La pizarra de Simeone marca la diferencia

oporto_atleti

La pizarra de Diego Pablo Simeone fue protagonista una vez más y ayudó a que el Atlético de Madrid sumase tres puntos en Portugal. Era el minuto 85 y empataban a un gol el Oporto y el Atleti, en lo que estaba siendo un encuentro muy parejo, en el que fueron superiores los portugueses en la primera media hora y en el que supo reaccionar el Atlético.

Lo hizo al mismo tiempo que el Cholo movía una y otra vez las piezas en su pizarra. Había planteado un 4-4-2 donde sorprendentemente no incluyó a Koke, por lo que Raúl García empezó cerca del costado derecho y Arda Turan en el lado opuesto. Arriba, David Villa y Leo Baptistao. No funcionó y el acierto del Cholo estuvo en detectar esos problemas y la necesidad de actuar, de hacer cambios. Optó por eso y por reaccionar ya en el descanso, en lugar de esperar a la segunda mitad.

oporto_atleti

Jackson Martínez, autor del 1-0 a balón parado, causaba problemas a Miranda y Godín, pero ante esa situación poco podía hacer el técnico argentino desde el banquillo. Pensó, sin embargo, que sí estaba en sus manos la posibilidad de centrar la posición de Raúl García y sustituir a Villa por Cebolla Rodríguez. El uruguayo entró en el descanso y se reencontró así con el que fue su estadio durante varios años. No obstante, quien pasó a ocupar la punta del ataque fue, en otra decisión llamativa del argentino, Arda Turan.

Y lo cierto es que la pizarra de Simeone y su cuerpo técnico comienza a ser tan clásica como los errores de bulto de Helton, el sempiterno guardameta brasileño del Oporto. Cada año nos preguntamos lo mismo: ¿cuántos fallos más ha de cometer Helton hasta que pierda la titularidad en Do Dragao? De momento, la pregunta sigue sin encontrar respuesta. Lo que sí encontró un lanzamiento de falta de Gabi fue la cabeza de Godín. Una parte del gol fue del capitán, otra parte del central uruguayo y la última de Helton, que es un auténtico peligro para su equipo cada año en la Champions League y sobre todo si hablamos de juego por alto.

Continuó en funcionamiento la pizarra del Cholo, pero esta vez para tener influencia en el marcador. Falta en la frontal del área, pase en corto a la espalda de la barrera y se genera una situación en la que los futbolistas del Oporto tienen tiempo para pedir fuera de juego de Arda y no para cubrir al turco.

Nos privó Paulo Fonseca, técnico del Oporto, de ver a Juan Fernando Quintero algo más que los escasos 20 minutos de los que dispuso. No tuvo incidencia en el partido, como tampoco la tuvo su equipo en ese tramo final, pero su zurda ya dejó algunos destellos de calidad. A un Oporto que ha perdido creatividad como consecuencia de la marcha de Joao Moutinho y James Rodriguez, le vendrá bien que la adaptación de Quintero se acelere un poco durante los próximos meses porque es algo más que necesario si el conjunto luso quiere dar algún susto a partir de octavos de final.

CONSULTA EL RESTO DE TEXTOS SOBRE LA JORNADA DE CHAMPIONS LEAGUE.

Related posts

Deja un comentario

*