La mejor noche de Frank de Boer y la peor de Martino

Frank de Boer, en la rueda de prensa previa al partido (Foto: MarcadorInt).

Si el partido del Barcelona en Amsterdam fue terrible, haber visto al Atlético de Madrid competir en San Petersburgo como si se jugara la vida unas horas antes acentúa aún más la sensación de que el equipo de Martino saltó al Arena con una tensión muy alejada de aquella que Europa suele exigir. “Teníamos margen y sabíamos que podíamos permitirnos una derrota”, dijo Gerard Piqué a TV3 en el mismo terreno de juego unos segundos después de haber calificado el primer tiempo de su equipo como “horrible” y de haber reconocido que “faltó actitud y todo el vestuario lo sabe”. El Barça salió a Amsterdam con el calendario en la cabeza: me basta ganarle al Celtic en casa para ser primero y el próximo domingo juego en San Mamés. Y el Ajax, aquel equipo que pareció tan poca cosa frente al Real Madrid en las últimas ediciones de la Champions, aquel equipo que llegaba al duelo sin sus goleadores principales, le pasó por encima al Barça en una primera parte que Frank de Boer se guardará, suponemos, en algún lugar de su despacho para mandarla a quien pregunte que qué tal es como entrenador. El ex central holandés ha ganado tres ligas en sus tres primeros años como técnico, pero seguramente ningún triunfo le hizo tanta ilusión como el de ayer. Admirador confeso del Barcelona de Guardiola, al que tiene como referencia inequívoca, Frank logró contra la institución a la que sueña con dirigir algún día el resultado y la actuación más llamativos de su carrera. En el banquillo contrario, Martino se preparaba para el acoso y derribo que se viene ahora tras su primera derrota.

Song no es Busquets; no es que sea peor, es que es otra cosa

El Ajax salió con una presión alta que asustaba. De Boer conoce al Barça mejor que nadie, porque lleva años estudiándolo en todos los partidos. El principal problema del conjunto azulgrana en Amsterdam en el primer tiempo fue que nunca superó esa presión colectiva. Que la pelota jamás llegó a los que tienen que marcar diferencias o proporcionar algún tipo de control de juego. Se echó de menos a Sergio Busquets, que acostumbra a pensar rápido y a darla a un compañero libre antes de que te hayas enterado de que la tenía él. Martino apostó por Alex Song, un jugador que parecía idóneo para un contexto de partido en el que habría espacios -como en Vigo o como en Vallecas-. Pero parecía idóneo más arriba: como interior, con Busquets por detrás suyo. O sea, como en Balaídos. El aspecto de Song suele confundir: es un jugador de grandes virtudes físicas, pero esto no le convierte en un futbolista ideal para jugar retrasado, como medio centro puro. De hecho, Arsène Wenger aceptó traspasarlo porque en la última temporada en la que estuvo en el Emirates acabó desesperado porque no obedecía instrucciones tácticas. A Song lo que le gusta es irse hacia arriba, acabar casi todas las jugadas cerca del área rival y meter pases de gol. Tiene muchos problemas cuando se le solicita que guarde la posición, que se meta entre los centrales propios, que no salga de su sitio… Su naturaleza es exuberante, dinámica, y requiere libertad. El Barcelona encontrará el mejor Alex Song si lo sitúa de interior, unos metros por delante de Busquets y con la espalda guardada. Entonces, en ese rol, sí es un jugador muy útil, porque su poderío atacando desde la segunda línea y su calidad para meter un último pase son de alto nivel. En el área propia no tiene la velocidad mental para entregar la pelota cuando al recibir ya tiene a dos contrincantes encima. Y esto se vio claro anoche en Amsterdam.

