Terapia en el Türk Telekom

Klopp - Dortmund - Focus

En condiciones normales, viajar a Estambul un miércoles de octubre como es hoy no debería suponer un acontecimiento demasiado emocionante para todo aquel que siente que pertenece al BVB, ya acostumbrado a la cotidianidad de las competiciones europeas de élite. Con 6 puntos de 6 posibles en la mochila y con una clasificación no encarrilada pero sí muy bien encaminada, el hincha que se siente delante de la TV para ver a su equipo enfrentarse al Galatasaray en teoría no esperaría grandes estímulos. La realidad es muy diferente: el entorno del Borussia Dortmund concibe este partido con bastante trascendencia simbólica. Tras acumular 4 derrotas y un empate en los últimos 5 partidos de Bundesliga, el aficionado amarillo necesita que hoy su equipo le grite a Europa que aquello es un accidente y que su BVB sigue siendo capaz de pelear por títulos como ha hecho siempre en el último ciclo. Un ciclo que vive sus horas más duras.

Jürgen Klopp: “Queremos aprovechar cada minuto del partido para ir hacia adelante.”

Klopp no ha escondido en rueda de prensa la importancia terapéutica del encuentro. El BVB no sólo debe tranquilizar hacia fuera, sino, sobre todo, debe encontrarse con sí mismo. Volver a sus raíces. Pese a que es indudable que las lesiones han tenido responsabilidad en el bache teutón, lo cierto es que el juego del equipo parece una versión de imitación de aquella maravillosa obra de ingeniería que diseñó Jürgen. Si el mérito del Dortmund consistió en dar vida a un complejo y elaborado sistema de juego con agresividad, nervio y pasión, lo de los últimos tiempos se ha quedado sólo en la parte espiritual de la propuesta: el BVB busca el gol de forma nerviosa, desesperada y vertical, pero saltándose todos los pasos que le convertían en imprevisible. Por eso es tan importante que vuelvan por la línea del juego que les hizo grandes.

Gündogan puede ser la llave 

Es cierto que la situación de esta temporada es especialmente grave, pero no es nuevo que el BVB tenga problemas ante equipos que le ceden el favoritismo: desde que Gündogan desapareció de la realidad competitiva, al Dortmund siempre le ha costado ante rivales que ponían a prueba su ataque posicional. Ante el Colonia volvió y, como es absolutamente natural, el ritmo del encuentro le superó, pero dejó detalles que invitan a levantar la ceja: esa pierna diestra sigue lanzando pases que frenetizan los ataques amarillos. Que el ex del Nürnberg siga cogiendo minutos de competición será una inversión justificadísima a largo plazo. Reus, que también volvió en el Rhein – Energie Stadion, dejó claro que él ya está para decidir encuentros. Su vuelta será un plus brutal en determinación.

Problemas defensivos

Quizá sea algo causal del nivel colectivo del equipo, pero una de las cosas que más llaman la atención de este BVB son sus terribles errores defensivos, que ya han costado varios goles. Con la excepción de Schmelzer, el Dortmund cuenta con su defensa de gala de calidad contrastada, por lo que es algo que deben corregir y algo en lo que Klopp ha insistido muchísimo en los últimos días: si al BVB le cuesta enfrentarse a defensas cerradas de por sí, si encima cometen errores que cuestan goles, les regalan el discurso del partido al rival. El conjunto de Jürgen Klopp debe empezar a hacerse fuerte desde atrás y los Yilmaz, Sneijder y compañía serán una buena vara de medir.

El Galatasaray necesita ganar

En los últimos dos años el Galatasaray ha conseguido pasar a octavos de final y deben ganar hoy si quieren que esa tendencia se consolide un año más. Con un sólo punto en 2 partidos, una derrota hoy y una victoria del Arsenal en Bruselas convertiría el pase octavos en un logro casi utópico. Habiendo ganado los últimos 3 partidos de liga turca y a un sólo punto del Besiktas, los de Prandelli esperarán seguir creciendo a costa de un deprimido BVB. Un estelar Sneijder (dos golazos este fin de semana ante el Fenerbahce) será su principal amenaza.

 

Koln vs Borussia Dortmund - Football tactics and formations

Posibles onces. Foto: sharemytactics
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

El Borussia da la cara en la Champions, porque no se enfrenta a equipos que se sienten inferiores en la Champions, se enfrenta a los mejores… y no se enfrenta ante equipos de repliegue bajo que hacen sufrir su ataque posicional y que no se arriesgan a sacar el balón jugado
Entonces, puede jugar a lo que más le gusta, a ser reactivos y a la contra, presionando desde bloque alto o bloque medio.
Su ataque posicional ha empeorado desde la marcha de Lewandowski, uno de los delanteros más completos del mundo, capaz de tirar paredes, bajar balones aéreos para segunda jugada o para hacer flick, apoyos, aguantar el balón de espaldas.
Con Gundogan estoy seguro que mejoraran

Deja un comentario

*