La orilla

Luis Suárez Barcelona - Focus

Estuvo muy cerca el Bayer Leverkusen de completar un partido perfecto en el que neutralizase el potencial ofensivo del Barcelona en el Camp Nou. Puso nerviosa a la afición local y provocó ese murmullo de duda tan habitual cuando un rival tuerce el curso de un choque de forma inesperada en el templo azulgrana. Y mandó durante muchos minutos en el marcador. Pero terminó perdiendo en el tramo final a pesar de haber desactivado el centro del campo culé, a pesar de haber presionado muy bien y a pesar de haber reducido el peso de estrellas como Iniesta, Suárez o Neymar.

El Bayer Leverkusen fue atrevido, pero no imprudente. Dentro de la osadía, no soltó a sus jugadores a perseguir la pelota como lobos hambrientos, sino que ocupó los espacios de forma racional para dificultar la salida de balón del FC Barcelona. Chicharito y Bellarabi, que jugó como segundo punta y desplazó a Çalhanoglu a la izquierda, evitaban que el primer pase a Busquets fuera cómodo. Por detrás, Kramer y Bender perseguían a Rakitic e Iniesta. Una vez los centrales dudaban y tocaban la pelota más de la cuenta, se acercaban para achicar aún más las posibles líneas de pase, terminar de dinamitar la salida y provocar dudas que impidiesen progresar ante un equipo que esperaba en la línea del centro del campo como norma. Así, cuando los dos puntas subían a por los centrales Kramer saltaba a por Busquets y uno de los extremos se pegaba con el interior que podía quedar libre para compensar el movimiento de su compañero. El Barça no tenía forma de avanzar ante un Bayer Leverkusen coordinado y estructurado. La circulación era lenta, previsible y resultaba cortocircuitada. Ni siquiera Suárez lograba pescar arriba ante la buena tarea de Tah y Kyriakos Papadopoulos, que completó un primer tiempo titánico.

Barcelona vs Bayer Leverkusen - Football tactics and formations
Planteamientos iniciales.

Si bien es cierto que en el tramo inicial hubo un periodo de ligero descontrol en el que la pelota merodeó ambas áreas, que Ter Stegen evitó el 0-1 de Chicharito y Sandro desaprovechó una buena oportunidad para abrir la lata, el choque se estabilizó con el trabajo sin balón del Leverkusen y los visitantes se adelantaron en un córner servido a la perfección por Çalhanoglu, que puso el esférico muy tenso en el primer palo y provocó el caos entre Ter Stegen, Mathieu y Luis Suárez. Papadopoulos marcó y poco después salvó sobre la línea el empate de Sandro tras un disparo de Neymar al poste. A partir de ese momento, el Barcelona intentó abrir a un Bayer Leverkusen cómodo con el juego y sobre todo con el marcador pero no encontró a Iniesta, ni profundizó por los laterales ni, en definitiva, encontró vía alguna para hacer trabajar a Leno. De hecho, Kevin Kampl y Karim Bellarabi permitieron que el Bayer Leverkusen se desplegara en ataque con cierta regularidad y peligro.

Tah completó una buena primera mitad. Foto: MarcadorInt.
Tah completó una buena primera mitad. Foto: MarcadorInt.

Ante el atasco provocado en los 45 minutos iniciales, la fisonomía del Barcelona se vio alterada en la segunda parte. Neymar centró su posición y asumió un rol similar al de Messi en los primeros partidos de la etapa Luis Enrique, por detrás de dos puntas. El brasileño se escondió detrás de Bender y Kramer y empezó a recibir pases en esa parcela que insinuaban un ligero cambio de rumbo. No era una fuga constante de agua, pero sí un goteo de recepciones interesante. Chicharito desperdició una ocasión clarísima para poner el 0-2, pero poco a poco el Barcelona fue inclinando la balanza, con una circulación algo más fluida y segura iniciada con Busquets entre los centrales para zafarse de la presión. Suficiente para mejorar, pero no para transformar las sensaciones en un torrente de ocasiones. Menos todavía cuando Iniesta se retiró por culpa de una lesión en el bíceps femoral que dificultará todavía más el trabajo de Luis Enrique con una plantilla corta. Pero como mínimo los laterales ganaron protagonismo, sobre todo a raíz de la entrada de Jordi Alba en la izquierda.

Barcelona vs Bayer Leverkusen - Football tactics and formations
Así salió el Barcelona tras el descanso.

Sin embargo, el Barcelona remontó en un alarde de efectividad impactante. A pesar del trabajo defensivo del Bayer Leverkusen, casi excelso, y de terminar con un centro del campo alternativo con Mascherano como pivote y Busquets y Sergi Roberto como interiores, el elenco alemán fue reculando con el paso de los minutos como consecuencia del desgaste físico y la pelota empezó a circular más cerca del área de Leno. Pero sin que el contador de ocasiones aumentara a buen ritmo. Así, ya en el minuto 80, en una buena acción combinativa Sergi Roberto abrió a la banda izquierda, Alba centró, Munir remató, el portero teutón no blocó y apareció el chico de la temporada en el Camp Nou, el propio Roberto, para empujar ese balón muerto al fondo de la red. Apenas dos minutos más tarde, con el Bayer Leverkusen descolocado por el tanto encajado y un Barcelona crecido en busca de la victoria, Munir asistió a Luis Suárez y el uruguayo fusiló a Leno para dar los tres puntos a un Barça que no jugó bien pero que ha sobrevivido a un duelo vital a la par que la Roma ha pinchado en Borisov, escenario que ya sitúa al conjunto azulgrana en el liderato del grupo antes de enfrentarse por partida doble al BATE. El Bayer Leverkusen jugó 75 minutos a un altísimo nivel, puso en muchos problemas al Barça, creó ocasiones, minimizó su potencial ofensivo, exhibió por primera vez a Kampl en un escenario de gran magnitud continental, dañó con la velocidad de Bellarabi… pero perdió en dos zarpazos en la recta final. Cayó derrotado muy cerca de la orilla.

Sergi Roberto empató cuando peor lo pasaba el Barcelona. Foto: Focus Images Ltd.
Sergi Roberto empató cuando peor lo pasaba el Barcelona. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

La verdad es que el leverkusen nos ha dado un baño en la primera parte y un rato de la segunda hasta que quitaron a Chicharito, no tanto por su aportación sino por el mensaje al equipo de enviar balones largos hacia la cabeza de Kiessling, algo muy utilizado por Schmidt pero que en esta ocasión considero que ha sido contraproducente. Si el Leverkusen tuviera un delantero de mayor nivel creo que podría dar la campanada tanto en la bundesliga como en la champions!

Deja un comentario

*