Jens Lehmann: “El Arsenal debió ganar las Champions de 2004 y 2006”

Jens Lehmann en 2006 (Foto: Florian K.).
Jens Lehmann en 2006 (Foto: Florian K.).
Jens Lehmann en 2006 (Foto: Florian K.).

 

Estamos cenando en Düsseldorf la noche antes del Borussia Dortmund – FC Bayern. La Bundesliga ha invitado al acto, al que asisten periodistas de todo el mundo, a Jens Lehmann y a Christoph Metzelder, ex jugadores de la selección alemana y nacidos ambos en la zona de la Cuenca del Rühr. Aprovechamos para hablar con el famoso -y en su día controvertido- portero que ganó una Copa de la UEFA con el Schalke en 1997, una Bundesliga con el Borussia Dortmund en 2002 y una Premier League (2004) y una FA Cup (2005) con el Arsenal… En esta entrevista, Lehmann repasa los momentos más importantes de su carrera, incluyendo la final de la Champions que perdió ante el Barcelona en 2006 y su rivalidad con Oliver Kahn al quitarle la titularidad de la selección justo antes del inicio del Mundial de Alemania.

Jens, tú naciste en esta región. ¿Por qué hay tantos clubes importantes aquí? Tres equipos en Champions League ahora mismo, muchos en Primera División… ¿Por qué es tan importante el fútbol en Renania del Norte – Westfalia?

Por la población… Tenemos 22 millones de habitantes aquí, probablemente en 200 kilómetros… Por lo tanto surgen muchos talentos, y hay varios clubes que son apoyados por millones de personas. Por lo tanto no es tan difícil tener tantos clubes grandes aquí.

¿Entonces no tiene relación con ser una región de tradición obrera?

Sí, también. Yo crecí en un ambiente duro. Aquí la vida es difícil. Para salir adelante tienes que trabajar mucho, trabajar fuerte.

Naciste en Essen y jugaste en los dos grandes clubes de la Cuenca del Ruhr, el Schalke y el Dortmund. ¿Cómo ves ahora, tras retirarte, la rivalidad entre ambos?

No hay mucha diferencia. Puede darse que en un mismo barrio haya gente que apoye al Borussia y gente que apoye al Schalke. Su pasión por sus clubes es parecida. Morirían por sus clubes. Para un hincha del Schalke, ser del Schalke es una religión. Y el Borussia ahora tiene un nuevo eslogan, “Amor Verdadero”, que está propulsando ese sentimiento de pertenencia hacia una esfera más emocional aún.

Quizá internacionalmente tenemos la imagen de que, debido a la famosa grada de pie, el Dortmund tiene una hinchada más apasionada. ¿Pero el ambiente en el campo del Schalke es parecido?

Sí, sí, es parecido. Ambos tienen dos grandes estadios. Obviamente el Dortmund puede meter 20.000 personas más y tiene esa famosa grada, pero el Schalke es muy apoyado también por todas sus gradas y lo que ocurre es que ahora mismo están teniendo menos éxito a nivel deportivo. Espero que pronto mejoren en este sentido.

¿Es posible para el Schalke alcanzar el nivel y la dimensión que tiene el Dortmund ahora mismo?

Sí, por supuesto. Quizá necesitan reestructurar un poco el equipo con algunos fichajes, pero con esos retoques podrían competir al mismo nivel que el Dortmund. Tienen una gran base de aficionados, un gran estadio, una muy buena infraestructura… Todo está ahí preparado para dar sus frutos, pero necesitan aumentar su nivel.

¿Cómo recuerdas esa final que ganaste con el Schalke ante el Inter de Milán en la Copa de la UEFA de 1996?

Buah, fue uno de los momentos más emotivos de mi carrera. Veías a los aficionados del Schalke llorando en ese fantástico estadio en Milán… Habíamos estado veinte años sin participar en competiciones europeas. Nos clasificamos por primera vez en veinte años y ganamos el torneo inmediatamente. Sí, probablemente sea lo más emotivo que he vivido nunca.

¿Más que ganar el título de la Bundesliga con el Dortmund?

Ganar la Bundesliga con el Dortmund era normal. Pero ganar un título europeo con el Schalke, cuando todo el mundo consideraba que no éramos favoritos, fue fantástico.

Es cierto que el Dortmund había sido campeón de Europa no mucho tiempo antes, pero… ¿no fue un poco una sorpresa también que ganarais la Bundesliga en 2001?

No, no, teníamos un gran equipo en ese momento. No fue una sorpresa. Fue bonito al final ganar, pero no fue una sorpresa. Teníamos un gran equipo.

Recuerdo que Rosicky jugó muy bien esa temporada…

No sólo Rosicky. Teníamos también una gran defensa, con Christoph Metzelder, con Jürgen Kohler… Teníamos grandes jugadores.

Cuando creciste en Essen, ¿eras fan de alguno de estos dos clubes?

Sí, era más aficionado del Schalke, porque iba a casi todos sus partidos.

¿Tuviste problemas con esto cuando firmaste por el Borussia?

Sí, los tuve, no fue el movimiento más fácil que podía hacer, pero acabó bien. La gente lo acabó aceptando porque yo jugué bien, y eso es lo que ellos acabaron amando.

Luego te fuiste al Arsenal y ganasteis la Premier sin perder ni un solo partido en 2004. En ese momento quizá no parecía tan extraordinario lograr algo así, pero ahora tenemos la sensación de que es irrepetible. ¿Cómo recuerdas aquel magnífico equipo?

Teníamos un equipo excelente, jugadores fantásticos. Creo que ese equipo, en aquel momento, estaba jugando el fútbol más rápido de todos los tiempos.

¿En el mundo?

