La hora de Ancelotti

Real Madrid v Cordoba CFLa Liga

Quizá el principal regalo que hizo José Mourinho al Real Madrid durante sus tres años en la capital fue la modernización integral del club. La fórmula blanca se había quedado profundamente obsoleta en el entorno competitivo de entonces (7 años sin pasar de octavos de final de Champions League, fuera del bombo de los cabeza de serie, proyectos y entrenadores que se diluían como azucarillos…) y el entrenador portugués, que sabía cómo llegar a la gloria más absoluta en el más reciente presente, enseñó a la institución el camino hacia el éxito en el fútbol moderno, que nada tenía que ver con aquel fútbol en el que el Madrid fue grande por última vez. Tres años en los que en el Real cambiaron cosas que parecían casi intrínsecas a la institución: el entrenador era absolutamente indomable por gente alejada del sentido más técnico del fútbol. Él tomaba todas las decisiones, él decidía altas y bajas, él confeccionaba la plantilla y tenía potestad (y valor) para hacer las alineaciones y planteamientos frente a cualquier presión de tipo social o jerárquica. “Prefiero tener problemas con la gente, con la prensa o con media ciudad, que tener problemas conmigo mismo”, llegó a decir. Con sus errores, que por supuesto los tuvo, Mourinho engrasó a un Real Madrid que llevaba tiempo oxidado, lo convirtió en una institución deportiva acorde a los complejos tiempos que corrían y lo situó en la concurrida élite europea.

Mourinho-Chelsea-FocusMourinho ha sido una figura muy importante en la historia reciente del Madrid. Foto: Focus Images Ltd

Mourinho despertó al elefante y Ancelotti lo serenó

Fruto de la profunda revolución que tuvo que hacer en el club y de su peculiar personalidad, el equipo vivía en un permanente estado de excitación y la llegada de Carlo Ancelotti fue un acierto en ese sentido. El Madrid ya era un equipo moderno que sabía competir al más alto nivel, pero le faltaba un puntito de calma y serenidad para rendir en los momentos clave (la expulsión de Pepe en semifinales ante el FC Barça en 2011, no saber gestionar la ventaja ante el Bayern en 2012, no acudir con la tensión competitiva adecuada al Westfalenstadion en 2013 y no materializar las ocasiones de la vuelta…). El entrenador italiano hizo un extraordinario trabajo sabiendo aprovechar el legado de su predecesor, pero aportando su experiencia tanto en el apartado táctico como en la gestión de un grupo bastante complejo. Entre eso y el salvaje hambre de pasar a la historia con la Décima que impregnaba a la descomunal plantilla que entrenaba, el conjunto blanco alcanzó la ansiada orejona. El Madrid volvía, por fin, a la cima. Era la hora de tomar las decisiones que iban a marcar el nuevo rumbo del club.

La lógica indicaba que lo que había que hacer era aquello que había devuelto al club blanco a la élite competitiva, seguir con el funcionamiento interno del club que Mourinho instauró. Sin embargo, en vez de aprender de sus fracasos y del legado del exitoso entrenador portugués, el Madrid decidió volver a aquellos vicios que habían lastrado su última década. A la hora de elegir entre modernidad y folclore, la dirección apostó por dejarse llevar por su tendencia natural.

Di María Real Madrid FocusDi María abandonó Concha Espina con destino Manchester. Foto: Focus Images Ltd

Las decisiones tras la Décima

Si hace años nadie había tenido el valor de frenar a tiempo el prolongado protagonismo de Raúl pese a que su rendimiento deportivo estaba lejos del más alto nivel y eso tuvo consecuencias graves en los logros del club, esta vez se ha vuelto a tropezar con la misma piedra. Iker Casillas llevaba años sugiriendo que estaba lejos del nivel que un portero del Madrid exige y los últimos meses han sido la confirmación de aquello. Tanto en las competiciones que disputó con el equipo blanco en el último año como, sobre todo, en el Mundial con España pareció evidente que la época del posiblemente mejor portero de la historia del club debía ser agua pasada, al menos en el Real. Era una decisión dura, dolorosa y que seguro que no iba a tener la aceptación de todo el entorno, pero que había que tomar si el Madrid quería ser una institución deportiva del siglo XXI. Por h o por b se decidió elegir el camino exactamente contrario y cometer lo que desde fuera parece una injusticia deportiva que no sólo contamina el ambiente de competición sana, justa y “meritócrata” que debe presidir un vestuario, sino que ya empieza a costar puntos que pueden ser determinantes a la hora de los títulos.

