La primera de Klopp y la última de Heynckes

Klopp_london_opt

Se fue Nuri Sahin -mejor futbolista de la Bundesliga 2010/11- y el Borussia Dortmund continuó venciendo. Se marchó Shinji Kagawa y el Dortmund alcanzó la final de la Champions. Se irán Mario Götze y Robert Lewandowski y a pesar de ello muchos creen que el equipo, gracias a Michael Zorc y Jürgen Klopp, diseñadores y arquitectos del proyecto, volverá a ser competitivo. ¿Será capaz además el Borussia de no acusar la baja por lesión de Götze en Wembley?

“Lo importante es el equilibrio. Cuando atacamos lo hacemos todos y cuando defendemos también lo hacemos todos”, se escuchó recientemente a Jürgen Klopp en la sala de prensa del Santiago Bernabéu. Ese equilibrio del que hace gala y esa solidaridad que pide a sus jugadores serán factores fundamentales para poder romper los pronósticos en Wembley y no sucumbir ante el favorito.

 

Golear al Bayern con Kuba y Grosskreutz fue posible

Si finalmente Jakub Blaszczykowski y Kevin Grosskreutz son titulares, no será ni mucho menos la primera vez que el Borussia Dortmund se enfrente al Bayern con el polaco y el alemán en tres cuartos de campo. De hecho, ambos estuvieron presentes en la mayor goleada de la historia reciente de los Dortmund-Bayern. Aquello fue hace un año en la final de la DFB Pokal que conquistó el Borussia en el Olímpico de Berlín. Eran tiempos distintos, en los que el Dortmund había ganado dos ligas consecutivas e incluso un doblete en el caso de la temporada 2011/12. Y aquel periodo de dominio del Dortmund se cerró con la mayor goleada que ha recibido el Bayern en los últimos cuatro años: 5-2 fue el resultado. Con Weidenfeller, Piszczek, Subotic, Hummels, Schmelzer, Kehl, Gundogan, Kuba, Kagawa, Grosskreutz y Lewandowski en el césped. Es decir, que se trató de un once muy similar al que puede mostrar Jürgen Klopp en Wembley (Reus por Kagawa y Bender por Kehl, quizás como únicas diferencias). Conviene matizar que el Bayern se presentó aquella tarde con una auténtica pléyade de estrellas en su once: Neuer, Lahm, Boateng, Badstuber, Alaba, Luiz Gustavo, Schweinsteiger, Robben, Kroos, Ribery y Mario Gomez. No habrá una gran diferencia cualitativa entre aquella alineación bávara y la que diseñe Heynckes en Londres. Cierto es que como colectivo el Bayern ha crecido en estos doce meses que han transcurrido desde aquel 5-2 de la final de copa.

Heynckes se despide del Bayern en Wembley (Foto: Doha Stadium Plus)
Heynckes se despide del Bayern en Wembley (Foto: Doha Stadium Plus)

La dimisión de Jupp

Se quedó en la primavera de 2012 a las puertas de todo el Bayern Munich: subcampeón de la Bundesliga, subcampeón de la copa alemana y subcampeón de la Champions League. Fue entonces cuando Jupp Heynckes puso su cargo a disposición del club, algo que no trascendió en su momento. Tenía contrato hasta junio de 2013. La respuesta del consejo de administración fue inequívoca: máxima confianza en Jupp y una decidida apuesta por su continuidad como entrenador. No sabían entonces en el club que serían los últimos meses de Heynckes como técnico del Bayern, no sabían que serían capaces de contratar a Pep Guardiola y no sabían que el equipo alcanzaría este nivel en el curso 2012/13. Se despidió Jupp del Real Madrid conquistando ‘La Séptima’ y puede despedirse del fútbol alemán celebrando la quinta Champions de la historia del conjunto muniqués.

