De Amsterdam a Cardiff

Zinedine Zidane (Foto: Focus Images Ltd)

La final de la Champions League de 1998 despertó al Real Madrid de un letargo de 32 años. Después de más de tres décadas sin alzar el máximo título continental, en un periodo en el que únicamente disputó la final de 1981 (perdida contra el Liverpool por 1-0 en París), el conjunto español dispuso de una nueva oportunidad para levantar la Séptima. En Amsterdam se cruzó con la Juventus, que afrontaba su tercera final de Champions consecutiva. Derrotó al Ajax en 1996, cuando los neerlandeses ostentaban la etiqueta de vigente campeón, y perdieron en Múnich contra el Borussia Dortmund. Y esta condición de dominador del fútbol europeo, de equipo que alcanzaba finales cada temporada, le confirió al conjunto italiano la etiqueta de favorito frente a un Real Madrid que terminó la liga en cuarta posición.

La Juventus también intimidaba por el respeto que imponían muchos de sus nombres. Didier Deschamps y Zinedine Zidane se convertirían pocos meses después en dos de los pilares de la selección francesa que alzaría la Copa del Mundo en París, Filippo Inzaghi y Alessandro Del Piero estaban llamados a liderar el ataque de la Italia del futuro, Edgar Davids ya había jugado dos finales de la competición con el Ajax y había una serie de futbolistas transalpinos contrastados que habían confeccionado la base del equipo finalista de las dos ediciones anteriores de la Champions. El avance de la competición había hecho olvidar que los turineses superaron la fase de grupos como uno de los mejores segundos gracias a un gol de Inzaghi ante el Manchester United en el minuto 84′ de la sexta jornada, pues la Juventus eliminó con cierta autoridad a Dinamo de Kiev y Mónaco en cuartos y semifinales. Por su parte, el Real Madrid fue campeón de su grupo y luego superó a Bayer Leverkusen y Borussia Dortmund (vigente campeón) en dos eliminatorias en las que los goles de Karembeu (tres dianas en cuatro partidos) y Morientes (dos goles) marcaron la diferencia.

Real Madrid vs Juventus - Football tactics and formations

La Juventus arrancó la final con la intención de dominar la posesión del choque, pero el primer tiempo deparó un partido igualado en el que se alternaron ocasiones de ambos equipos. Empezó mejor la Juventus, con Di Livio recorriendo toda la banda derecha con la intención de sorprender a la espalda de Roberto Carlos y con un Zinedine Zidane particularmente activo entre líneas. El francés lideró a su equipo en los primeros compases, ofreciéndose permanentemente para recibir en situaciones de ventaja, casi siempre libre de marca. Al ritmo de Zidane, la Juventus se asentó en campo rival en varios tramos. Deschamps filtró buenos envíos para su compatriota y Zidane encontró a menudo a Di Livio, con mucho más peso en la fase ofensiva que Pessotto, más tímido en ataque.

Zidane disparó fuera en la mejor ocasión bianconera del primer tiempo, sobre el minuto 11, mientras el Real Madrid terminaba de serenarse y hacía pie en el encuentro. El equipo de Heynckes quiso desplegarse casi siempre de forma muy vertical, precipitándose en ocasiones, pero con el paso de los minutos se calmó. Ayudó la extraordinaria actuación de Fernando Hierro, autoritario en todas sus acciones defensivas. El central andaluz se anticipó casi siempre a Del Piero hasta el punto de anular a uno de los futbolistas más determinantes de la Juventus, y luego se mostró acertado a la hora de sacar la pelota jugada. Así Hierro permitió al Real Madrid salir desde atrás y ganar en confianza y continuidad en el juego. Replicó el Real Madrid a las ocasiones italianas con disparos lejandos de Mijatovic y el propio Fernando Hierro que obligaron a Peruzzi a intervenir y luego creció la aportación de Mijatovic y Raúl, muy móviles. El serbio y el madrileño permutaron a menudo sus posiciones, aunque el que sería el capitán del Real Madrid en el siglo XXI partió principalmente desde la banda izquierda, con Seedorf en el lado opuesto. Precisamente Raúl perdonaría la ocasión más clara del Real Madrid -y de ambos equipos- en el primer tiempo, en una jugada en la que Mijatovic sorprendió a la defensa de la Juventus cayendo al perfil izquierdo para poner un balón que Raúl remataría fuera prácticamente en la frontal del área pequeña.