Si hace años el error fue no saber combinar los fichajes mediáticos que por su modelo el Madrid debe hacer con las necesidades deportivas del club, este año se ha seguido un camino parecido. El equipo blanco tenía una plantilla cerca de ser redonda que le había llevado a ser campeón de un doblete por primera vez en más de 20 años. Lo lógico era dar continuidad a aquella estructura consolidada de equipo campeón y hacer los dos o tres retoques que parecían necesarios (portería y profundidad de banquillo, sobre todo) para seguir compitiendo, alimentar el hambre y tratar de evitar que el conjunto merengue quede sedado por el éxito. Era el verano más sencillo en años. Contrariamente, se eligió optar por una inesperada revolución que permitía encajar fichajes de campanillas. Dos de los hombres que casi indiscutiblemente estaban entre los cinco más importantes del equipo (no sólo el año pasado, sino el último lustro me atrevería a decir), extraordinariamente valorados por su entrenador, abandonaron el club y se fichó a dos extraordinarios jugadores, pero que tras la salidas de estos tenían un rol incoherente. Ni Kroos ha demostrado ser un mediocentro de garantías que permita un equilibrio táctico como el que fue seña de identidad del club durante el año pasado y como es absolutamente necesario si quieres optar a ganar la Champions League, ni James (que no tiene la versatilidad de Di María y difícilmente alcance su talento) ha jugado de interior prácticamente nunca en su carrera. No es descartable que, fruto de su indudable calidad, lleguen un día a serlo, pero la realidad es que el Real, que tras 12 años por fin había alcanzado la fórmula del éxito, volvía a partir de cero. Era un equipo por formarse sólo cuatro meses después de haber sido el mejor equipo de Europa.

Illarramendi-Real Madrid-FocusIllarramendi decepcionó en su primer año. Foto: Focus Images Ltd.

Y entre tanto… El Basilea

El Real Madrid, por supuesto, aún está a tiempo de reaccionar y dar con una fórmula nueva que involucre coherentemente a su extraordinaria nueva plantilla, pero por el camino ya ha perdido seis valiosísimos puntos en Liga y ha dejado un goalaverage desfavorable frente a un rival directo por el título. La pura competición ya está aquí, el Basilea ya duerme en el centro de Madrid y su entrenador tiene que actuar para devolver la estabilidad al equipo antes de que sea demasiado tarde. El conjunto blanco tiene atacantes tan brutales que ha tenido minutos de gran juego, pero empieza a sufrir consecuencia de sus decisiones de verano: sin un mediocentro puro y con el pánico que provoca su portero es difícil encontrar el equilibrio clave para saber gestionar los partidos. Kroos es extraordinario, es un centrocampista dominante que impone el juego que quiere, pero no sabe posicionarse como pivote y jugar sin mediocentro siempre acaba dando problemas. Ancelotti tiene dos opciones: seguir apostando por él tratando de que con el tiempo se adecue a su nueva realidad, o confiar en Asier Illarramendi, el único 5 puro del que dispone, lo que parece la decisión más coherente si se pretende seguir un rumbo futbolístico parecido al del año pasado. Apostar por Illarra permitiría ver a las mejores versiones tanto de Kroos como de Modric y ayudaría al equipo a encontrar el tan ansiado equilibrio. Su año pasado no fue tan malo como la impresión general advierte, de hecho tuvo varios partidos de bastante nivel, pero su desafortunada primera parte en Dortmund dejó en la narrativa que aún no está preparado para el reto que supone ser el pivote titular del Madrid y su entrenador no se ha encargado de desmentirlo. Ponerle ahora sería una decisión valiente, ya que obligaría a relegar a un papel menos protagonista a una apuesta del club como James. También lo sería dar (o no) por fin la titularidad a Keylor Navas, algo que a priori solucionaría algunos problemas dramáticos del equipo como lo son ahora mismo las jugadas a balón parado o el nerviosismo de su defensa. Se decante por esta u otras opciones, es la hora de Ancelotti: de que intervenga como entrenador, de que lidere los cambios necesarios y tome decisiones valientes. Tras la dura derrota ante el Atleti, el partido de mañana supondrá una oportunidad para ver hacia dónde evoluciona el equipo. Debe empezar a carburar ya.

