Griezmann en el área

Antoine Griezmann Atlético - Focus

A diferencia de lo que se convirtió en habitual la temporada pasada, Antoine Griezmann arrancó en Estambul como extremo izquierdo y no en la zona central del ataque. Regresó a la banda, a su posición de formación y a la que le dio a conocer en la Real Sociedad con tan solo 18 años, pero 25 minutos fueron suficientes para demostrar que el francés es ahora un jugador de área. Que es ahí, en los últimos metros y muy cerca de la meta rival, donde se convierte en uno de los futbolistas más determinantes del mundo.

Simeone en febrero: “Griezmann puede jugar de segundo delantero y lo hace muy bien porque es un tipo inteligente. Trabaja para el equipo porque juega bien entre líneas y estoy convencido de que en esa zona es mucho más determinante que cuando juega en el costado, porque ahí está lejos del arco”.

En un partido que había arrancado con ritmo bajo, con el Atlético de Madrid organizado bajo su habitual 4-4-2 y el Galatasaray intentando llevar la iniciativa en su casa, los dos zarpazos tempraneros de Antoine lo pusieron todo de cara para Simeone, que celebró con efusividad en la banda sabedor de que esta era una de las salidas colchoneras más complicadas. Primero, el ex txuri-urdin apareció solo en la frontal del área para ajustar al palo un centro raso de Juanfran y después remató en área pequeña un balón prolongado por Godín. Nada más destacado pasó en la primera media hora, que finalizó con una decisión drástica de Hamza Hamzaoğlu: retiró al enganche Çolak para dar entrada en punta a Bulut.

atlético
El Cholo optó por Jackson-Vietto en punta y Griezmann-Koke en las bandas. Grafismo: sharemytactics.com

Con el cambio, el Galata tampoco logró mejorar demasiado así que el técnico modificó otra vez en el descanso introduciendo Yasin Öztekin por el lateral Sabri Sarıoğlu. En esta ocasión, el movimiento ofensivo sí surgió efecto en el juego y por minutos los locales sometieron a los madrileños, que exhibieron una vez más su gran capacidad para resistir cerca del área propia.

Sin permitir que le recortaran distancias, reaccionó Simeone de la siguiente manera: Torres entró por Jackson para buscar más velocidad y Gabi por Vietto para reforzar el centro del campo y pasar a 4-3-3 -Griezmann y Koke ocuparon las bandas-.

Aunque no tuvo demasiada claridad para llegar arriba y el Galatasaray pisó el borde del área con frecuencia, el Atlético terminó el encuentro sin apenas sufrimiento y sin temer en ningún momento por el resultado. En la mejor contra, llevada por Óliver, Griezmann estuvo a punto de completar el hat-trick pero se encontró con Muslera. Mientras los fichajes -Jackson, Vietto y Yannick principalmente- terminan de adaptarse, el francés sigue decidiendo.

 

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*