Real Madrid vs Juventus - Football tactics and formations

La Juventus recuperó algo de control antes del descanso, cuando volvió a aparecer Zidane para proteger el balón y ganar metros y cuando amenazó con algún que otro contragolpe que Sanchís y Hierro impidieron. Sin embargo, también Edgar Davids se jugó la expulsión antes del descanso con una entrada a destiempo que pudo marcar el choque. Lippi decidió intervenir en el entretiempo sustituyendo a Di Livio para dar entrada a Tacchinardi. Con este movimiento la Juventus reforzó un poco más el centro del campo, donde acumuló más efectivos y generó superioridades, pero a cambio perdió la profundidad que aportó el carrilero derecho en toda la primera parte. Sin Di Livio, Zidane, Davids y Del Piero se juntaron algo más por el sector izquierdo, obligaron al Real Madrid a recular y la Juventus vivió sus mejores minutos de la final. Sin embargo, el Real Madrid resistió. La zaga madridista se mostró sólida e Inzaghi falló dos oportunidades relativamente claras sobre la hora de juego. Cuando más sufría el Real Madrid, que apenas se podía desplegar al contragolpe en el arranque del segundo tiempo, llegó el gol de Mijatovic al recoger el rechazo de un disparo de Roberto Carlos que la defensa juventina no despejó de forma contundente. Fue su primer gol y único gol en esa edición del torneo.

Apenas un minuto después del 0-1, Inzaghi perdonó el empate en la ocasión más clara que dispuso el delantero nacido en Piacenza. Reaccionó rápido Lippi con la introducción de Fonseca, que situó a Davids como carrilero izquierdo y recuperó un esquema similar al que empezó el encuentro, pero el cuadro bianconero se atascó ante un Real Madrid mucho más firme y seguro atrás, reforzado anímicamente por el tanto de Mijatovic. El delantero montenegrino estiró al equipo español con buenos movimientos que sacaron de posición a los centrales turineses, y también ganó peso la sociedad Redondo-Karembeu en la medular, con el argentino acertado en los toques y el francés con una notable presencia física para chocar y recuperar balones.

Real Madrid vs Juventus - Football tactics and formations

Asimismo, el Real Madrid prescindió de Morientes para reforzar el centro del campo con la entrada de Jaime, mientras Lippi gastó su última bala para dar entrada a Antonio Conte a cambio de sacrificar al tapón de la medular, Didier Deschamps. Sin embargo, la Juventus se encontró con muchas dificultades para mover la pelota con fluidez en el último tercio e incluso perdió varios balones en zonas peligrosas en su campo, donde los centrales atesoraban menos calidad que sus compañeros para iniciar el juego. A menudo Zidane se vio obligado a retroceder muchísimo su posición para entrar en contacto con el esférico, y las mejores aproximaciones bianconeras llegaron en faltas algo ingenuas de Panucci cometidas en campo propio. La mayoría las ejecutó Zinedine Zidane, pero el Real Madrid resistió con oficio, liderados por el que seguramente fuera el mejor futbolista sobre el césped: el imperial Fernando Hierro.

Real Madrid vs Juventus - Football tactics and formations

Diecinueve años después, Real Madrid y Juventus reeditarán en Cardiff la final de 1998 con los papeles cambiados: el Real Madrid se ha convertido en el primer campeón de Europa que buscará proteger su trono en una final de la Champions desde la Juventus que perdió la corona en 1997 y afronta el duelo con una mayor cantidad de futbolistas que ya saben lo que es saborear la gloria de la competición más prestigiosa a nivel de clubes. De hecho, desde la final del 98, solo Valencia, Manchester United y Bayern han sido capaces de plantarse en la final de la Champions en dos ediciones seguidas. Desde la Juve del 97, solo el United llegó con opciones de revalidar el título logrado el año anterior. Nadie fue capaz de ganar ambas.

A general view of the stadium before the UEFA Champions League match at Amsterdam Arena, Amsterdam Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420 05/11/2014
El Amsterdam Arena acogió la final de 1998. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

12 comments

Para los que vivieron la final del 1998, ¿qué recuerdos guardáis de la Champions de ese año? En general todo lo que he leído y me ha comentado todo el mundo es que la Juventus era el equipo que dominaba Europa en ese lustro, aunque quizás no lo trasladó como debía. Y en cierta medida esa Champions del Real Madrid fue el punto de inflexión de lo que vendría después, de un equipo que acabó ganando tres Champions en pocos años. A mí me ha impactado particularmente el partido de Hierro en el revisionado. Superó por mucho mis expectativas, porque al final lo que ha quedado en la retina es la imagen del fuera de juego del gol (que lo es, sin duda), pero en el texto quería ahondar más en cómo se desarrolló futbolísticamente la final.

