Esto no es la Capital One Cup

FIL MADRID LIVERPOOL 41

Había dejado entrever Brendan Rodgers el día antes de medirse al Real Madrid que la posibilidad de dar descanso a algún ‘peso pesado’ no la descartaba. No descartaba, en concreto, que el ‘dosificado’ fuese el capitán Steven Gerrard. Al final, la historia se multiplicó en la práctica hasta tal punto que Glen Johnson, Gerrard, Jordan Henderson, Raheem Sterling, Philippe Coutinho y Mario Balotelli arrancaron el encuentro desde el banquillo. Tantas rotaciones quería hacer Brendan que no cabían todos en el banquillo y Dejan Lovren, titular habitualmente en el eje de la zaga, se tuvo que mover hasta la grada y ser uno de los descartes en la convocatoria del preparador norirlandés. El zaguero croata lo presenció desde la grada, en compañía de Rickie Lambert, para el que no debe haber sido fácil este viaje a Madrid: ha comprobado que tampoco juega cuando Rodgers opta por dar entrada a los menos habituales (Borini y Markovic, por ejemplo, en ataque). Ni en ese caso recibe una oportunidad el ex del Southampton. Ni con una circunstancia tan insólita como la de ver a Rodgers presentando una especie de alineación de la Capital One Cup en el Bernabéu.

Brendan Rodgers: “Hice muchos cambios esta noche porque muchos futbolistas rindieron de forma muy pobre el fin de semana contra el Newcastle”.

Las explicaciones de Rodgers tras el encuentro indican que la decisión de prescindir de Gerrard (!), Henderson (!), Sterling (!), Johnson (!), Coutinho (!), Balotelli (!) o Lovren (!) fue una especie de castigo por la actuación realizada en St James’ Park, algo difícilmente creíble por varios motivos. Todos sabemos que si este Madrid-Liverpool fuese un 30 de abril en una semifinal de Champions, ni rotaciones, ni supuestos castigos, ni historias raras.

Mignolet mantiene la emoción y la incertidumbre

De villano a héroe. De ser señalado en la derrota por 0-3 en Anfield contra los blancos a ser el más destacado de tu equipo en la visita al estadio Santiago Bernabéu. Eso le ha sucedido a Simon Mignolet, que poco o nada pudo hacer en la acción del único tanto: Marcelo conectó con maestría con Karim Benzema y el guardameta belga fue un mero espectador en ese lance. Sin embargo, sí adquirió protagonismo en diversas jugadas del primer acto, tanto con una parada al ariete francés como una intervención ante Cristiano Ronaldo. Mignolet mantuvo con vida al Liverpool y evitó que el Real Madrid abriese una brecha mayor en el marcador, una brecha que los reds ya no pudiesen recortar. El 1-0 se mantuvo hasta el final y Mignolet fue el responsable de que los ingleses alcanzasen el minuto 93 con opciones de empatar, si bien el trabajo que generaron a Iker Casillas fue mínimo.

Los fríos datos indicaban al descanso en el Bernabéu que el Real Madrid había rematado 13 veces (6 entre los tres palos), algo que contrasta con los cero disparos del rival en ese mismo periodo. El Liverpool no inquietó a Iker porque su habilidad para generar juego en el mediocampo fue muy escasa: ahí se situó Lucas Leiva como centrocampista más próximo a sus centrales, dejando a Emre Can y a Joe Allen las demarcaciones de interior. Adam Lallana, acostado sobre el sector izquierdo del ataque red, pasó inadvertido, pasó sin pena ni gloria por una fría noche madrileña. No estuvo acertado en absoluto, pero al menos lo intentó Lazar Markovic. El serbio, individualista y con la intención permanente de ser vertical en campo contrario, se encontró con un muro: el que formaron Sergio Ramos y Raphaël Varane. El español y el galo no dieron ni una opción al atacante serbio, como tampoco a Fabio Borini. Excelentes prestaciones de la pareja de centrales del Real Madrid, especialmente en el caso de un Varane que completó un primer tiempo colosal.

