La fiesta del Parken

El Parken sueña con los octavos de final (Foto: Guillerme Baviere)

Los saques de esquina se celebran casi como un gol. El mayor peligro de cualquier equipo nórdico son las jugadas a balón parado. Tópicos para definir el juego de los conjuntos del norte de Europa. Es decir, perfectamente aplicable a un Copenhague que decidió el partido gracias a un golazo. Gracias al juego asociativo y por el césped de los suyos.

Inició Daniel Braaten de tacón, que se la cedió al brasileño Claudemir, que de primeras abrió el juego a banda derecha. Apareció por ese carril el islandés –uno de los mejores del encuentro hasta que se lesionó– Rúrik Gíslason, que con un centro raso y preciso se la puso a un Braaten que, de nuevo de tacón, marcó el gol. El gol de la victoria. El gol que permite soñar a una afición que llenó un Parken festivo.

El Parken sueña con los octavos de final (Foto: Guillerme Baviere)
El Parken sueña con los octavos de final (Foto: Guillerme Baviere)

Era el guion perfecto para Stale Solbakken. Salir intensos, marcar pronto y esperar atrás para aprovechar alguna contra. De hecho, tras el gol inicial, los daneses perdonaron el segundo. Remató de cabeza Nicolai Jorgensen al poste después de un buen centro del sueco Bengtsson.

Tras su caraja inicial, el Galatasaray se vino arriba. Burak Yilmaz –el más incisivo durante la primera parte– lo intentó en un par de ocasiones. Felipe Melo remató a la madera y Didier Drogba envió un balón a las nubes cuando ya se cantaba el empate. Antes del descanso, Braaten pudo marcar el segundo pero se topó con una gran intervención de un Eray Iscan que sustituyó a Muslera. El equipo de Roberto Mancini, que decepcionó en su puesta en escena, notó la ausencia de un Sneijder que se lesionó justo en su mejor momento de la temporada.

El guion de Solbakken seguía en pie. 1-0 al descanso. Sólo quedaban 45 minutos. Y el Kobenhavn aguantó.

Casi sin pisar campo contrario, el equipo danés supo jugar con esa mínima ventaja. El brasileño Claudemir, que ya marcó en Estambul, se multiplicó en el centro del campo a la vez que la defensa rechazaba todos los centros laterales de los turcos. Albert Riera, que fue titular, estuvo impreciso en los centros. Mientras, Drogba continuaba topándose contra el muro danés y así hasta que Martin Atkinson decretó el final.

La grada festejaba un triunfo que deja a su equipo, el Copenhague, con cuatro puntos y que sigue sin conocer la derrota en fase de grupos jugando de local. El grito de alegría de Solbakken en la banda era el grito de un Parken que sueña. Que sueña con el pase hacia los octavos.

ACCEDE AL RESTO DE POSPARTIDOS DEL MARTES HACIENDO CLICK SOBRE EL QUE PREFIERAS:

Shakhtar Donetsk vs Bayer 04 Leverkusen
Real Sociedad vs Manchester United
Juventus vs Real Madrid CF
PSG vs RSC Anderlecht
Olympiacos FC vs SL Benfica
Manchester City vs CSKA Moskva
FC Viktoria Plzeň vs FC Bayern München

Related posts

Deja un comentario

*