Fallan las defensas

Referee, Bjorn Kuipers shows Blaise Matuidi of Paris Saint-Germain a yellow card for a challenge on Eden Hazard ( not pictured ) of Chelsea during the UEFA Champions League match at Stamford Bridge, London
Picture by Paul Terry/Focus Images Ltd +44 7545 642257
11/03/2015

El París Saint-Germain tuvo ocasiones más que suficientes para ganar el partido de ida, pero el Manchester City sale muy reforzado no sólo por el resultado y el valor doble de los goles a domicilio (2-2), sino por su capacidad de respuesta y la efectividad para aprovechar los errores del rival. Porque fueron los fallos, en las dos áreas, los que marcaron un partido muy poco típico de unos cuartos de final de la Champions League: descontrol durante la mayoría del choque, demasiados cambios de ánimo y muchos giros de guion. Los franceses no supieron responder a las expectativas que ellos mismos se habían creado -rendir de forma sólida y contundente en las rondas anteriores- y fueron un caos que funcionó a base de golpes. Sirve un ejemplo muy concreto para resumir la naturaleza del encuentro: en el primer cuarto de hora dio tiempo a una amarilla para David Luiz a los quince segundos de partido, a un penalti no pitado a favor del PSG y a otro sí pitado -y casi seguido- que detuvo Joe Hart.

Los errores del PSG

Laurent Blanc no estará contento con la imagen ofrecida por el PSG. No es que concedieran ocasiones por puro empuje del Manchester City, sino que las más claras y a la postre decisivas en el resultado directamente las regalaron. Rescatemos las más destacadas. La primera jugada del partido (15″) terminó con una amarilla de David Luiz por una falta al Kun Agüero, que impedirá al central brasileño jugar el partido de vuelta. Al borde del descanso, Matuidi perdió un balón en plena salida de jugada que interceptaron los ingleses en el centro del campo, lanzaron el contraataque y David Luiz, en su extraño intento por adivinar el pase, se gira con lentitud y no llega a taponar el gol de Kevin De Bruyne. Antes del descanso, Matuidi recibe una amarilla por hacer una falta en el borde área rival, sin ningún tipo de peligro, sin posibilidad de contraataque, que también le hará perderse el partido en Manchester. En el segundo tiempo, justo después de haberse puesto con ventaja en el marcador (2-1), ni Aurier ni Thiago Silva despejaron bien en el área y Fernandinho marcó el gol del empate.

Oportunidades desaprovechadas | La constante del partido del PSG fueron las veces que estuvieron cerca del gol y que, sin embargo, no lo lograron. Como mínimo, salen cuatro ocasiones muy claras en las que los franceses pudieron marcar: el penalti que Joe Hart le para a Ibrahimovic, el fallo posterior del sueco en un mano a mano, la última jugada antes del descanso en la que Matuidi no acierta a dar un pase de la muerte y el remate al larguero de Ibrahimovic en el segundo tiempo.

David Luiz, sancionado para la vuelta (Foto: Focus Images Ltd)
David Luiz, sancionado para la vuelta (Foto: Focus Images Ltd)

Los errores del Manchester City

Las bajas de Kompany, Yaya Touré y Sterling condicionaron el once de Pellegrini, que sin embargo tenía de vuelta a Kevin De Bruyne. Sólo teniendo en cuenta el primer tiempo, el Manchester City regaló tres goles a su rival: un penalti de Mangala sobre Matuidi que el árbitro no pitó, el penalti de Sagna sobre David Luiz que Hart le detuvo a Ibrahimovic y el gol del sueco, previo error garrafal de Fernando en una jugada que raramente se ve a lo largo de una temporada: recibe de espaldas un pase de su portero, se gira para dar un pase y aparece Ibrahimovic para meter el pie y mandar el balón a la portería, ya que era imposible que Hart llegase al rebote. Un punto sí está en el haber de los ingleses, ya que cuando conectaron Fernandinho, Silva y De Bruyne se produjeron los mejores minutos del equipo visitante.

Tener a De Bruyne es mucho | Ninguna noticia es tan positiva para Manuel Pellegrini que tener de vuelta al futbolista belga para este tramo final de temporada en el que el Manchester City tiene que pelear por la Champions League y por entrar en el Top-4 de la Premier League. De Bruyne fue la solución: cada toque, una mejoría en las jugadas de ataque; cada movimiento, una línea de pase fácil. Su primer tiempo fue perfecto y quedó culminado con el 0-1 (14 goles y 12 asistencias en 33 partidos).

Mangala y Otamendi fueron titulares (Foto: Focus Images Ltd)
Mangala y Otamendi fueron titulares (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

De Bruyne es pura efectividad. Un jugador magnifico. El PSG sobre el papel tiene mas futbol, mas confianza y mas tranquilidad. Sin embargo el City tiene jugadores igual de buenos o hasta mejores. Eliminatoria totalmente abierta, pero lo normal seguiria siendo que pase el PSG.

Deja un comentario

*