Manchester United, Chelsea, Bayern, Tottenham o Red Bull Salzburg son sólo algunos de los equipos a los que el Basilea ha ganado en los últimos años, uno de los proyectos más frescos y mejor gestionados de Europa. Shaqiri, Xhaka, Salah, Sommer, Stocker… El conjunto suizo ha sabido encontrar el talento e ir sustituyéndolo sin perder competitividad. Cinco ligas seguidas le contemplan y no en vano está en el segundo bombo de la Champions League. No es una perita en dulce.

Chelsea v FC BaselUEFA Champions LeagueEl Basilea está especializado en milagros. Foto: Focus Images Ltd

Este verano ha cambiado de entrenador (Murat Yakin por Paulo Sousa) y se ha reforzado con Vaclik para sustituir al eterno Sommer, con la experiencia de Walter Samuel o con el interesante interior Gashi. Al perder bastante potencial en los extremos, uno de sus principales focos de peligro es el veterano Streller y su laborioso trabajo frente a los centrales blancos, habilitando a los centrocampistas que lleguen en segunda línea (Frei, El Neny, Gashi o incluso Kakitani). ¿Será el Madrid su próxima víctima?

Vaclik vs Away team - Football tactics and formationsAlineaciones probables. Santiago Bernabéu, 20:45.
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

15 comments

Grande Willy, para variar, aunque disiento un poco en algún punto.

Creo que la planificación del Madrid no era mala el 24 de agosto, todo lo contrario, teniendo en cuenta que Carlo había contado para este temporada con un 442. James por Di María, Keylor por Diego López, Kroos por Casemiro (pasando Xabi a jugar menos minutos), y Chicharito, aunque llegaría más tarde, por Morata. El problema llega con la marcha de Xabi, que por sus circunstancias (fecha y nivel del jugador) evita un fichaje de su nivel en su posición y resta un activo. Creo que Xabi no iba a ser titular indiscutible este año, pero iba a jugar muchísimos minutos.

Sin Xabi y con 433, Carlo se lleva jugando las castañas con Kroos-Modric-James; donde Kroos ejerce de mediocentro, y no lo es; Modric no está al nivel del año pasado y James no es interior. Los entrenadores saben más que nosotros, pero a mí me parece que no es un esquema válido ante un rival de entidad por su escasa presencia defensiva. Parece que el modelo es defender con el balón, pero si el rival ataca en posicional, el sistema parece muy frágil. Varane de mediocentro, Illarramendi o incluso cambiar a James por Isco, que ya ha jugado ahí, podrían ser alternativas a corto plazo.

Por último, hago hincapié en el tema de la portería de nuevo. Creo que es bastante evidente que el portero titular del Real Madrid no está entre los 20 mejores del mundo (o 50, si se me permite exagerar) y si bien no tiene fallos garrafales desde hace un mes, transmite una inseguridad insoportable. Hay fotos mostrando cómo defiende a balón parado o los centros laterales con él. Y las cifras de goles encajados/tiros a puerta son dramáticos.

Interesantes razonamientos.

Por mi parte, creo que Casillas tampoco está tan mal como dicen, ni obviamente tan bien como antes (también es cierto que en esta misma web dije que Diego Costa iba a ser un nuevo Güiza, así que no soy precisamente una voz autorizada para hablar de estados de forma). Si hablamos de situaciones concretas, como balones aéreos, el problema lo lleva teniendo Casillas desde que tengo memoria -y mi primer recuerdo de Iker es el Mundial de Corea-, la pregunta sería por qué el Madrid ha pasado en un verano de ser un equipo temible por arriba, con Ramos a la cabeza y tanto en defensa como en ataque, a ser un coladero. También es cierto que a Iker, en épocas de Luxemburgo o Capello, le he visto no ganar partidos porque no podía meter goles, pero sí salvar muchísimos partidos y puntos cuando el equipo daba para lo justo, y ahora su influencia en los resultados es nula.

