Giménez, en la noche de Turín

FIL JUVENTUS OLYMPIACOS 01

Mi relación con el Juventus-Atlético de Madrid comenzó el pasado domingo por la tarde. En ‘Marcador’ de Radio Marca analizamos cómo llegaban los rivales de los equipos españoles a esta sexta jornada de la Champions League y repasamos cómo estaba la Juventus: recientemente operados Asamoah y Rômulo; con la duda de si Llorente o Morata acompañaría a Tévez, etc. Vamos, lo típico en estos casos. Y le expresé a Edu García mi preocupación, como espectador neutral, a 48 horas del partido: el riesgo de un ‘biscotto’. Algo que no seré yo quien censure. De hecho, llego a la conclusión de que puede haber un ‘biscotto’ porque yo me pongo en la piel de la Juventus y del Atleti, y entiendo su situación: la Juve ha estado durante muchos minutos a un gol de la eliminación y el Atleti no necesitaba arriesgar porque sabía que le servía tanto el empate como la derrota por la mínima para ser primero. Y, en definitiva, el desenlace del partido dependía de cómo se desarrollara la primera media hora: si había goles, el contexto y el panorama se modificaba. Si una vez superados los 30 minutos, el 0-0 continuaba, por inercia el encuentro iría encaminado a un resultado que satisfacía los intereses de ambos equipos. No solo eso, sino que además ambos cuentan el próximo domingo con compromisos complicados en sus respectivas ligas, donde son los actuales campeones: la Vecchia Signora recibe a la Sampdoria (4º) y el Atleti recibe al Villarreal (6º). Es lícito ahorrar esfuerzos -en la segunda parte eso se pudo comprobar-, aunque no esperaba que ninguno de los dos entrenadores, ni Diego Pablo Simeone ni tampoco Massimiliano Allegri, hiciesen la friolera de cero sustituciones.

Así que, como podéis ver, el Juve-Atleti no pasará a mi historia personal como uno de esos partidos que recordaré durante décadas. Es más, espero haberlo borrado de mi memoria en un plazo no superior a las tres semanas. Sin embargo, sí deja cosas en el aspecto individual que merecen la pena. Y me quedo con la actuación de José María Giménez. Podríamos decir que Diego Godín estuvo igual de bien, pero lo suyo ya no es novedad y en este caso es Giménez quien está prácticamente empezando en esto del fútbol profesional y disputando su segundo partido en la Champions League. Inmenso, en un escenario como el Juventus Stadium, frente a un gigante continental como la Vecchia Signora y ante una dupla de atacantes de la categoría de Carlos Tévez y Fernando Llorente. El zaguero uruguayo jugó con la seguridad en el juego aéreo que se le supone y, por momentos, con un temple y un manejo de la situación impropios de un joven zaguero de 19 años.

Y lo mejor en relación a José María Giménez es la seguridad de tener más o menos claro que su actuación en Turín no es un espejismo. Que detrás de esto hay un background, hay un bagaje, hay una serie de compromisos que Giménez ha cumplido con nota altísima, tanto en su año y medio en el Atleti, como con la selección absoluta uruguaya e incluso si nos remontamos a aquel fantástico Mundial sub-20 que firmó en Turquía (entrevista en ‘MI’), donde formó parte del once ideal de ‘MarcadorInt’ sin discusión alguna.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

5 comments

Buenas Sergio quería preguntarte si crees que Godin esta entre los mejores centrales de la actualidad? cual seria tu top 3 de centrales?. Saludos.

Está entre los mejores, sí. En mi top 3 están Ramos y Thiago Silva, pero creo que no tengo una opinión formada sobre el 3º. Puede ser Pepe, Varane, Godín…

Deja un comentario

*