Hipnosis

Toulalan Moutinho Focus Monaco

El Mónaco contagió al Bayer Leverkusen del ritmo lento al que se suelen jugar los partidos en el estadio Louis II. Los de Jardim hipnotizaron a un equipo que hasta ahora siempre se había mostrado rápido, dinámico e intenso. Los alemanes no se sintieron demasiado cómodos y no pudieron mover el balón al alto ritmo al que están acostumbrados. Tampoco pudieron presionar demasiado arriba, pues el Mónaco no se complicó cuando el balón merodeaba su área y no dudó en buscar en largo a Berbatov cuando fuese necesario. Tampoco facilitó las combinaciones del Bayer Leverkusen: se plantó a media altura, con el equipo bien junto y bastante espacio a la espalda de la línea defensiva. Se jugaba en pocos metros y el partido se interrumpía cada pocos minutos entre faltas y saques de banda que el Mónaco se tomaba con parsimonia. Curtido en centenares de batallas, Toulalan lideró a su equipo con constantes ayudas y recuperaciones. El público monegasco incluso jaleó algunos tackles de su capitán. El mediocentro francés convertiría a una plantilla de benjamines en un equipo competitivo en Champions League con su mera presencia. Una exhibición de colocación, sobriedad y una magnífica lectura del partido en todo momento.

Toulalan Monaco Focus

Toulalan fue uno de los mejores del Mónaco. Foto: Focus Images Ltd.

Bellarabi, Son y Gonzalo Castro se sintieron muy incómodos y se mostraron imprecisos en controles y pases que a menudo ejecutan de memoria, Kießling se fajó con Carvalho y Raggi sin demasiado éxito y únicamente Çalhanoglu aportó algo de luz en una primera mitad aburrida. Detrás, Spahic mantenía a raya a Dimitar Berbatov. Sin embargo, le bastó al Bayer Leverkusen para crear tres ocasiones clarísimas antes del descanso: Bellarabi definió fatal ante Subasic después de un sensacional pase largo de Çalhanoglu, Son perdonó en una magnífica posición tras un desajuste defensivo del Mónaco y Kurzawa bloqueó un disparo de Gonzalo Castro desde muy cerca de la portería. Los clamorosos errores de Son y Bellarabi reflejaban a la perfección su horrible partido. Pese a jugar mal, los alemanes generaron ocasiones. Pero las desperdiciaron.

El partido cambió en la segunda mitad con la entrada de Bernardo Silva. El mediapunta portugués, de tan solo 20 años, se colocó en la banda derecha e invirtió la dinámica del partido con su frescura. La primera vez que agarró el balón, regateó a un par de oponentes con una facilidad pasmosa. Debutaba en Champions, apenas había jugado unos ratitos con el Mónaco, pero demostró una personalidad impresionante y firmó una actuación impactante. Silva pidió a gritos que está preparado para jugar minutos de exigencia en este equipo. Poco después de su ingreso al terreno de juego, el Mónaco interceptó un pase largo que cogió al Bayer Leverkusen en pleno despliegue ofensivo, con Jedvaj incorporado en ataque, y sorprendió a los alemanes con una rápida transición. Kurzawa centró, Berbatov bajó el balón de cabeza y por detrás llegó Moutinho, aprovechándose de que Toprak no estaba en su posición al realizar la cobertura a Jedvaj en el flanco derecho. El centrocampista portugués no perdonó la ocasión más clara de su equipo y abrió el marcador. Berbatov, con su cara de personaje malvado de película de James Bond de los años 90, sólo intervino en una acción de mérito, pero resultó determinante.

Bernardo Silva Portugal Porto MarcadorInt

La entrada de Bernardo Silva cambió el partido. Foto: MarcadorInt.

El tramo final de partido puso de manifiesto la desesperación de un Bayer Leverkusen incapaz de dañar a un sólido Mónaco. Creció Moutinho, Kurzawa siguió subiendo y bajando por el costado izquierdo y sumó varios detalles más Bernardo Silva, que ganó metros y segundos en la mayoría de intervenciones con sus conducciones y pases entre líneas. Sólo toca el balón con la izquierda, pero con eso le bastó. Terminó desquiciado el Bayer Leverkusen de Roger Schmidt, que no se aproximó con peligro en toda la segunda mitad. Las mejores acciones de Subasic fueron centros interceptados o despejes fuera del área para evitar complicaciones en pases profundos a la espalda de su defensa.

final BLeverkusen

Así terminó el Bayer Leverkusen. Infografía: Sharemytactics.

El técnico teutón agitó el banquillo, retrasó a Son y buscó soluciones, pero su equipo no respondió. Aunque se pudo ir al descanso con el marcador a favor, el Bayer Leverkusen jugó su peor partido de la temporada en uno de los días menos indicados. Y dio vida a un rival que por fin logra una victoria de mérito sobre la que relanzar su mal inicio de campaña. Jardim planteó un partido inteligente y desconcertó a su oponente, aletargado durante todo el encuentro. Tiene 5 jornadas para despertar.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

Que bien le hubiera venido Toulalan al atleti y viceversa, una lastima que no se concretase el año pasado.

No he visto el partido pero acabó un poco demasiado kamikaze el Bayer no?

el texto excelente.
Queria decir que en los días de competición europea se juntan un montón de artículos, entonces yo propondría que los repartáis entre la semana y no el mismo día del partido.
Gracias

Deja un comentario

*