Un factor al que creo que se está dando poca importancia es Modric. Si bien ya no está Xabi Alonso, una de dos, o Ancelotti le habrá dicho que siga haciéndolo igual que con el donostiarra o que ayude un poco más en defensa a Kroos, ¿no? Pues, a mi parecer, ni lo uno ni lo otro; no está siendo ese constante incordio en defensa y en ataque de la pasada temporada, ni se le ve precisamente entregado a tareas defensivas. Tampoco se suma al ataque ya. Ahora mismo está como Casillas, siendo un invitado más, no influencia su presencia en nada.

Luego hay una casa clara, y es que a James nos lo vamos a comer en los onces sí o sí. Teniendo en cuenta ésto, para conseguir nuevamente el anhelado equilibrio se antoja urgente la entrada de Illarramendi. Incluso Khedira -no recuerdo ahora si está lesionado-. Otra posibilidad es volver al 4-2-3-1, con línea de tres Bale-James-Cristiano, y el mediocentro para Modric y Kroos, o uno de éstos más Illarramendi o Khedira. El cambio de sistema sería más para adaptar a James y ya de paso, dar cabida a mejores aportaciones de Isco. Para mí este nuevo cambio de sistema debería haber sido la reacción de Ancelotti a la marcha de Di María.

Y en cuanto al funcionamiento del club, totalmente de acuerdo con lo que has dicho tú. Kroos era una ganga que no se podía dejar escapar, y menos a un rival directo en Europa, pero James era un fichaje innecesario, por cuestiones deportivas y económicas (estaba claro que con el Fair Play financiero iba a tener que marcharse alguno de los grandes para mantener las cuentas). Navas era un buen fichaje si se marchaba Diego López, pero lo que realmente hacía falta era un delantero que aporte algo distinto a Benzema. Chicharito en ese sentido es un buen fichaje, aunque quizá había gente con más credenciales que el mexicano. ¿Adebayor de nuevo? ¿Recuperar a Joselu? Yo soñaba con un Negredo o, por qué no, Dzeko… Falcao a este respecto era algo quizá muy salvaje, teniendo en cuenta que o bien el colombiano o Karim se iban a ir al banquillo, ya que dudo que Ancelotti fuera a promulgar la competencia feroz como Mourinho hizo con el francés e Higuaín. Y también se podía haber planteado la marcha de Arbeloa, otro que pasa por el mismo momento que Casillas, y haber traído a un nuevo lateral (o haber promocionado a Lucas Vázquez desde la cantera), aunque esto ya es más difícl ya que actualmente al alto nivel no priman los grandes nombres para esa posición, como ha demostrado el hecho de que el Barcelona haya tenido que traer a Douglas.

Lo que está claro es que algo, lo que sea, cambia, o esperan otros diez años de absoluta nada en la casa blanca.

Lucas Vázquez es interior, no lateral, y se ha marchado al Espanyol. Actualmente, en la cantera no hay nadie que esté despuntando como para merecer la oportunidad.

A mí modo de ver el problema, con los que cuenta Ancelotti, reside en recuperar el nivel, la confianza y la concentración, en mejorar las acciones a balón parado y en adaptar a James.

Más allá de esto, se necesita urgentemente un mediocentro, el único en plantilla es Illarramendi, que bien podría ser Luiz Gustavo; y un 9, y aquí coincido contigo: un Joselu, un Negredo, un Dzeko, un Mandzukic.

¿Qué tal Kakitani? yo daba por hecho que iba a la Bundesliga, siguiendo los pasos de tantos asiáticos (coreanos y japoneses principalmente) en las últimas temporadas, pero oye, va a ser interesante ver cómo lo hace en el Basel.
A priori, partido muy desequilibrado, sobre todo por las bajas en defensa de los suizos con respecto a la pasada temporada.

Si que es verdad lo que comentas de que dejo algún partido bueno Illarra el año pasado, pero no estoy seguro de que sea como 5, sus mejores actuaciones son con un jugador mas posicional al lado, ya sea el año pasado en el Madrid o en la Real con Bergara.

