A la Juventus le valdrá el empate en Estambul

Juventus Stadium - I.Conti

El FC Copenhague no ha sido el primer equipo que ha optado por dejar a Andrea Pirlo libre, cómodo, sin una marca más o menos fija. El Real Madrid en su visita al Juventus Stadium tampoco lo vigiló con una cautela especial, incidiendo más en protegerse de las llegadas desde segunda línea de Paul Pogba o Arturo Vidal.

De inicio, Solbakken colocó dos líneas de 4 muy juntas por detrás de Jorgensen y Toutouh, que basculaban a ambas bandas para presionar a los dos centrales encargados de circular la pelota (Padoin y Chiellini) mientras los carrileros se incorporaban a posiciones más ofensivas. Los daneses renunciaron claramente a la posesión (inferior al 40% al descanso), fiándolo todo a una contra, y trataron de resistir las acometidas de la Juve a partir de la calidad física de los 4 hombres que ocupaban las posiciones interiores en su entramado defensivo. Quizá la idea nórdica era jugar con la paciencia turinesa, necesitada sí o sí de un triunfo para depender de sí misma en la última jornada. Sea lo que fuere, el plan mostrado en los primeros cuarenta y cinco minutos no funcionó.

Se jugó siempre en 50 metros y eso permitió observar una imagen fija que permaneció invariable hasta el descanso, incluso después del gol de Vidal de penalti (cometido con torpeza por Jacobsen al extender ambas manos e impedir así que Pogba se hiciese con un buen balón colgado al área por Pirlo):

FCC

El FC Copenhague en fase defensiva

Juventus

La Juventus en fase ofensiva

Todo cambió en la segunda mitad, pese a que a la postre no le sirvió de mucho a los visitantes. El técnico noruego ordenó presionar más arriba y los italianos empezaron a flaquear atrás, con continuas imprecisiones de Cáceres y Padoin. Buena prueba de esta endeblez fue el gol danés: saque de banda largo al punto de penalti, Sigurdsson se impuso a todos los futbolistas juventinos y, tras un par de rechaces, Mellberg consiguió batir a Buffon con un disparo seco. Demasiado premio para lo mostrado en ataque por el FC Copenhague.

Los de Conte se rehicieron rápido gracias a su pegada: Vidal transformó un segundo penalti (esta vez cometido sobre Llorente) y un centro desde el costado izquierdo de Pogba fue rematado con acierto por el chileno, que conseguía su tercer tanto de la noche. Palabras mayores, porque solo Del Piero y Filippo Inzaghi habían logrado anotar un hat-trick con la Vecchia Signora en Europa hasta la fecha.

Conte decidió pasar al 4-4-2 en rombo a falta de media hora dando entrada a Marchisio por Padoin, para protegerse un poco más y no pasar apuros en el último tramo -el técnico italiano siempre recalca que el 4-4-2 es el sistema con el que se siente más protegida su defensa, pero no el más efectivo para sus intereses en ataque-. Y Solbakken introdujo en el terreno de juego a Kristensen y Amankwaa, casi a la desesperada. El marcador no se movió.

El 3-1 permite a la Juventus afrontar el viaje a Estambul con un poco más de tranquilidad (el empate los mete en octavos) y el FC Copenhague recibirá al Real Madrid con la intención de continuar en Europa, accediendo a la Europa League. Todo abierto hasta la última jornada.

ACCEDE AL RESTO DE POSPARTIDOS DEL MIÉRCOLES HACIENDO CLICK SOBRE EL QUE PREFIERAS:

Bayer 04 Leverkusen vs Manchester United
Shakhtar Donetsk vs Real Sociedad
Real Madrid CF vs Galatasaray SK
RSC Anderlecht vs SL Benfica
PSG vs Olympiacos FC
CSKA Moskva vs FC Bayern München
Manchester City vs FC Viktoria Plzeň
Foto de portada: I.Conti

Related posts

Deja un comentario

*