Guardiola fue Klopp

Bayern Munich v Manchester CityUEFA Champions League

Rudi García es un admirador confeso de Pep Guardiola. De él dijo esta semana que “es el mejor entrenador del mundo”, practica un fútbol ofensivo contracultural en Italia y hasta, anecdóticamente, utiliza un sistema de 4-3-3 como el que Guardiola perpetuó en su etapa en el FC Barcelona. Seguramente Pep es capaz de mimetizarse e introducirse dentro de la mente del técnico francés: sienten el fútbol de una manera parecida. Y el catalán, que lleva desde el parón de selecciones estudiando obsesivamente a su rival de hoy, ha sacado partido de su experiencia táctica en Alemania para superarle en el día de hoy: lo que más daño le hace a un equipo como el suyo que se ordena a través de la pelota, practica fútbol de posesión y no tiene a Leo Messi no son los rivales replegados, las líneas juntas de cuatro de bloque bajo, ni las defensas pobladas cerca del área grande; son los equipos agresivos que van a buscarle con presión adelantada, entorpecen su salida y sacan partido a que su rival aún no está ordenado y ellos tienen el balón cerca de su área. Hoy, Pep fue fiel a su naturaleza con el balón: diseñó mecanismos para estrujar a su rival con la sensibilidad y el cariño del que construye maquetas de barcos, pero lo que le permitió tenerlo y sobre todo, tenerlo donde quería fue su forma de actuar cuando la pelota la manejaba el rival. Pep, cuyos ideales futbolísticos son el resultado de su experiencia competitiva, no es ajeno a la cultura táctica de la Bundesliga y ha bebido de aquello que le interesa. De Jürgen. De Roger.

 

seewYour team vs Away team - Football tactics and formations

 

Planteamiento táctico. Foto:sharemytactics

Desde que el pitido del árbitro encendió un bullicioso Estadio Olímpico, la instrucción de los jugadores que llevaban la camiseta blanca era clara y extraordinariamente visual: encimar a la Roma directamente en la salida de balón con muchos hombres, aprovechando que sus defensores no son especialmente finos, para que nunca pueda establecer su ataque posicional. ordenarse y encontrarse cómoda. Lewa, Müller, Lahm, Xabi, Götze y cía se orientaban hacia el poseedor para que no encontrara una opción sencilla y, como la Roma no es un equipo que cuente con mecanismos de juego directo, rara vez rifaban el balón y lo acaban perdiendo cerca de su portería. La valiente línea de 3 de Guardiola, que recordaba a la de Van Gaal en el Mundial contra España, se encargaba de encimar con muchísima agresividad cuando alguien trataba de recibir cerca del centro del campo, para impedir que los italianos pudieran sumar cadenas de pases sólidas y encontrar a sus atacantes. Es decir, el Bayern robaba cerca de De Sanctis, ante un rival desorganizado y a partir de ahí construían sus ataques. Esa fue la ventaja que le regaló Guardiola a su equipo.

Thomas Müller: “Guardiola nos enseñó exactamente dónde estaban las debilidades de la Roma.”

Pep le preparó un festín a Robben 

Con el dominio del balón cerca de tres cuartos (la Roma rara vez podía salir), el Bayern quiso explotar uno de los puntos débiles de la Roma: el nivel defensivo de su perfil zurdo. Ni Ashley Cole ni Iturbe son jugadores sólidos para un equipo que defiende replegado durante gran parte del partido y Robben es uno de esos monstruos que si le dejas una rejilla en la puerta, se va a meter hasta el trastero. El holandés, paciente, permanecía abierto en la banda derecha mientras el grueso del equipo estaba orientado en el otro sector: Alaba, Götze, Xabi, Bernat y Müller se juntaban por allí para que los capitalinos bascularan hacia ese lado y, entonces, tanto Alaba como el vasco aprovechaban su envío en largo para encontrar a Arjen, que se encontraba con el apoyo de Lahm y con Ashley Cole como único obstáculo. Perforó con saña la banda izquierda local. El shock anímico provocó que el Bayern no solo fuera superior tácticamente, sino que además le arroyara emocionalmente y de ahí el exagerado resultado, pero el triunfo se cocinó en la pizarra.