El unico espejismo de que pudo ser un enorme 5 fué el brillante europeo sub21 que se marco (y donde creo que se ganó su fichaje por el Madrid)

Estoy bastante de acuerdo, básicamente de acuerdo con el fondo del artículo: suscribo la opinión principal (creo que resumida en este fragmento: «Era el verano más sencillo en años. Contrariamente, se eligió optar por una inesperada revolución que permitía encajar fichajes de campanillas. Dos de los hombres que casi indiscutiblemente estaban entre los cinco más importantes del equipo…», y, en mi opinión, perfectamente razonada en cuanto a las características de los sustitutos de estos dos jugadores). Nada que añadir, solo recuerdo que en esta «piedra» se lleva tropezando año tras año (Makélélé, Redondo, Snejder…). Un problema crónico, y por factores ajenos a lo que es la planificación deportiva estrictamente hablando.
Sí me gustaría matizar:
a) Mourinho: no se le puede negar el carácter competitivo que da a sus equipos, ni su capacidad táctica; pero es necesario recordar que, en el balance final de su etapa es, en cuanto a resultados, el peor entrenador de todos los tiempos del club de entre aquellos que estuvieron tres temporadas. El peor. Por cierto, el problema que señala el artículo con este entrenador se volvió a repetir el año pasado con el Chelsea (eso sí, yo creo que este año tiene muchas posibilidades de llegar a la final, a ver cómo salen los cruces). Y, en mi opinión, un mal gestor de grupos, lo cual ha dejado además consecuencias negativas que aun persisten.
b) Illarramendi. No estoy de acuerdo en que la primera parte de Dortmund sea la prueba de que aun no esté preparado. Creo que eso aun no se ha podido comprobar. Aquel partido fue un problema colectivo donde solo se salvó el portero (será mi tercer matiz).
Para saber si Illarra está preparado, o no, habrá que hacer con él lo que con Modric: alinearlo en su puesto y durante varios partidos seguidos. Entonces ya se podrán sacar conclusiones más definitivas. Confieso que no lo seguí mucho en la Real, pero en la sub 21 fue un escándalo total de jugador. Me gustaría comprobar si vale o no, pero creo que aun no se puede saber.
c) Casillas. Lo mismo, o parecido que con Illarra, creo que aun no se puede saber si es ya el momento de sustituirlo definitivamente o no. Si bien no se puede negar que acumuló errores en la final de LC y el Mundial de forma definitiva, tanto en un caso como en otro (y me centro en el Madrid), también veo un problema colectivo de dificultad de acoplamiento del equipo, de desequilibrio, de falta de actitud y concentración en la marca en balón parado (otro problema crónico), etc. O, dicho de otro modo, se ponga a Diego López, a Navas o al mejor en ese puesto en el que pueda pensarse, mientras no se solucionasen los otros problemas, no cambiaría nada.

Solo disiento y fuertemente, en el aspecto del 9. El Maseid carece de 9. Benzema es un chiste con patas que el Real Madrid se empeña en mantener de tiitular y sin competencia. Ese Raúl que estaba lejos de su nivel llevo al schalke a ganar la copa alemana al todopoderoso bayern de Heynckes y a las semifinales de la champions league, por no hablar del meneo que el solo le metio al athletic club de bilbao. Para mi sin lugar a dudas es mas urgente un 9 que de goles que un cambio en la porteria( que también es urgente). Un saludo

Coincido en muchos puntos con el artículo. No obstante, creo que la presión para Ancelotti es tan grande para que juegue James que pocas veces vamos a ver un centro del campo Illarra-Kroos-Modric como propones. Hay que inventar un nuevo sistema y un nuevo estilo que permita esconder las debilidades defensivas del centro del campo, y creo que ese estilo pasa por posesiones largas, larguísimas, cosa de la que son perfectamente capaces de hacer contra casi todos los equipos de la liga y muchos de la champions por pura superioridad. Ya el año pasado se vio en la larga racha en liga de partidos sin perder que el dominio del partido era brutal, se hacía lo que quería el madrid, si quería tocar y devolver Modric estaba en todas partes, si se quería romper conducia y se sumaba al ataque Dimaria y entre los cuatro de arriba con un pase y un ragate ya era gol.