 

Louis Van Gaal: el inicio de un estilo

“Nuestro estilo de juego lo trajo él”, explica a menudo la gente del Bayern en referencia a Louis van Gaal (técnico entre 2009 y 2011). El último en hacerlo fue Philipp Lahm la semana pasada en el media day del club bávaro. En 2010 Günter Netzer, un histórico del fútbol germano, explicaba en una entrevista en ‘El País’ que “nadie conocía a Muller [cuando Van Gaal apostó por él], ni siquiera Franz Beckenbauer”. Añadía que Van Gaal había sido muy importante para Bastian Schweinsteiger: “Le ha quitado del extremo derecho y le ha colocado de mediocentro”. Es uno de los muchos ejemplos de figuras vinculadas con el mundo del fútbol que elogian el trabajo de Van Gaal en Munich y hacen hincapié en la influencia que tuvo su trabajo y el legado que dejó.

 

Las alternativas: Sahin y Kehl

Tres candidatos sueñan con jugar en Wembley y ocupar el puesto vacante dejado por el lesionado Mario Götze: el ya mencioalineacionesnado Grosskreutz, el talentoso Nuri Sahin y el capitán Sebastian Kehl. Como verán, ninguno responde al mismo perfil de futbolista que Götze. Hay un jugador de banda izquierda, un interior y un mediocentro. A pesar de que Sahin haya sido titular en ocho de las nueve últimas jornadas de la Bundesliga, parece el candidato con menos opciones: no ha jugado más que 28 minutos en toda la Champions y, si bien ha mejorado con el paso de las semanas, se encuentra lejos aún del nivel que alcanzó en 2011. Además, el ritmo que se espera en la final y la presencia de la pareja Schweinsteiger-Javi Martínez en el adversario no auguran un escenario demasiado favorable para los intereses del centrocampista turco.

Más opciones podría tener Sebastian Kehl, aunque Klopp apenas ha contado con él en las semifinales de Champions y en la vuelta de cuartos de final. La pareja Bender-Kehl es lo más físico que puede proponer Jürgen en el centro del campo, liberando de esta forma a Ilkay Gundogan de ciertas tareas defensivas.

Pero mi apuesta es que Kevin Grosskreutz será el elegido para entrar en el once titular, como ya ocurrió cuando Götze se lesionó en el Santiago Bernabéu. Ocuparían de esa forma los dos costados los mismos futbolistas (Kuba y Grosskreutz) que fueron titulares en abril y mayo de 2012 en los dos Dortmund-Bayern de la era Heynckes en los que mayor superioridad exhibió el equipo del Ruhr. En ninguno de aquellos encuentros pudo participar Götze. No significa esto que se vaya a repetir la historia, pero sí que el Dortmund tiene motivos para confiar en sus posibilidades. De inicio, ya tendría algo ganado con esta alineación: evitar el 2 vs 1 de Alaba-Ribery en una banda y de Lahm-Robben en la otra sin que Marco Reus sea ‘sacrificado’ en esa tarea de perseguir al lateral muniqués, que quedaría asignada a Grosskreutz en un perfil y a Kuba en el opuesto.

Football: Germany, 1. Bundesliga

“No he inventado el fútbol, pero quiero que juguemos como sé y como saben mis jugadores”, declaró Jürgen Klopp el mes pasado en una conferencia de prensa. No sabemos si en Wembley el entrenador del Borussia Dortmund le pedirá a sus futbolistas que traten de practicar el fútbol vertical, dinámico y atrevido que les ha caracterizado durante este exitoso trienio o si, por el contrario, optará por preparar un planteamiento más conservador y que haga al Borussia asumir menos riesgos. Ha de valorar que enfrente estará un equipo que, en palabras de Thomas Müller, “no tiene ningún punto débil”. Wembley se encargará de dar o quitar la razón al canterano del Bayern en lo que será la primera oportunidad, que no la última, de Jürgen Klopp de alzar la Copa de Europa. Para Jupp Heynckes, que se encuentra a la espera de si le llama o no el Real Madrid, será su última ocasión para proclamarse campeón de Europa con el Bayern y quién sabe si la última de su carrera.

Related posts

Deja un comentario

*