Foto de portada: Focus Images Ltd

 

Related posts

10 comments

No pueden poner alguien más objetivo en los artículos del BAYERN? Que parece que es Guardiola quien hace los goles. Martí Perarnau no se yo.

Hombre, un problema de “objetividad” ya te aseguro yo que no es, no me une nada a Guardiola como para que vicie mi visión de los partidos. En cualquier caso, recojo tu crítica: es posible que le dé demasiada responsabilidad a los entrenadores y de menos a los jugadores. Me gusta ver los partidos desde la perspectiva de los entrenadores y sus decisiones y quizá reste injustamente algo de mérito a los jugadores, pero no tiene nada que ver con Pep: con Mourinho, Klopp, Ancelotti o Luis Enrique también me pasa.

Saludos y gracias por dar tu opinión.

Yo creo que la incidencia del primer gol de Robben es muy alta.
Es cierto que el Bayern iba a imponerse con ese planteamiento, pero el gol del holandés, esa rosquita perfecta y contundente no es algo que se pueda contar en el haber de Guardiola y en cambio si en una de esas contras Gervinho la termina de liar el discurso futbolístico habría sido otro.
Quizás con los minutos esa presión adelantada habría ido dejando resquicios. Pero al final, como el 1-7 de Brasil-Alemania, el argumento se deshizo pronto.

No le hagas caso a Paquito. Siempre te criticara cuando digas algo bueno del Bayern o Pep. Articulo “top”.

Amigo Paquito, creo que tras un 7-1 y un juego tan aplastante, tu comentario no puede ser más desacertado.

Ganaron 7-1, nosé que más diferencia puede hacer un entrenador en un partido con un resultado así ante un equipo de primer nivel como es la AS Roma independiente de este partido, es que estamos hablando de uno de los candidatos a ganar la Serie A. El Bayern es un equipazo, pero no cualquier cuadro así es capaz de sacar esta diferencia con cualquier entrenador. Para mí, este partido se ganó en la pizarra por sobre los jugadores.

El fútbol es piedra-papel-tijera y esto ya lo hemos visto muchas veces; dos equipos con similares fortalezas pero uno de ellos mejor linea por linea: Resultado goleada.
Quizás ante el CSKA la Roma no sufra como sí lo hizo el Bayern.

Entrando en si tienen más méritos los jugadores o el entrenador, me quedo con la frase de Muller: Guardiola nos enseñó exactamente dónde estaban las debilidades de la Roma.

Claro está, que tienes que tener jugadores que técnica y tácticamente sean capaces de explotar esas debilidades…

Aún así, el primer gol es una genialidad de Robben que podría acabar siendo gol ante cualquier equipo…

Excelente, Guillermo.

Tengo una duda: anoche, el posicionamiento y presión del Bayern recordaban precisamente la forma en la que Klopp plantea sus enfrentamientos contra el equipo de Pep y de ahí el título, ¿no? Bien, esta misma forma de impedir la salida del rival, ¿ no la practicaba ya Guardiola en Barcelona? En definitiva, me gustaría conocer de qué aspectos específicos de Klopp ha bebido Pep.

Un saludo, gracias.

que tal Guillermo me parece q tu análisis refleja lo q paso en el campo, a pesar del resultado, el Bayern no parecía un equipo entrenado por Guardiola, se guiaba de patrones aislados mas q de un juego en conjunto, vaya a final de año podríamos ver si Guardiola va anteponer el competir de la mejor manera antes que seguir siendo fiel a su juego, el cual no digo que haya abandonado, pero me parece que el cambio es notorio.

Deja un comentario

*