Se ha demsotrado este verano no sólo que el que manda en el madrid es el presidente, sino que el mejor entrenador que existe sobre la tierra para este club, este club tal y como está configurado ahora mismo, en lo que se ha convertido como institución ultramediática, es Ancelotti. ¿Alguien piensa que un Benitez, un Mourinho, un Klopp, un Conte (por mucho menos se fue de la Juve), un Guardiola soportaría lo que le han hecho este verano a Ancelotti? Sólo se me ocurre un entrenador de élite que haya soportado algo por el estilo, y es Wenger durante ese largo periodo en el que los mejores futbolistas de la plantilla se despedían cada verano del Emirates. A Ancelotti le gustaba Diego Lopez, y se lo venden, es ridículo, como va a poner a Navas titular despues de recibir ese mensaje. Aunque quiera no puede, y no lo va a hacer salvo que el Madrid esté a 15 o 20 puntos del Barça y fuera en octavos de la champions.

Ahora bien, respecto a Illarra, la presión para él esta temporada va a ser brutal. No será titular, pero cuando juegue, cuando se recurra a él, se va a esperar que pueda ser Xabi Alonso de inmediato. Y eso significa ser el ancla del equipo, liderar (cosa para la que no le veo hecho), estructurar la defensa y el ataque. Lo que Kroos no pueda hacer, todo eso es lo que Illarra tendrá que cumplir. Lo que hacía Alonso era muchísimo y no era la parte bonita o divertida. Creo que en parte se va con pep por eso, para disfrutar, se le ve siendo más el jugón que no le dejaron ser en el madrid por que los medios defensivos que había (Khedira) no se lo permitían. Creo que para Alonso cada partido en el Madrid durante 5 años era un sacrificio enorme, encontrarse sólo para empezar las jugadas y casí también para defender. El año pasado fue en el que más ayuda recibió con el famoso equilibrió gracias a Modric y Dimaria, y mira por donde ganamos la champions.

Chicharito es el fichaje perfecto, por que es probablemente el mejor nueve que vas a encontrar que sea de perfil opuesto al de Benzema y que asuma ser suplente y aún así aporte. Por ejemplo Negredo solo rindió dos meses en el City el año pasado, y fue cuando era titular, cuando salía de suplente no jugó nada bien. Dzeko o Mandzukic habrían sido fantásticos pero amenazas muy fuertes para Benzema.

Si Carvajal se lesiona o se pone a Ramos o juega Coentrao a banda cambiada, por favor, no más Arbeloa.

El problema principal del Real Madrid es algo que nunca podrá evitar: ser español. En este país los aficionados pronostican una sequía de diez años tras la tercera jornada de liga(siendo actual campeón de Champions League). Es sólo un ejemplo, pero deja muy claro el perfil del aficionado medio español. No se valora la competitividad de un equipo, ni alcanzar semifinales o perder finales. Sólo vale levantar la copa, y todo lo demás es mediocridad, fracaso digno de desprecio o ninguneo. Y si esto se refleja en unos pocos comentarios, multiplicad por varios diarios, tertulias de TV y miles de comentarios de adictos a las redes. Elogio del resultadismo, homenaje al fanatismo.

Enhorabuena por el artículo, de acuerdo en muchas cosas.

Cuando pase un poco de tiempo seremos conscientes del talentazo que hemos perdido con Di María, que además trabajaba de lo lindo y era fundamental en transición y desborde, pero es evidente que el mayor golpe que ha sufrido el Madrid en relación a su funcionamiento y éxito a corto plazo es el de Xabi Alonso. Para mi, entre James y Kroos, sumaban suficientes matices y virtudes como para suplir la importancia del argentino, dándole distintas variantes al equipo, pero lo de Xabi ha dejado cojisimo al equipo.
Solución 1: darle definitivamente diez partidos seguidos a Illarra ( Lo ideal sería Casemiro, pero la irresponsable salida de Xabi no ayudó en la planificación)
Solución 2: jugar un claro 442 y exigir a Bale hacer un trabajo, que por alguna razón que se me escapa, o no se le exige o no quiere hacer ( El ADN británico y su pasado como lateral donde están?)

Sólo añadir una cosa más: entiendo que MI debe ser el espacio para acercarnos al fútbol, analizarlo, de una forma serena y sosegada, pero el otro matiz que nos caracteriza es ese romanticismo casi enfermizo que escarbando sólo un poquito, la cultura, la historia y el fútbol unidos te generan. Es por esto, que siempre me he posicionado en contra de la idea de que Raúl haya sido un lastre para la evolución del Madrid.
A los que no termina de gustarnos la imagen de megaestructura capitalista y devora jugadores en la que quieren convertir al Madrid, nos gusta agarrarnos a jugadores que transmiten algo distinto, jugadores que sin ser guapos, altos, veloces, fuertes y perfectos, tienen mucho de poético y heróico, jugadores que sin levantar ningún balón de oro, consiguen que realmente sientas orgullo y pasión. Raúl, Raúl, Raúl.

