En juego la estabilidad de un proyecto

Veltins. Foto: tgsaw

“Confío mucho en gente como Goretzka, pero no sería justo meterles en una como esta.” Esto dijo ayer Jans Keller en la rueda de prensa previa al dramático partido de clasificación de Champions ante el PAOK. El Schalke 04 lleva 1 punto de 6 posibles en Bundesliga, viene de perder 4-0 ante el Wolfsburgo y, por si fuera poco, su mejor jugador, Huntelaar (ha marcado dos de los tres goles que lleva el equipo en liga), está lesionado de larga duración. Una situación de crisis, en lo que se esperaba que fuera la temporada del regreso a la élite de los de la cuenca del Ruhr. La apuesta por un proyecto basado en la juventud, liderado por Keller y Heldt tiene una prueba de fuego en el partido de hoy. Conociendo la inestabilidad institucional del club minero, no es poco probable que una derrota en casa ante un rival como el PAOK haga que todo salte por los aires.

Goretzka, Draxler, Kolasinac (lesionado), Meyer, Clemens, Neustädter, Szalai… este nuevo Schalke, como dijimos en su día, es un equipo que ha apostado por la receta del éxito en el fútbol alemán los últimos años: la juventud y la cantera. Una apuesta, por mucho que por orgullo la gente de Gelsenkirchen lo niegue, inspirada en la de su gran rival: el Borussia de Dortmund. Así se entiende la continuidad de Keller, que venía de entrenar a las categorías inferiores y los conoce bien, pese a que sus resultados no fueran sobresalientes. Pero, tras un comienzo mediocre en el que el equipo ha dado una imagen de descontrol en el juego absoluta, la caliente afición minera empieza a impacientarse, lo que, como hemos podido comprobar en anteriores ocasiones, suele devenir en impaciencia de los de arriba.  Sin ir más lejos: en los últimos 3 años han pasado por el club de Gelsenkirchen los proyectos de Magath, Ragnick, Stevens y Keller. Ya se empieza a notar esas voces de agitación tan típicas en el entorno del Schalke cuando las cosas no van bien: Periodistas que rajan, contestaciones de gente de dentro del club, pitadas a jugadores propios, comparecencias del capitán pidiendo calma… No solo se juegan los 20 millones de euros que supondría clasificarse para la siguiente fase, sino también la estabilidad de un proyecto que tenía muy buena pinta.

En frente, el PAOK de Huub Stevens, que se ha clasificado de rebote tras la descalificación del Metalist Kharkiv. Stevens, como muchos sabréis, ha sido entrenador del Schalke  04 durante dos periodos distintos, uno de ellos acabó hace menos de un año. El holandés fue despedido en Diciembre, cuando su equipo marchaba séptimo y estaba vivo en todas las competiciones. Su sucesor fue Jans Keller, cuyo futuro en el club depende en gran medida de lo que pase mañana. Sin Huntelaar, todos los ojos estarán puestos en Julien Draxler, el lider de esta nueva generación minera y cuya renovación fue celebrada casi como una victoria nacional. Será una prueba de fuego también para él.

 

Posible 11 del Schalke 04 ante el PAOK.

Related posts

Deja un comentario

*