto Thanos Petsos es un todoterreno que abarca muchos metros con su impresionante despliegue físico, que le permite ir y volver constantemente, y su pareja en el doble pivote (Grahovac o Schwab, sancionado para el encuentro de ida) tampoco desentona en el trabajo sin balón. Con este punto de partida, el Rapid suele desgastar a los rivales menos creativos con la posesión, que pueden caer en la desesperación al no gozar de espacio para entregar los primeros pases. Por este motivo obligarán al Shakhtar a mostrar su cara más imaginativa, pues no les importa pasar largas fases de los encuentros sin la posesión siempre que la pelota esté cerca del círculo central.

XI base Rapid Viena

Once tipo del Rapid esta temporada. Infografía: Sharemytactics.

Eficacia goleadora

Aunque lo verdaderamente peligroso del Rapid es su efectividad de cara a portería. Al menos en los primeros duelos de la temporada, no ha habido día en el que no haya marcado al menos dos goles. Aunque su eficacia realizadora no solo se refleja en las cifras, sino en la capacidad para golpear en los momentos más importantes de los partidos. Sin ir más lejos, en las salidas contra Red Bull Salzburgo, Ajax y Austria de Viena, el Rapid anotó en la primera ocasión clara que generó, a menudo en acciones a balón parado (tanto directo como indirecto). Cuando recupera el balón, el equipo es vertical gracias a los toques de espalda de Robert Beric -que ha mejorado respecto a su etapa en Maribor, pues viene de anotar 27 goles en liga- y la velocidad y habilidad de Kainz (profundo e incisivo) y Philipp Schobesberger (más técnico, mejor pasador) por los flancos. Al mismo tiempo, dispone de un as en la manga como Louis Schaub, mediapunta zurdo de soberbia calidad técnica que puede jugar en la banda derecha y alterna titularidades con partidos en los que entra en las segundas partes. Schaub es el futbolista más creativo, el más capacitado para desequilibrar a través de las conducciones y regates aislados que desborden el sistema defensivo rival, o incluso con pases cerca de la frontal del área. Aunque al mismo tiempo aporta menos trabajo defensivo.

Una línea defensiva frágil

En el primer punto comentábamos el buen trabajo del Rapid de Viena sin el balón. Sin embargo, el equipo alberga algunas dudas en fase defensiva. Cuanto más lejos se mantenga el balón de su área, más seguros se sienten. Presionan con acierto y dificultan la salida del rival. Sin embargo, cuando el oponente se instala en la mitad de campo rival la historia cambia por completo y emergen las dudas en el conjunto de Zoran Barisic, entrenador del Rapid desde 2013. Pese al buen hacer colectivo, a nivel individual la línea defensiva es endeble. En algunas acciones les falta contundencia, los laterales son más o menos fáciles de desbordar si no reciben la ayuda de algún compañero y en ocasiones hasta les cuesta cerrar bien el segundo palo en los centros laterales. Si la defensa está arropada, no hay problema. Pero cuando surge el desgaste físico y anímico la estructura defensiva del Rapid lo termina acusando y se pueden producir lagunas que terminan en claras ocasiones de gol en contra, pues surgen los espacios entre líneas a la que la posesión rival es mínimamente fluida. Por este motivo solo han dejado la portería a cero en uno de los ocho partidos disputados esta temporada. Si el Shakhtar tiene paciencia encontrará los huecos para superar a uno de los equipos del momento en pleno mes de agosto. En Austria, al menos se ha postulado como un posible candidato a arrebatar el dominio de un Red Bull Salzburgo más joven e inexperto que de costumbre.

Actualizado a 16 de septiembre de 2015. Con la eliminación en la última ronda previa ante el Shakhtar (0-1;2-2) en la que el Rapid se quedó a un disparo al poste de jugar la fase de grupos de la Champions, se produjo una salida destacada: Robert Beric fue traspasado al Saint-Etienne. En su lugar ha llegado el delantero croata de 24 años Matej Jelic, procedente del Zilina. El nuevo ariete del Viena viene avalado por los 19 goles anotados la pasada temporada en liga y los 7 convertidos en las rondas previas de Europa League. Pese a ello, está inscrito con el Rapid y podrá jugar la fase de grupos con el combinado austríaco. Además, el Rapid viene de perder los últimos dos partidos de liga (y con ellos el liderato en favor del Admira), lo que parece el inicio de un bajón de rendimiento respecto a los primeros choques del curso.

Rapid Viena Zoran Barisic - Steindy

Zoran Barisic, técnico del Rapid de Viena. Foto: Steindy.
Foto de portada: Claus Rebler.

Related posts

Deja un comentario

*