Julian Brandt brilla en la oscuridad

Julian Brandt of Bayer Leverkusen celebrates scoring the second goal for his team during the Bundesliga match at BayArena, Leverkusen
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
18/11/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***

EXPA-EIB-161118-0156.jpg

En una noche sin mayor estímulo para los futbolistas que aquel que cada cual se autoexige, asumieron el protagonismo los jugadores con más voluntad de reivindicarse ante sus entrenadores. Tanto Leonardo Jardim como Roger Schmidt introdujeron varias novedades en el once inicial del último encuentro de la fase de grupos, que poco tendrá que ver con la alineación que propongan en los octavos de final. Especialmente revolucionaria fue la formación de inicio en el cuadro monegasco, que rindió por debajo del nivel de las últimas fechas. El Monaco se quedó sin anotar por primera vez desde el mes de septiembre, cuando cayeron en el estadio del Niza por un contundente 4-0, y solo Boschilia, Dirar y Jean dejaron detalles interesantes. Más acertados se mostraron los futbolistas locales, efectivos de cara a portería y con un mayor control de lo que ocurría sobre el césped del BayArena.

Bayer Leverkusen 3 (Yurchenko 30′, Brandt 48′, De Sanctis pp. 82′)
Monaco 0

Monaco vs B. Leverkusen - Football tactics and formations

Quizás ayudó que Schmidt mantuviese una estructura más o menos reconocible, con un cambio por línea respecto a lo que podría ser la alineación de gala. El Bayer Leverkusen fue sólido en la medular y apenas permitió que el Monaco se desplegara en campo contrario al contragolpe, lo que poco a poco fue inclinando el campo hacia el arco de De Sanctis. Con la pelota más cerca del área visitante emergió la calidad individual de los jugadores del elenco alemán, superior esta noche al club del principado. Julian Brandt apareció en todas las jugadas de peligro y Chicharito puso a prueba a De Sanctis en un par de ocasiones en los primeros compases. Siempre con la participación de Brandt, que alumbró el camino hacia la portería monegasca. El Bayer Leverkusen obtuvo una merecida recompensa con el 1-0, que nació en un zapatazo de Yurchenko. El ucraniano se movió con libertad en la medular gracias al trabajo oscuro de Baumgartlinger, se asoció con los demás atacantes del Bayer Leverkusen y fue uno de los hombres más destacados en el equipo de la aspirina, con el que no ha dispuesto de demasiadas oportunidades desde que llegó en 2014.

El Monaco solo respondió con algunos destellos de Boschilia y Corentin Jean, claramente los futbolistas más enchufados en el cuadro de Jardim. El brasileño trabajó en defensa y estiró al equipo en ataque gracias a sus conducciones con la zurda, mientras el internacional sub-21 francés se movió por todo el frente de ataque, se ofreció entre líneas e intentó todo para convencer a su entrenador en su segunda titularidad con el Monaco. Sin embargo, su empeño no evitó que la segunda mitad fuese mucho más plácida para los alemanes. El Bayer Leverkusen castigó una pérdida de N’Doram en campo propio, en una oportunidad inmejorable para transitar. Çalhanoglu y Brandt se juntaron y el alemán superó la salida de De Sanctis. Pudo haber recuperado algo de emoción al partido Jean de no haber rematado al poste en el minuto 56 en una de las pocas ocasiones de peligro real del Monaco, inoperante en ataque una vez se agotó el combustible de Boschilia y el propio Jean. La sentencia llegó en un penalti disparado por Wendell al larguero que rebotó en la espalda de De Sanctis. Sin embargo, la victoria del Bayer Leverkusen no altera un ápice el escenario final del grupo, con el Monaco como primero y el equipo alemán como subcampeón.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*