Cuando ganas tanto no eres el mismo que cuando empezabas

La autocomplacencia del ganador es un mal muy extendido en el fútbol y en la vida. Incluso los seres muy competitivos, que pelean lo que no está escrito para llegar a cumplir sus sueños, tienden a bajar el ritmo una vez logrados los objetivos. No es que voluntariamente quieran dejar de correr. No es que pasen de todo. Es que les resulta imposible alcanzar el mismo grado de estímulo, de sacrificio sobrenatural. Pep Guardiola, además de haber revolucionado al Barça con su maestría táctica, era el gran enemigo de la autocomplacencia. Su salida del Barcelona estuvo muy relacionada con la detección de actitudes en el vestuario que sólo podían ser corregidas con decisiones drásticas, incómodas y políticamente incorrectas. Decisiones que hasta ahora nadie se ha atrevido a tomar. Para Martino tampoco debe ser fácil: si ganándolo todo ya ha recibido críticas feroces, ¿qué ocurrirá si empieza a sentar en el banquillo regularmente a campeones de la Champions, de Europa y del Mundo formados en la cantera?  El Tata, que ha mostrado una personalidad admirable a lo largo de su exitosa carrera, se enfrenta al mayor reto desde que empezó a dirigir. Y tomar las decisiones de riesgo empieza a ser necesario para su propia imagen: si no lo hace, la apatía de los demás puede arrastrarle a la primera línea de fuego.

De Boer se sobrepone a dos contratiempos serios

Para el Ajax, ganar no fue nada fácil. El conjunto holandés tuvo que sortear dos piedras en el camino justo cuando mejor se estaba comportando. Nicolai Boilesen, que estaba desequilibrando el encuentro con sus subidas por el lateral izquierdo, se lesionó a la media hora de juego, obligando a De Boer a cambiar de posición a Daley Blind, que estaba realizando un partido inmenso como medio centro. Su planteamiento inicial, éste, tuvo que ser modificado:

Ajax - Football tactics and formations

El entrenador holandés echó mano del veterano Christian Poulsen y devolvió a Daley Blind a su posición original de lateral izquierdo. El equipo perdía profundidad por ese costado y dinamismo y velocidad de reacción y en distancias cortas en el medio centro. Pero no había otra que pasar a jugar así:

Ajax - Football tactics and formations

Con esa nueva formación llegó el 2-0 y el equipo mantuvo el tono bastante bien, pero justo antes del descanso un pase demasiado arriesgado de van Rhijn hacia atrás provocó la expulsión del joven e interesante central Joël Veltman, que no estuvo suficientemente rápido para reaccionar ante la amenaza de un Neymar siempre atento, siempre eléctrico. Con diez, De Boer tuvo que cambiar el sistema y algunas posiciones:

Ajax - Football tactics and formations

Fue desde entonces un Ajax mucho más replegado, consciente de que la victoria le daba la opción de depender de sí mismo en San Siro. Dejó de presionar arriba y se concentró en cerrar espacios con dos líneas de cuatro. Y, esto fue preocupante, el Barcelona nunca encontró la fórmula para profundizar pese a disponer de una abundante posesión de balón en el segundo tiempo.

ACCEDE AL RESTO DE POSPARTIDOS DEL MARTES HACIENDO CLICK SOBRE EL QUE PREFIERAS:

Steaua Bucureşti vs FC Schalke 04
FC Basel vs Chelsea FC
Arsenal FC vs Olympique de Marseille
Borussia Dortmund vs SSC Napoli
Zenit vs Atlético de Madrid
FC Porto vs Austria Wien
Celtic FC vs AC Milan

Related posts

1 comments

Axel no crees que Martino ha tenido mucha personalidad sustituyendo a Messi por ejemplo o dando descanso a Iniesta o Xavi, y que ahora si lo vuelve a hacer se lo comerán vivo, sino gana… es muy injusto todo lo que se le está criticando, pero ahora haga lo que haga se le enjuiciará una y otra vez. Si sienta a alguno de la Masía: malo porque no se puede jugar sin alguno de ellos. Si sigue jugando con los mismos protagonistas: malo por no hacer una mini revolución y no tener mano dura.

En fin, decida lo que decida seguirá siendo criticado hasta el cansancio si no se dan los resultados, que son los que mandan al fin y al cabo.

Sigo sin entender las críticas hacia su persona, siendo ayer su primera derrota de la temporada ya clasificado (líder de la Liga y campeón de la Supercopa).

El problema de muchos que lo cuestionan, es que cuando se disponen a ver un cotejo del Barcelona quieren ver al equipo de Pep, y eso es casi irrepetible. Ya quedó demostrado frente al Bayern la temporada pasada que hay que dar un cambio, y Tata lo está intentando..

Deja un comentario

*