Sí, por supuesto. Deberíamos haber ganado la Champions League.

¿En 2004?

En 2004 y en 2006. Pero por algunas razones no lo logramos. Por ejemplo, el calendario que teníamos en 2004… En diez días tuvimos dos partidos contra el Chelsea, uno contra el Manchester United, uno contra el Liverpool y uno contra el Newcastle. Al final esa exigencia física no la pudimos soportar.

¿Crees que en 2006 erais mejores que el Barcelona?

No lo sé, no se puede saber. Porque después de veinte minutos estábamos jugando once contra diez, y eso ya no es un partido normal, así que no puedes decir quién era mejor.

¿Te arrepientes de haber hecho la falta en la final?

Por supuesto que me arrepiento. Desafortunadamente, ya era demasiado mayor para tener oportunidad de revancha.

Una vez expulsado, imagino que viste el partido desde la grada. ¿Qué pensaste en el minuto 70, con 1-0 ganando? ¿Pensabas que ganaríais?

Lo deseaba, creía en ello, pero al final no pudo ser.

¿Cómo era Thierry Henry en ese momento?

Era probablemente el mejor delantero del mundo. Y jugaba todos los partidos, como Cristiano Ronaldo ahora. Era un gran jugador.

¿Cuando volviste al Arsenal en 2011 al final de tu carrera, fue muy diferente?

No, fue divertido. Ya no había presión. Era divertirse en los entrenamientos, divertirse jugando en los partidos. Una sensación completamente distinta.

¿Pero qué diferencias percibiste en ese Arsenal que te encontraste en 2011 con respecto al que había sido campeón?

Era un equipo muy diferente. Habían hecho una transición desde la experiencia hacia la juventud y la mayoría de los jugadores estaban buscando hacerse un hueco en el equipo.

Tú fuiste el portero titular de la selección en Alemania 2006. ¿Crees que Jürgen Klinsmann fue el iniciador del fútbol alemán que estamos viendo ahora? Más ofensivo, jugado con más entusiasmo…

Sí. Él introdujo el tipo de trabajo físico que se está haciendo ahora, él trajo a los entrenadores que están ahora dirigiendo al equipo, él trajo nuevas actitudes… Creo que la nación alemana debe estarle muy agradecido. Ahora Jogi Löw está cogiendo ese trabajo y lo está transportando hacia un nivel diferente. Creo que los dos han sido muy influyentes.

¿Crees que en la manera en la que están jugando equipos como el Bayern o el Dortmund ahora también se percibe esa influencia de Klinsmann?

En términos del aspecto físico y de los nuevos métodos de entrenamiento creo que sí.

¿Y qué me dices de su carácter, de su manera de dirigir?

Jürgen es un chico valiente que tomó algunas decisiones cruciales que no eran fáciles. Como persona, y aquí no influye si sus decisiones te gustaron o no, tienes que admitir que es una persona fuerte.

Una de esas decisiones cruciales fue darte a ti el número 1 y dejar a Oliver Kahn en el banquillo. Antes de empezar la entrevista me dijiste que con Almunia, después de vuestra competencia en el Arsenal, ahora sí tenéis muy buena relación. ¿Ocurre lo mismo con Kahn?

Bueno, no somos amigos, pero tenemos una relación cordial siempre que nos vemos. Durante nuestra rivalidad tuvimos altibajos, momentos mejores y momentos peores, pero ahora está todo bien.

¿Un portero debe ser siempre así? ¿Debe ver a su compañero como un rival?

Bueno, yo sé que en España lo veis de una manera diferente…

¿Por qué?

No lo sé… Pero Almunia me lo ha dicho y otras personas me lo han dicho… En Alemania estamos acostumbrados a la competición y a sacar lo máximo de cada jugador.

Por lo tanto es algo general… No es sólo Jens Lehmann y Oliver Kahn que son así, sino que lo podemos encontrar en la mayoría de porteros…

Creo que se exageró un poco, porque nadie estaba ahí cuando sucedió, cuando nosotros vivimos nuestra rivalidad. Mira, los dos teníamos la misma edad y los dos queríamos jugar. Así que algo tenía que pasar.

¿Tú esperabas ser el número uno?

Por supuesto. Cada pensamiento estaba orientado hacia ahí. Era todo convicción.

¿Cuándo supiste que lo serías?

Cuando Jürgen Klinsmann me lo dijo dos o tres meses antes del Mundial.

Ya para terminar… ¿cómo ves este nuevo Bayern de Guardiola? ¿Qué te parecen estos cambios que ha introducido en un equipo tan ganador?

Pienso que su idea de poner a Lahm de medio centro ha sido muy buena. Este tipo de movimientos hacen pensar a los jugadores, les plantean retos. Creo que Guardiola está representando al Bayern de una manera fantástica.

Related posts

3 comments

Muy buena entrevista. Lehman era muy, muy competitivo. La rivalidad que mantenia con sus compañeros-porteros la llevaba al límite. No creo que en España fuera diferente, él la llevaba diferente. Recuerdo la final del 2006 como si fuera ayer, yo estaba en Paris. Me supo mal que la remontada se culminara con Almunia bajo palos.

Creo que se refiere a que en España lo normal es que un portero sea el titular y el otro acepte la suplencia. En cambio, en Alemania o desde su modo de ver, el suplente nunca acepta serlo y lucha al máximo para salir de inicio.

Es verdad que en muchas ligas los porteros suplentes aceptan este rol y solo se limitan a entrenar y dejar pasar las temporades. Esto pasa también debido a los entrenadores que no arriesgan lo más mínimo y mantienen a los titulares sin dar confianza y confiar en los otros porteros de la plantilla.

Deja un comentario

*