Llamar a Sommer “eterno” cuando tiene 25 años y ha estado 4 años en el Basel es algi cuanto menos incoherente. Practicamente como el resto del articulo. Qie partido de mediana importancia realizo bien Asier Illarramendi? Que puntos le ha costado al Madrid casillas hasta ahora? Si que te humille la Real sociedad es culpa de Casillas, o que te meta el atletico un gol que cualquiera que sepa de futbol sabe que el portero no tiene nada que hacer es costar puntos, apaga y vamonos. Incoherente articulo y lleno de ‘mourinhadas’. Mourinho no hizo nada mas que usar bien una plantilla que el madrid hacia tiemoo que no tenia.y degradar la imagen del club

Yo no soy ningún experto pero mi opinión es la siguiente:

1.Problema de planificación de fichajes: Kroos es un jugadorazo y ha resultado una ganga, me encanta y creo que el Madrid ha hecho muy buena operación con el, evidentemente no es Xabi alonso y el problema radica en que la intención fuese sustituir a uno por otro. Para mí es un jugador más similar a Modric (y aún así siendo diferentes)y jugar con ambos me parece una redundancia y más sin alguien que les cubra la espalda. Posiblemente Illarramendi sería la solución al menos temporalmente, pues personalmente creo que el elegido debería haber sido Casemiro (se marchó antes que Xabi y de ahí el problema) al cual creo que no se ha valorado lo suficiente.

El caso de James es una más en la lista de “Florentinadas”, la tendencia a fichar a todo jugador que destaque delante de los focos sin haber valorado la necesidad, idoneidad y adecuada mezcla en su incorporación a la plantilla. Y eso fue el principio del fin de la era Galácticos. Era innecesaria su incorporación y provocó la marcha de Di María que era uno de los pilares del funcionamiento del equipo.

Sin duda la marcha de Xabi Alonso en fecha y forma inesperada sea probablemente lo que más se haga notar en el funcionamiento del equipo ahora mismo, si bien, no es menos cierto que en el club llevan un par de añítos buscándole sustituto, y el retraso de su renovación algo hacía intuir.

2.Cuestiones en la Portería: Ciertamente Casillas no está en su mejor momento, no en vano se trata de un portero de 33 años, y si bien no es una edad habitualmente decisiva en los porteros, en este caso si lo es debido a que la principal virtud y lo que le convirtió en uno de los mejores del mundo fueron unos magníficos reflejos y eso con la edad va menguando. Así también parece haber desaparecido la aureola de fortuna que siempre le rodeaba (fortuna con las lesiones, disparos al palo que le salvaban en momentos oportunos, falta de competencia en la portería, etc).

Sin embargo, y a pesar de que no está en su mejor momento no puede acusarle de cada error del equipo. Se estaba tan acostumbrado a que cuando los demás la cagaban el aparecía que ahora que ya no lo hace cada gol encajado se le achaca a el.
Quizá sea cierto que transmite inseguridad a la defensa, pero los pitos del derbi en el primer gol no tenían razón de ser (más aún cuando muchos de los silbidos procedían de personas que el año pasado pitaban a Diego López solo porque querían ver a casillas en la portería), al César lo que es del César.

Lo mejor hubiera sido liberarlo en verano para dejar a Keylor y Diego López disputarse la titularidad y que no supondría ningún drama que uno de los dos quedase de suplente.

3.El excesivo poder de algunas figuras: El caso de Casillas, o Raúl o Hierro en su momento es debido a que en un equipo con tantísimas estrellas principalmente extranjeras, un jugador Español con Ascendencia dentro del vestuario tiende a aglutinar ese poder respaldado por la grada, y solo el presidente sintiendose totalmente respaldado por la grada se atreve a quitarlo de en medio. El siguiente en adquirir esa “intangibilidad” seguramente será Sergio Ramos.