Muy buen texto Tomas!! (como siempre, vaya) Yo que soy casi de tu quinta no he tenido el gusto de verlo, pero lo que me han hablado lo reafirmas tu en el texto: esta victoria renació al Madrid en Europa (con un gol ilegal jejeje, fallando en demasía la Juve). Una pena las dos finales del Valencia que comentas…Como Ché que soy espero volver a vernos ahí, aunque de momento lo veo muy pero que muy difícil

Es que Hierro era una cosa muy seria… lo fue como centrocampista llegador, y luego como central (hablo sólo de la etapa en el Madrid). Luego vino un declive físico que suplió con su conocimiento y su, en ocasiones, violencia, porque vaya entraditas que se marcaba en sus últimos años. Pero en su plenitud como central, para mí, de lo mejor que he visto, como iba al cruce, como sacaba la pelota, aquellos pases largos… y luego su peligro a balón parado. Uno de los mejores de siempre, sin ninguna duda.

Es que Fernando Hierro puede competir por ser el mejor central mundial de los años 90 con cualquier de esa época, se habla mucho de Baresi (aunque este casi más de finales de los 80), pero no ve a HIerro muy inferior en nada a Franco y si superior en salida de balón, en tiro, en juego aéreo. Mismamente ese año en el Mundial de Francia, en la conocida derrota frente a Nigeria de España 2-3, da un paso de 40 metros hacia Raúl que acaba en golazo del jovencito madrileño frente a los nigerianos voleando el pase del malagueño.

La verdad es que había mucha jerarquía y personalidad en ciertos jugadores de ese 11, mismamente Hierro, Redondo, Roberto Carlos y Raúl, unidos a la aportación y experiencia de Illgner, Sanchís y él mismo Pedja. Luego las aportaciones estelares de Karembeu para llegar a esa Final, eso era más inesperado que por poner un ejemplo, qué Danilo sea decisivo esta noche

Hola Tomás, buen artículo. Hay un error cuando mencionas “desde la final del 98, solo el Bayern ha sido capaz de plantarse en la final de la Champions en dos ediciones seguidas.” ya que el Valencia jugó la del 2000 y la de 2001, aunque perdiese ambas.

Cierto, cierto, cierto. Que ahí tiré de memoria y se me pasó el caso ché. Añadido al texto y corregida la errata. Y reformulo la idea del cierre, que quería destacar una cosa que igual no terminaba de quedar clara en la primera redacción. ¡Gracias por el aviso!

Seedorf había tenido polémica y enfrentamiento con Heynckes porque lo ponía en banda y él decía que ya tenía un status para algo más. La temporada anterior con Capello había jugado en banda derecha con mucho sacrificio e ida y vuelta y quedó chamuscado, nunca fue un jugador de vaciarse por el equipo. Pues tras esta polémica con Heynches, ocurrida en otoño, fue cuando se fraguó el fichaje de Karembeu, en dura pugna con el Barcelona.
Karembeu siempre que participó, lo hizo en banda derecha, realizando grandes partidos sobre todo en Champions League y ante el Dortmund. Pues bien, tras las exhibiciones de Zidane, Heynckes sorprendió a todos en la final intercambiando las posiciones de Seedorf y Karembeu, para que este último fijara y casi marcara en individual a su compatriota. La jugada salió bien.

Buen matiz en el tema de Karembeu, que es absolutamente cierto y fue uno de los detalles que sorprendió en los planteamientos iniciales. Le costó al Real Madrid neutralizar a Zidane, sobre todo en la primera media hora inicial, pero cuando Redondo y Karembeu se asentaron en el choque acabaron limitando bastante la influencia del mediapunta galo. En la medida que era posible frenar a uno de los mejores jugadores de Europa en ese momento, claro.

La idea general que había en ese momento, que yo recuerde, era de una juventud que funcionaba como una máquina. Daba igual que piezas cambiarás, el colectivo estaba muy por encima del resto de equipos del momento. Se consideraba que el Madrid tenía más talento individual, pues a pesar de lo que ha sido Zidane, en el imaginario colectivo la gran figura de la Juve era Del Piero. Recuerdo un Madrid muy nervioso al principio, un partido imperial de Hierro y el cambio de posiciones de Raúl y Mijatovic, cuando este último cayo a banda izquierda, que fue un dolor de cabeza para la Juve.

Es más, en la Champions disputada por el club blanco 2 años antes (la 95/96) caímos ante la Juventus, donde la figura goleadora fue Del Piero. 1-0 en la ida (gol de Raúl con 18 años) y caímos 2-0 en la vuelta (Del Piero y Padovano)

Seedorf con Capello jugaba de segundo mediocentro con Redondo. Victor y Raul por banda con Suker y Pedja arriba. Ahi le gustaba. Heynckes lo manda a banda ocasionalmente. Con Hiddink es cuando se las tuvo tiesas.

Deja un comentario

*