Incomparecencia

Real Madrid v Atletico MadridUEFA Champions League

Cero goles a favor y cuatro remates a portería es el pobre bagaje ofensivo del Atlético de Madrid en esta ronda de cuartos de final frente al Real Madrid. El Atleti, de hecho, ha anotado un único gol (Mario Suárez) en los cuatro compromisos de eliminatorias continentales disputados en 2015: un tanto en 390 minutos. Nadie dijo que la vida fuese fácil a orillas del Manzanares tras la sensible pérdida de Diego Costa -se añora más al ariete hispanobrasileño que a Thibaut Courtois ahora mismo-. El desembolso para suplir a Costa y David Villa alcanzó los 52 millones de euros, cantidad que fue necesaria para abonar los traspasos de Antoine Griezmann y Mario Mandzukic. El Atlético de Madrid optó por realizar ese gasto, desestimó cualquier opción de vender a Arda Turan e hizo oído sordos ante aquellos clubes dispuestos a pagar 60 millones de euros por Koke.

Artículo relacionado: “El Cholo ahora tiene dos alternativas”

La baraja del Cholo incluía varias cartas para la delantera. Desestimada la opción de repetir con Griezmann como falso ‘9’, la de confiar en Fernando Torres y la de recurrir a Raúl García arriba, Simeone optó por la clásica: con el ‘9’ a la espalda y con nacionalidad croata. Finalizará este curso con una cifra cercana a los 25 tantos y a día de hoy es el mejor delantero centro de la plantilla, pero el escenario que se dibujó sobre el césped del Santiago Bernabéu vuelve a poner en entredicho una decisión de Simeone con respecto a la elección de los puntas: Mandzukic vivió el 80% del partido por detrás de la línea divisoria o sobre ella, es decir, a 50 o más metros del arco de Iker Casillas, un contexto en el cual el Atlético de Madrid no está en condiciones de aprovechar muchas virtudes de ‘Mandzu’. Pelea, trabaja, desgasta a los zagueros rivales, aguanta el balón de espaldas, remata centros laterales y es poderoso en el área, pero lo suyo no es jugar con tantos metros por delante y sus características propician que se debilite la faceta contragolpeadora del Atlético de Madrid, tan temible la temporada pasada con Costa. Si el Atleti hubiese querido otro tipo de partido en el Bernabéu -cabe preguntarse si había motivos para esperar tan atrás a un Real Madrid sin Luka Modric, Marcelo, Gareth Bale y Karim Benzema- o hubiese logrado otro tipo de encuentro, la utilidad de Mandzukic sería indiscutible. El guion del partido, sin embargo, dibujó otra cosa y ahí Mario se convierte en un delantero más, no en un atacante diferencial. En cierto modo, sirve esto como ligero atenuante de la actuación de Mandzukic frente al Madrid.

Nominalmente, el once del Cholo no fue ‘defensivo’. Alineó en la medular una de las combinaciones que mayor capacidad técnica aglutina: Tiago, Koke, Saúl y Arda. Sin embargo, la posición de su equipo sobre el terreno de juego no reflejó ningún tipo de atrevimiento o intención real de manejar el esférico con continuidad. Saúl Ñíguez completó tres pases en 45 minutos y Griezmann realizó 13 pases en 65 minutos. En conjunto, los rojiblancos completaron 220 pases frente a los 486 de los locales.

FIL MADRID ATLETICO 37

Koke, como el resto de sus compañeros, dedicó más tiempo a defender y a correr detrás del balón que a atacar en campo contrario (Foto: Focus Images Ltd)

En el ecuador del segundo tiempo, Simeone -que ya había empleado una sustitución para relevar a Saúl por Gabi- prescindió de Antoine Griezmann. ¿Apagado en el partido el francés? Sí, pero tan apagado como Arda, Koke o Mandzukic. Y el ‘7’ rojiblanco supera en velocidad al turco, al español y al croata, motivo suficiente para considerar como opción que se sitúase como ‘9’ con la entrada de Raúl García. El Cholo tampoco interpretó la amarilla que arrastraba Arda Turan como una razón de peso para inclinarse por el cambio del otomano en lugar de Antoine. No solo Griezmann es el más rápido, sino que además tiene gol y ahora ve portería con mayor facilidad que Mandzukic: seis de los ocho goles marcados por el Atleti en el último mes llevan firma francesa.