Real Madrid Marcelo

Marcelo asistió a Karim Benzema en el único tanto del choque (Foto: Focus Images Ltd)

Más allá de que el Liverpool jugase con unos u otros, la diferencia sustancial entre esto y lo vivido en Anfield un par de semanas atrás reside en la intensidad y la necesidad con la que afrontaba el Madrid esta cita. Un Madrid consciente de que vencer certificaba el pase a octavos de final, pero con el suficiente margen de maniobra como para permitirse jugar con el freno de mano echado, a medio gas y con la mente puesta casi en el siguiente compromiso liguero: el sábado contra el Rayo Vallecano. La realidad es que un tropiezo ante los vallecanos haría más daño -a efectos clasificatorios- que un traspiés frente a los pupilos de Brendan Rodgers.

Sea como fuere, un Madrid a medio gas fue suficiente para doblegar a un Liverpool cuyo once era más propio de cualquier partido de la Capital One Cup que se precie que de la máxima competición continental. Dominaron Ramos y Varane en el eje de la zaga, marcó diferencias Marcelo una vez más con su calidad en el carril izquierdo y Karim Benzema prolongó una noche más su idilio con la Champions League (41 goles en 68 partidos).

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

6 comments

bastante aburrido el partido. James apagado (a excepcion de un tiro en el minuto 9), con una unica salida, hacia dentro ya que darle el balon a arbeloa no es una opcion. Arbeloa cada cambio de banda no lo bajaba lo suficientemente rapido como para generar superioridades, y le presionaban y la tenia que devolver atras. Cristiano no regateaba ni se iba de nadie, aunque la nueva version asociativa que se ha visto el ultimo mes le da bastante juego. Isco jugo con intensidad pero desacertado con algunos pases, aunque bajaba mucho a recibir, y en algunos momentos del partido se pasaba de 4-4-2 a 4-3-3. Los demas muy bien

Quizas rectifico el “aburrido” es qu me esperaba algo mas del liverpool, pero claro borini lallana markovic no son suarez sterling sturridge

Pues con los titulares partido acabado en casa en el descanso, con Kolo Toure y co. con incertidumbre hasta el fnal. Que falta de respeto del señor Santomé.

Se notó en el Liverpool la ausencia de varios titulares, y esperaba más de Emre Can y Markovic. Mignolet y Touré los mejores, más Moreno.
Pensando durante el partido, me acordé de que pagaron 25 kilos por Balotelli, y bien… si les funciona, cumple con el perfil de punta perfecto para acompañar a Sturridge, pero lo veo como una apuesta demasiado arriesgada.
Por ese mismo precio o similar, en el mercado había varias opciones: Bacca y Wellbeck en primer lugar, más Rémy, o un infravalorado Demba Ba. Eso, sin contar a jóvenes como Fischer, Sigthorsson, Rodrigo, etc. Había mucho donde escoger, y no creo que se hayan quedado con la mejor opción.

A mi lo de ayer me pareció una niñería de Rodgers. Como también fue una niñería pasarse toda la semana elogiando a Mourinho (para ver si le dejaba ganar, por lo que parece), y cuando le ganó, ponerse a criticarle duramente.

Una niñería consecuencia de tres hechos simultáneos:

– Que asume que el Madrid es mucho mejor equipo.
– Que, aún asumiendo que tendría 3 puntos en 4 partidos, le basta con ganar los 2 siguientes, ante rivales a priori más flojos, para clasificarse.
– Que los suplentes del Liverpool no tienen un nivel tan flojo (de hecho Markovic, Leiva, Lallana… valieron sus millones).

Iba a añadir una cuarta, que sería que la Premier le importa más que la Champions, pero me parece que esa frase fue otra niñería de Rodgers.

A mi no me parecio del todo malo lo que busco Brendan. Can me parece que tendria que tener mucho mas minutos en este equipo y Markovic fue el que llevo mas peligro por parte del Pool. Quizas al final podian haber atacado un poco mas pero me parecio inteligente lo que planteo BR.

Deja un comentario

*