La mochila de Gonzalo Higuaín

Gonzalo Higuain of Juventus celebrates scoring their second goal during the UEFA Champions League match at Stade Louis II, Monaco
Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678
03/05/2017

La carrera de Gonzalo Higuaín está repleta de fotografías que ilustran sufrimiento. Pocos jugadores de la élite del fútbol mundial han aparecido en tantas galerías recopilatorias de decepciones. El Pipita a menudo ha reflejado el quiero y no puedo y ha vivido en sus propias carnes las decepciones más amargas que un futbolista podría experimentar: disparar al palo con la puerta vacía cuando tu hinchada ya está celebrando un gol que puede romper una mala racha europea de más de un lustro; mandar a las nubes un penalty que puede clasificar a tu equipo para la Champions; ver cómo te anulan un gol que ya estás celebrando en la final de una Copa del Mundo; sentir la frustración de que no alcanzas a tiempo un centro en el área pequeña que puede dar la victoria a tu equipo en el descuento de una final; fallar un penalty en la tanda de la final de la Copa América. Una retahíla de fallos clamorosos en las citas decisivas que quedan grabados a fuego en la retina de los aficionados y que propician la proliferación de vídeos recopilatorios en Youtube. Una lista interminable de momentos en los que pudo convertirse en héroe y terminó señalado como villano. Y ningún ejemplo tan claro como el de la Champions. Hasta esta temporada, Higuaín apenas había marcado dos goles en las eliminatorias de la máxima competición continental.

Ningún futbolista del siglo XXI encarna mejor que Gonzalo Higuaín el mito clásico de Sísifo, castigado durante toda la eternidad a cargar una piedra hasta la cima de un monte para ver que, sin importar el esfuerzo destinado a la labor, la piedra siempre terminaba rodando cuesta abajo y le obligaba a reiniciar su arduo trabajo. Higuaín ha pasado por un proceso similar. El delantero argentino, lastrado por la etiqueta de futbolista poco afortunado en los partidos importantes, ha fallado mucho. Y siempre se ha vuelto a levantar para labrarse una nueva oportunidad. El Pipita ha fallado, ha trabajado y lo ha vuelto a intentar. Así en un bucle infinito. Lo intentó con el Real Madrid, donde Karim Benzema le acabó arrebatando la titularidad, y también con la selección argentina, donde el ariete nacido en Brest ha vivido algunos de los momentos más duros de su carrera pero (para lo bueno y sobre todo lo malo) rara vez ha pasado inadvertido, a diferencia de su principal competidor en la última década, el Kun Agüero.

Caer y volver a levantarse.
Caer y volver a levantarse. Foto: Focus Images Ltd.

Sin embargo, el paso por Nápoles le sentó de maravilla a Higuaín. En el sur de Italia el delantero argentino se volvió a sentir protagonista de su equipo. Se volvió a sentir uno de los jugadores más importantes de la plantilla, y ello propició que el Pipita exhibiera el mejor rendimiento de su carrera. Un repunte para aquellos que sospechaban que su carrera podía iniciar un declive al dar un paso atrás en cuanto al estatus de su nueva institución se refiere, pero un paso adelante en sus registros individuales y sobre todo en su abanico de recursos, pues mejoró en el juego de espaldas y aprendió a lidiar con las defensas del Calcio. No obstante, la sombra del castigo divino de Higuaín es alargada. En su primera temporada los cuatro goles anotados en la fase de grupos de la Champions no sirvieron para clasificarse para octavos; en su segunda falló en la eliminatoria decisiva contra el Dnipro y el Nápoles se quedó fuera de la final de la Europa League y además los de Benítez no se metieron en la Champions después de que el argentino fallara un penalty decisivo en la última jornada contra la Lazio, en un duelo directo por la tercera plaza.

Tras tocar fondo en 2015, cuando se acumularon estas dos decepciones con la primera final de la Copa América perdida contra Chile, Higuaín se levantó de la mano de Maurizio Sarri y firmó el mejor curso de su carrera. El Pipita anotó 36 goles, con una media superior a la diana por jornada, y rompió registros históricos en el Calcio que reforzaron su condición de ídolo de la hinchada napolitana. Los partenopeos volvieron a competir por el título liguero, aunque se les escapó después de la fantástica recta final de campeonato de la Juventus. Su pletórica temporada no sirvió para ayudar a Argentina a conquistar la ansiada Copa América Centenario, pero sí lo convirtió en uno de los delanteros más codiciados del mercado europeo. Tanto que la Juventus puso 90 millones de euros sobre la mesa y se lo llevó al norte de Italia en uno de los traspasos más sentidos del Calcio en los últimos años.

Gonzalo Higuain of Juventus during the UEFA Champions League semi final, second leg at Juventus Stadium, Turin Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678 09/05/2017
Gonzalo Higuain ha marcado 32 goles esta temporada con la Juventus. Foto: Focus Images Ltd.

La temporada en la Juventus ha supuesto una nueva chance para Higuaín en una institución con el potencial para convertirse en el mejor equipo del continente. En el club turinés el Pipita ha sido el delantero centro indiscutible, ha aportado 32 goles entre todas las competiciones y ha ahuyentado algunos de los fantasmas con sus goles en las semifinales de Coppa frente al Nápoles y sus dos dianas en el Louis II de Mónaco. Pero, sobre todo, este curso 2016-17 ha brindado al delantero argentino una oportunidad única en su carrera: su primera final de la Champions. La ocasión definitiva para purgar todos sus pecados y convertirse en el héroe de una noche con la que la Juventus sueña desde 1996. Higuaín ve más cerca que nunca el objetivo por el que lleva años trabajando a nivel de clubes. ¿Encontrará el delantero argentino su redención en la final de Cardiff? ¿O le tocará volver a empezar por enésima vez?

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

En este caso Higuain siempre he pensado que fue un fichaje excesivamente caro que solo se justificaria si ganaban la Champions, esperemos a ver que pasa

Deja un comentario

*