4.El tema del 9: Personalmente me parece que Benzema es el mejor 9 que puede tener el equipo teniendo en cuenta la constante necesidad de Balones y ocasiones de tiro que tiene Cristiano Ronaldo. Realmente es Cristiano y ahora en segunda medida Bale quienes son los 9 del Madrid aún y a pesar de que no jueguen en esa posición. Cualquier delantero que acumulase disparos y “tiempo de bola” a expensas de ambos generaría un problema. Es solo cuestión de mirar estadísticas, y Benzema con sus movimientos, abre las defensas y es un gran asistente lo que lo hace ideal para el juego del Madrid. Otra cuestión es que se hubiera debido optar por una segunda opcion en caso de partidos atascados, para lo cual yo hubiera apostado por Llorente. Y me reafirmo diciendo que ningún 9 goleador llegaría a cifras altas de goles mientras no amasase mas remates a costa de Cristiano y Bale.

Por último y para terminar lo que me parece más preocupante es la falta de poder que demuestra Ancelotti permitiendo la marcha de su portero titular en favor del suplente, la llegada de Di María y la obligatoriedad de mantener a James en las alineaciones. Normalmente ha sido una tónica habitual en los mandatos de Florentino Pérez con la excepción de la etapa Mourinho en la que le cedió el poder absoluto. Y en mi opinión, a pesar de la Décima, ninguna de las dos tácticas ha terminado de funcionar, quizá en el término medio esté la respuesta.

Tras todo lo dicho solo decir a los aficionados del Real Madrid que esto solo comienza, probablemente en unas semanas esto escrito no sirva de nada porque todo se solucione, la pregunta es si se tendrá la paciencia suficiente.

Buen día,

Suscribo casi todo lo que comentas Guillermo. Por ahí opinaba en días de mundial que Xabi Alonso me parecía que no estaba tan fino como antes, pero que sus equipos (España y el Madrid) sufrían más sin él que con él a pesar de sus fallos. Y es que Alonso sigue siendo mucho Alonso.

Me parece que es la primera vez que veo una comparación de este momento con aquellos en los que se fueron Redondo y Makelele, y es algo que he tenido en la mente desde que este sinsentido comenzó a suceder. Lo poco que me queda de esperanza como madridista es que Ancelotti es un tipo mucho más contrastado que Queiroz, y que creo que la plantilla está más compensada en el resto de las líneas que en 2004, a excepción del consabido mediocentro. De resto, una debacle de unos 5-6 años con varios presidentes, fichajes para el olvido (léase Gravesen, Woodgate, Faubert, etc) está a la vuelta de la esquina.

Ya opinando sobre el juego como tal, creo que es cuestión de si Ancelotti será suficientemente valiente como para darle oportunidades a los que no las están teniendo (casi uno por línea: Navas, Varane, Illarra, Isco) a expensas de sentar a los gallitos del vestuario o a los recién fichados. En cuanto a Benzema, a mi también me parece que es el jugador idóneo para Cristiano y Bale, pero en el momento en el que metes a James en la ecuación (y de paso al Isco mediapunta), es donde empiezan los problemas. Porque veo que se pisan para generar juego, porque a pesar de no estar situados en el mismo sitio de origen, quieren hacer lo mismo en las jugadas (asociarse). Por esto creo que Chicharito es un buen fichaje, delantero diferente, más de estar en el sitio correcto esperando un rebote, esperando centros que de generar juego. Y ya que estamos y no cuesta nada jugar a ser el entrenador, pues propongo un par de alineaciones:
Ya que no tenemos mediocentro (porque no queremos confiar en illarra o lo que sea) pues tres centrales, y que alguno barra adelante (Ramos o Pepe): Varane, Ramos, Pepe. Metemos a Bale de carrilero izquierdo y a Carvajal por la derecha, Kroos-Modric en el medio, James/Isco de media punta y CR7 que caiga a la banda más débil del rival. Sí, sentaría Benzema aquí.
Lo otro es menos revolucionario, sencillamente darle el chance a Illara al lado de Modric, poner a Kroos/Isco de interior y sentar a James. Para mi James aquí entrarí solo como sustituto de Benzema en un
falso 9.
A todas estas… qué va a hacer Jesé cuando vuelva? Alguien lo ve como interior? Yo lo intentaría un día, capaz se convierte en el Di María de este año 😉

Deja un comentario

*