Pagó muy cara el Atlético la tarjeta roja recibida por Arda Turan, pero su influencia en el partido ya había sido escasa durante los 75 minutos previos, similar a la de Koke Resurrección. El turco se equivocó en la acción de su segunda tarjeta amarilla, algo que no exime al propio Arda, a Koke y a Griezmann de actuar muy por debajo de sus posibilidades. Los tres fueron una sombra de sí mismos. Fallaron ellos y quizás se equivocó en su interpretación del partido Simeone: temió excesivamente al Real Madrid y no exprimió hasta la última gota el talento acumulado en la plantilla rojiblanca durante los últimos años.

Un día antes de recibir al Real Madrid en el partido de ida, Diego Pablo Simeone compartió con los presentes en la sala de prensa del Vicente Calderón una idea suya acerca del nivel de los equipos: “Sí es verdad que en varias posiciones tienen más talento individual que nosotros”. Ocurre que esa diferencia de talento individual no es la misma cuando Carlo Ancelotti cuenta con toda la plantilla a su disposición que en una noche en la cual el talento madridista mengua y se reduce como consecuencia de la sanción de Marcelo, el esguince de Modric, los problemas musculares de Bale y la baja también por lesión de Benzema.

Diego Pablo Simeone: “El partido fue parejo, igualado, con un rival con más balón pero ocupando bien los espacios, trabajando en consecuencia de lo que necesitábamos. Cuando llegó la expulsión, el partido estaba perfectamente donde queríamos estar.”

El Atlético de Madrid pondrá fin a su temporada una vez que haya jugado otros seis partidos de liga. El broche al campeonato y el arranque del verano supondrán el inicio de un proceso de renovación que afrontará el club este verano en diversas posiciones: con predisposición para firmar a un fantástico lateral izquierdo, para buscar un mediocentro, algunas variantes en el centro del campo y la opción de un ‘9’ (no es ningún secreto el que gusta: Edinson Cavani). Posibles cambios en un frente ofensivo del Atleti al que hay que reconocer numerosas cosas que ha hecho positivamente esta temporada, pero también una incomparecencia que ha lastrado sobremanera al equipo en este derbi.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

6 comments

Que feo juega el Atleti algunos partidos. Habría que preguntarse si se le puede llamar ‘competir’ a jugar a 50 metros del arco rival y procurando más que no te hagan un gol a marcar uno.

Si Koke se la hubiera dado a Mandzu de cabeza en vez de chutar al marco probablemente otro gallo hubiera cantado. Aunque demasiado “amarrategui” lo que planteo el Cholo. En ningun momento busco aprovechar las bajas madridistas.

Y si el Madrid hubiera metido todas las que tuvo en el partido de ida ayer hubiera podido jugar con los juveniles. Escudarse en una ocasión marrada es obviar lo que ha sido la eliminatoria en conjunto.

Ayer y precisamente ayer, con la baja de Modric y con Ramos en el medio, creo que era el momento perfecto para que el Cholo intentase hacerle daño al Real Madrid en el medio, no quiso o no supo, creo que una mezcla de ambas, y optó por contras inexistentes con un Griezmann al que no le llegó ni un balón decente y soltar arriba a rambo Mandžukić, que se sacrifica como el que más, pero seguro, no es el que te va a ganar el partido con una acción aislada.

Además de los cambios, creo que el Cholo se equivocó planteando un 4-5-1 con Griezmann en la izquierda mucho rato casi de lateral izquierdo persiguiendo a Carvajal. Para el planteamiento que desplegó el Cholo, Mandzu no era el delantero más adecuado.

Quizás lo que buscaba Diego Pablo Simeone metiendo a Mandzukic arriba -aparte de poderío aéreo, obviamente- era aguantar balones para que avanzaran unos metros la gente del medio e intentar madurar jugadas, porque sabía que el equipo iba a vivir muy lejos de la portería de Casillas y las posibilidades de contraataque eran prácticamente nulas. Ir sumando pases y avanzando metros con el balón, poco a poco y sin asumir riesgos. Quizás por eso metió también a los mediocampistas que mejor manejo de balón tienen, explicándose así la entrada en el once de Saúl. Luego resultó que todos estuvieron muy imprecisos con el balón, especialmente Saúl, o desaparecidos, con parte de mérito de un Madrid que presionó bien.

Deja un comentario

*