Gaitán y Guedes sorprenden en el Calderón

Calderón MarcadorInt

Como el pasado sábado ante el Villarreal, al Atlético de Madrid le faltó chispa en campo contrario en el momento decisivo del choque. El conjunto colchonero completó una buena primera mitad en la que hizo más méritos que el Benfica a pesar de irse al descanso con empate a uno, pero en la segunda careció de creatividad e imaginación cerca del área rival. Los jugadores elegidos por el Cholo Simeone para dinamizar el ataque atlético se fueron diluyendo y con él el caudal ofensivo local ante un Benfica que defendió bastante bien, tapó el carril central y salió al contragolpe con peligro. La victoria en el Calderón por 1-2 es un triunfo de prestigio para Rui Vitoria, porque venía de perder la Supercopa ante el Sporting y de caer en Do Dragao ante el Porto en los dos duelos más exigentes de la temporada; y también lo es para un combinado encarnado necesitado de un resultado así en la Champions después de la actuación decepcionante del pasado curso, cuando terminaron últimos en un grupo de nivel parejo.

Simeone. Foto: Focus Images Ltd.
El Atlético de Simeone perdió en el Calderón frente al Benfica. Foto: Focus Images Ltd.

El Atlético apostó por un 4-3-3 en el que Óliver Torres fue el interior zurdo del sistema, con Correa en la banda izquierda y Griezmann en el flanco opuesto. Así, los locales siempre contaban con un centrocampista más que los portugueses, la circulación era fluida, Griezmann aparecía por dentro y Juanfran recorría el carril hasta pisar la línea de fondo. Intimidó el Atlético, liderado por un Ángel Correa muy participativo que exhibió las virtudes que lo catapultaron como una opción para partir de inicio: explosividad, carácter, técnica, atrevimiento, rapidez y buena capacidad para combinar a alta velocidad. El Atlético impuso su discurso, encontró el 1-0 precisamente de Correa después de una maravillosa asociación entre Juanfran, Griezmann (qué pase) y el atacante argentino y poco después Jackson Martínez gozó de dos oportunidades muy claras para ampliar la diferencia. Sin embargo, el delantero colombiano estuvo impreciso, falló ese par de ocasiones y fue desapareciendo del choque debido a su falta de confianza, en una dinámica opuesta a la de un Correa que levantaba al Calderón con cada intervención

No obstante, ni Jackson ni Correa anotaron el 2-0 y el Benfica igualó la contienda en una de sus primeras aproximaciones. En un despliegue rápido por la banda derecha, Semedo centró, Godín no despejó bien y Gaitán apareció libre de marca en el segundo poste para fusilar a Oblak. Era la segunda ocasión clara del Benfica, después de que Guedes estuviese a punto de castigar una mala salida del portero esloveno. Con el partido igualado de nuevo, el dominio local se matizó y fueron precisamente los dos extremos encarnados quienes permitieron salir más a menudo al Benfica. La velocidad y fondo físico de Guedes y Gaitán les posibilitó trabajar en defensa cerca de su lateral y después iniciar contragolpes en los que a menudo Jonas fue un punto de apoyo útil, pues le pasaban la pelota, la protegía y esperaba unos segundos hasta que se acercasen a campo rival. En una acción de este tipo, ya en la segunda mitad, el Benfica le dio la vuelta al encuentro: Jonas habilitó a Gaitán y el argentino encontró a Guedes, que cruzó de maravilla ante la oposición de Oblak. El partido de Gonçalo Guedes resultó especialmente ilusionante por su constante aportación a todas las facetas del juego a lo largo de los 90 minutos. Cumplirá 19 años en noviembre.

Gaitan benfica focus
Nico Gaitán marcó un gol y dio una asistencia. Foto: Focus Images Ltd.

Cuando tocó remar a contracorriente, al Atlético le costó generar oportunidades aunque no por ello no pudo igualar el partido. Julio César dejó una doble intervención de mérito que mantuvo a raya al conjunto madrileño en el minuto 58, pero Correa se diluyó con el paso de los minutos, Óliver no terminó de filtrar pases en campo rival y el ingreso de Saúl, Vietto y Fernando Torres tampoco invirtió la dinámica en la que sumió el choque. El Benfica cerró bien los pasillos interiores con la entrada de Fejsa, fue solidario en los flancos y salió de vez en cuando con Gaitán y Guedes para obligar al Atlético a retroceder. Pero, como en el duelo del pasado sábado ante el Villarreal, se echó en falta un mayor acoso del combinado de Simeone, un peligro real merodeando el marco rival ni que fuese en los últimos 10 minutos, algo que no llegó a suceder. El arsenal ofensivo Atlético intimida menos de lo que debería; por lo menos resulta tan sorprendente como la victoria del Benfica en el Calderón.

Foto de portada: MarcadorInt.

Related posts

Deja un comentario

*