Ibra y Verratti aplastan al Benfica

Verratti-Cameh_

Subía Siqueira la banda en las dos primeras acciones del partido como queriendo dejar claro eso que había dicho Jorge Jesús en la previa, que iban a París a intentar ser protagonistas y no a dedicarse a defender. Fue un espejismo.

Cinco minutos tardó el PSG en hacer la mejor jugada del encuentro y poner el 1-0. Ibra bajó a recibir al centro del campo, tocó de espaldas para Verratti, este descargó de tacón para Matuidi (finalmente jugó pese a estar tocado), y la jugada se fue a la banda derecha. Allí, otra vez Verratti la puso al hueco para van der Wiel que llegó hasta línea de fondo y le sirvió el gol en bandeja a Ibrahimovic. Una maravilla.

Fue habitual, sobre todo en el primer tiempo, ver a Zlatan moverse por el centro del campo, combinando con Verratti, Motta y Matuidi y dejando libre la posición del 9, hacia la que rompía Cavani desde la derecha. Con esto generó Blanc superioridad por el medio en todo momento. Fejsa y Matic ni la olían.

En el 25 llegó la segunda genialidad de Ibra y Verratti. Tras un córner, el sueco recogió la pelota en el segundo palo y la puso de tacón para el italiano, este se giró a toda velocidad y levantando el balón con el exterior dejó solo a Matuidi que entraba desde atrás. El francés la puso fuerte y rasa y el central Marquinhos la envió a la red marcando su segundo gol en esta Champions.

Verratti-Cameh_Marco Verratti volvió a demostrar ser uno de los centrocampistas más prometedores de Europa. Foto: Cameh_

Para completar la goleada, una más de Zlatan Ibrahimovic. Esta vez, de cabeza en un córner tras saltar más que nadie en el segundo palo. Game over para el Benfica, que casi ni se había dado cuenta de que lo habían vapuleado en 30 minutos.

Desde entonces, se dedicaron a tocar, tocar y volver a tocar los franceses. Thiago Motta, habitualmente destacado solo por su trabajo defensivo, demostró tener más fútbol del que normalmente se le atribuye. Se colocó entre los centrales y no se cansó de dar salida al juego desde atrás. Con el ex del Barça como mediocentro y Verratti como interior, tiene el PSG quizás menos velocidad en la salida pero al mismo tiempo alarga más las posesiones al tener siempre al joven italiano como opción de pase por delante. Interesante movimiento este de Laurent Blanc.

Y así se acabó un segundo tiempo bastante aburrido, en donde lo más llamativo fue ver como Alex o Marquinhos tocaban el balón en corto hasta siendo presionados dentro del área y teniendo opciones como Ibra o Cavani para jugar en largo.

Empieza a jugar muy bien este nuevo PSG de Laurent Blanc.

Related posts

Deja un comentario

*