El invitado sorpresa

El Gent estará en octavos si derrota al Zenit. Foto: www.rsca.be.

Los nervios hicieron temblar al Gent, pero la clasificación para los octavos de final no corrió peligro y el resultado disipa todas las dudas de lo que hubiese ocurrido sin el favor brindado por el Lyon en Mestalla. El campeón belga no jugó su mejor partido, ni muchísimo menos, pero alcanzó el objetivo marcado antes del pitido inicial que supera con creces lo que se esperaba de esta entidad en agosto. Como viene siendo habitual en los últimos meses, nadie cuenta con ellos pero terminan colándose en fiestas ajenas para convertirse en protagonistas. En Europa, arruinó la despedida continental de Gerland, complicó la participación del Valencia de forma decisiva y evitó que el Zenit cerrase la fase de grupos con un pleno de victorias que hubiese sido histórico en el club ruso.

El partido decisivo, el que entrará en la historia del Gent, fue bastante feo. A diferencia de otras ocasiones en las que destacó el virtuosismo de Dejaegere en el regate, la pulcra construcción de las jugadas saliendo desde atrás o la elegancia de Kums en el mediocentro, esta vez fue el turno del despliegue físico de Renato Neto y del esfuerzo de un incansable de Laurent Depoitre, participativo en ataque y generoso en la presión; los dos jugadores que definieron el encuentro. El Gent, nervioso, cometió bastantes errores poco habituales con balón. Los centrales se precipitaron en la toma de decisiones, arriesgaron en zonas donde no acostumbran y el equipo permitió que Danny participara mucho del juego ruso en el primer tiempo. El portugués fue de lo mejor de un Zenit en el que descansó el apercibido Hulk, que se quedó en San Petersburgo por precaución.

En los momentos decisivos emergió en la banda izquierda un futbolista secundario en esta Champions League (2ª titularidad) que sueña con ganar protagonismo en las próximas semanas. Moses Simon fue titular para reemplazar al tocado Dejaegere y firmó varias de las jugadas más destacadas del encuentro. Le faltó mayor continuidad, pero desbordó por fuera y puso un centro preciso para que Depoitre abriera la lata de cabeza y volvió a convertirse en el origen del segundo tanto del Gent, de Milicevic, que ya llegó cuando el Valencia perdía por 0-2 ante el Olympique de Lyon. Antes había empatado la contienda Dzyuba al aprovecharse de un error grotesco de Kums en un despeje defectuoso que puso en bandeja el tanto al ariete ruso, que ha mojado en los últimos cinco encuentros de la fase de grupos de la Champions. El resultado de Mestalla deslució la media hora final del encuentro porque lo que indicase el electrónico al término de los 90 minutos no iba a modificar el futuro de Gent y Zenit en la competición.

Moses Simon Gent www.rsca.be
Moses Simon fue el origen de los dos goles del Gent. Foto: www.rsca.be.

Sin embargo, el Gent presume de haber batido a los tres rivales contra los que se ha medido en la fase de grupos de la Champions y de convertirse en el primer conjunto belga que supera la fase de grupos desde que lo lograse el Anderlecht en la campaña 2000-01. De la mano de un Hein Vanhaezebrouck que se está ganando la etiqueta de leyenda del fútbol belga, el Gent cierra con el pase a octavos un 2015 mágico en el que se ha proclamado campeón de liga por primera vez en su historia. Sin individualidades brillantes, con unos defensores irregulares a título personal cuando no están bien arropados, con atacantes a los que les cuesta fabricarse sus propias ocasiones de la nada. Con flagrantes limitaciones que tarde o temprano un gigante del torneo arrojará a la luz sin piedad alguna, el Gent ha edificado un proyecto perfectamente competitivo a partir de un sistema a prori sobrio pero muy coherente. Han hecho de la sencillez una de sus principales virtudes.

Artículo relacionado: Así ganó la liga el Gent

Foto de portada: www.rsca.be

Related posts

1 comments

Es el rival que quiero en octavos para el Barcelona. Por la explicación del artículo pese a sus gestas, me da la sensación que es tan asequible o más incluso que el PSV o cualquier otro segundo.

Deja un comentario

*