Ibrahimovic vuelve a Malmö

Suecia - Víctor Cervantes

El encuentro entre el Malmö FF y el PSG pasaría más o menos por la senda de la intrascendencia si se diera en condiciones normales. Sería la última oportunidad para las gentes del sur de Suecia de disfrutar de un partido de Champions League por mucho tiempo (el equipo ha quedado quinto en la Allsvenskan y no jugará previas europeas de ningún tipo) y sería también una oportunidad para los franceses de sumar unos 3 puntos fáciles con tal de certificar la clasificación matemática a octavos. Pero por suerte Zlatan Ibrahimovic no entiende de circunstancias normales y su regreso a menos de 50 kilómetros donde 2 semanas atrás hizo historia con su selección se presenta como un evento trascendental para la ciudad.

La visita del atacante del PSG trasciende más allá de la vuelta del hijo pródigo al club donde debutó como profesional en 1998 porque Zlatan es mucho más que un futbolista. Para el resto del mundo, Ibrahimovic es un excelente jugador que está a punto de quedarse a las puertas de ser un verdadero grande pese a militar en los mejores equipos de Europa. Pero en Escandinavia su figura trasciende el pasto, es un símbolo que alcanza cotas sociales y casi políticas porque su éxito representa el éxito de cualquier hijo de familia serbia, bosnia o ghanesa que sueña con ser alguien en una sociedad idealizada que barre sus partes más oscuras hacia guetos de donde suele costar salir. ‘Ibra’ es el chaval de 15 años que aprovecha el tiempo de recreo para salir con su pantalón de chándal cogido a los tobillos y su pitillo en la oreja para dar dos toques al balón. ‘Ibra’ es ese mismo mozo que unos años más tarde se gasta el dinero de su primer empleo para comprarse un BMW de segunda mano y pasearlo por las calles de su barrio. ‘Ibra’ es el conglomerado de edificios baratos de Rosengård. ‘Ibra’ es Malmö.

Por eso no extrañó el gesto que tuvo el capitán de la selección sueca cuando se conoció el cruce de Champions: había prometido que todo el mundo podría ver su vuelta a casa así que decidió alquilar unas pantallas gigantes para aquel que quisiera tuviera la oportunidad de reunirse y seguir el partido desde la plaza principal de Malmö. Este gesto podría parecer una tremenda exhibición de egolatría en estado puro y seguramente tiene una buena parte de ello; pero también es un acto de reivindicación de un colectivo, de un barrio y de una ciudad entera al mundo.

“Malmö lo es todo para mí. Es donde fui a la escuela, es donde empecé a salir con mis amigos y donde hice mis primeras gamberradas. Da igual que represente al PSG, a la Juventus o a cualquier otro equipo, el Malmö FF siempre está en mi corazón. Jugar contra mi equipo es algo que recordaré para toda la vida, gane o pierda. Pienso disfrutar de cada instante.”

Zlatan Ibrahimovic en una entrevista para el canal oficial del Malmö FF.

Malmö es siempre tierra complicada

En lo que concierne al partido, el Paris Saint-Germain se va a encontrar un campo incómodo en el Swedbank Stadion. Además del llenazo que se prevé en unas gradas siempre muy calientes, el frío nórdico parece haber golpeado con más fuerza estos últimos días y la ciudad de Malmö ha visto caer los primeros copos de nieve de la temporada. No es que París esté en el trópico pero éste es un elemento con el que cuenta un Malmö FF siempre correoso en su estadio. Con la liga ya terminada en una intrascendente posición, hacer una actuación digna en el último partido europeo en casa será un aliciente para los de Åge Hareide. El técnico noruego ha tomado nota de lo que sucedió en Saint Denis (0-2) y sus jugadores tienen claro que hay que mejorar en dos aspectos clave si se quieren oponer más resistencia que en la ida: lo primero es evitar como sea un gol tempranero que dé al traste con toda ilusión o atisbo de plantar cara y lo segundo es intentar, en la medida de lo posible, aguantar un poco más el balón tras recuperación para no desgastar a Markus Rosenberg en carreras inútiles y que el PSG tenga que mirar hacia su propia portería de vez en cuando. Gran parte de la responsabilidad de que ello salga bien la tendrá Oscar Lewicki; el centrocampista del Malmö FF ya demostró con la absoluta que puede llevar perfectamente la manija del equipo también cuando juega con los mayores y una buena actuación frente a un grande le podría abrir aún más las puertas de Europa en un futuro.

Con el récord de Weah a la vista

Además del componente sentimental y del frío, el PSG tiene sus propios fantasmas con los que deberá luchar para conseguir la clasificación matemática. La herida por lo sucedido en el Stade de France hace 10 días está aún muy tierna y buena prueba de ello es el lema que el conjunto parisino lucirá en su pecho: “Je suis France”. El ambiente está aún enrarecido en la capital francesa y por si ello fuera poco, Laurent Blanc tendrá que alinear un once sin algunos de sus mejores hombres aún en la enfermería. No obstante, con los que hay tendría que darle de sobras al indiscutible líder de la Ligue 1 para conseguir el pase a octavos e intentar batir un récord que tiene muy cerca el hombre de la noche, Zlatan Ibrahimovic: de marcar un gol más, el sueco igualaría al mítico George Weah como máximo goleador del PSG en Champions, con 16 dianas.

Alineaciones probables: Malmö FF–Paris Saint-Germain, 20:45h en beIN SPORTS ESPAÑA

Malmoe FF vs Away team - Football tactics and formations

 

El gol de Zlatan Ibrahimovic se paga a 1.60 euros en bwin
Las cuota mostradas en los enlaces a las apuestas pueden variar en las próximas horas. MarcadorInt recomienda siempre jugar con responsabilidad y advierte que los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos sólo a mayores de 18 años.
Foto de Portada: Víctor Cervantes.

Related posts

Deja un comentario

*