Estambul 2005

Benitez Focus

La final de la Champions League 2004-2005, que celebró hace un par de semanas su décimo aniversario, reaparece en el primer plano de la actualidad por varias cuestiones importantes que se han dado a conocer en los últimos días: Rafa Benítez sucederá a Carlo Ancelotti como técnico del Real Madrid, habiéndose enfrentado el uno contra el otro en aquella noche de Estambul dirigiendo al Liverpool y al Milan. Fue también el partido que encumbró a nivel internacional a Steven Gerrard, que jugó su último encuentro con el club de su vida a finales del mes pasado. Por todo ello, y también porque se trata de un duelo histórico que más allá de la montaña rusa de sensaciones que generó posee una riqueza táctica que invita siempre a revisarlo y disfrutar del análisis, ofrecemos a continuación, de manera muy gráfica, cómo se comportaron los dos entrenadores según el partido iba avanzando y los acontecimientos les iban obligando a modificar sus formaciones de partida.

LIVERPOOL 3-3 AC MILAN: PLANTEAMIENTOS INICIALES

Liverpool vs Milan - Football tactics and formations

La final estuvo muy condicionada por el tempranero gol de Paolo Maldini, que anotó en el primer minuto de partido al rematar un centro de Andrea Pirlo en una acción a balón parado que el Liverpool defendió, como siempre con Benítez, con un marcaje zonal. Aunque la reacción de los ingleses fue positiva, generando dos ocasiones de gol muy pronto tras el 1-0, la lesión al cuarto de hora de Harry Kewell -que venía arrastrando molestias durante la semana- supuso un segundo golpe duro. El checo Vladimir Smicer ingresó en el campo y se situó en la banda derecha, pasando Luis García a la media punta.

Liverpool vs Milan - Football tactics and formations

El gran problema del Liverpool en ese primer tiempo fue la cantidad de espacios que encontró Kaká a la espalda de los medios centros y la facilidad con la que Andrea Pirlo le pudo filtrar pases debido a una ausencia de presión sobre su posición. En acciones muy similares llegaron los dos goles de Hernán Crespo que situaron el 3-0 en el marcador. Benítez buscó corregir ese déficit tras el descanso y pasó a jugar con tres centrales, moviendo a Djimi Traoré al medio y dándoles todo el carril exterior a Riise por la izquierda y a Smicer por la derecha. Finnan fue el hombre sustituido y Hamann entró para formar pareja con Xabi Alonso. De este modo, la vigilancia sobre Kaká era más intensiva, y Gerrard podía participar en ataque sin miedo a dejar huecos. Al estar más arriba, en paralelo con Luis García de hecho, la leyenda red también tenía más capacidad para molestar a Pirlo en la salida de balón del Milan.

Liverpool vs Milan - Football tactics and formations

Las llegadas de segunda línea de Gerrard fueron fundamentales: en el 1-3, remató un centro medido de Riise, y en el penalti del 3-3 transformado por Alonso, recogió una magnífica dejada de espuela de Milan Baros para forzar una pena máxima de Gattuso que Mejuto González señaló pero sin castigarla con la expulsión que pidió el Liverpool. ¿Cómo se llegó a ese extremo? Más allá de mejorar mucho defensivamente con el nuevo esquema y de sacar provecho de la profundidad de los carrileros (Smicer marcó el 2-3 con un tiro lejano), es evidente que hubo un componente psicológico que se desencadenó tras el primer gol. Que el segundo llegara justo a continuación sumió al Milan en el pánico. Cuando los de Ancelotti se recuperaron del golpe, el partido ya iba 3-3. Y si se recuperaron fue probablemente porque, una vez empatado el encuentro, el Liverpool fue más cauto y se entró en un periodo en el que el miedo a perder presidió el juego. Fueron los únicos momentos que recordaron aquella tensión clásica de las finales cerradas en las que impera el respeto. Tras comprobar el técnico italiano que el huracán se había alejado, fue de nuevo a por el partido. Y lo hizo con un movimiento similar al de Benítez en el descanso. Pasó a jugar con tres centrales y dos carrileros largos, siendo Serginho, que sustituyó a Seedorf, el encargado de intentar penalizar las debilidades defensivas de Smicer. También entraron Tomasson y Djibril Cissé en dos cambios sin repercusiones tácticas: ambos equipos querían a un nueve más fresco para el tramo final tras el enorme desgaste del encuentro.

Liverpool vs Milan - Football tactics and formations

Y en efecto, Serginho empezó a causar tantos problemas que Benítez tuvo que repensar su defensa en el pequeño descanso antes de la prórroga. Su resolución sorprendió al mundo: Steven Gerrard iba a jugar como lateral derecho en esa línea de cinco. Era más aplicado en las labores de contención que Smicer y tácticamente más disciplinado. El checo se situó en la media punta.

Liverpool vs Milan - Football tactics and formations

Lo cierto es que la prórroga fue claramente del Milan. Tuvo ocasiones clarísimas -una de Shevchenko que sacó Dudek dos veces de manera increíble- y Ancelotti vio tan claro que el rival estaba replegado y que no había casi riesgo de sufrir contragolpes que dio entrada a Rui Costa por Gattuso.

Liverpool vs Milan - Football tactics and formations

Pero el Liverpool resistió y el portero polaco detuvo dos lanzamientos en la tanda y generó nerviosismo moviéndose por la línea y haciendo gestos con las manos en otro que Serginho mandó a las nubes. Así ganaron los reds su quinta Copa de Europa y así Rafa Benítez se convirtió en leyenda en la parte roja del Mersey.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

 

Related posts

7 comments

Tremenda y épica final, como tremenda la diferencia de alineación de uno y otro. Ese Milán, en esa época, era un equipo muy bien armado.

Pues viendo las alineaciones el Milán era muy superior… Partido épico.
Un tema que me gustaría comentar, es sobre el Madrid que viene, que cabida tienen en un equipo mas contragolpeador jugadores como isco, james, modric y kroos
Me parece imposible que puedan jugar a la vez a no ser que benitez traicione su naturaleza

Deja un comentario

*