La primera noche del pequeño Zahovic

La afición local terminó festejando el gol del propio Bohar, ya cuando todo apuntaba al 0-0

Zahovic había perdonado el empate en una ocasión muy clara en el tiempo de descuento. Por primera vez en los últimos 20 minutos el Maribor traspasó la línea del centro del campo con el balón controlado y encontró a Zahovic en una buena posición dentro del área. Pero el delantero esloveno decidió rematar en dos ocasiones en lugar de pasar el balón hacia Mendy, en mejor situación para el disparo. Ahí parecía perderse toda oportunidad para el Maribor. Hasta que, de la nada, le cayó un balón del cielo. Sarr despejó hacia atrás un pase largo y Maurício, su acompañante en el eje de la zaga, tampoco fue capaz de rechazar el esférico. La pelota terminó en la cabeza de Zahovic, que superó con un sutil toque de testa la salida de Rui Patricio. Regalos así no se pueden desaprovechar en la Champions. Tras anotar cinco goles en las cinco primeras jornadas de la liga nacional, debutó en la máxima competición europea y lo hizo con un tanto decisivo. Jugada redonda para la familia del mejor futbolista esloveno de la historia: marcó Luka, nacido en 1995 e hijo del mito Zlatko, actual director deportivo del Maribor y exfutbolista de Benfica y Porto.

Antes del grosero error de la zaga portuguesa, todo apuntaba a que el Sporting CP se llevaría los tres puntos de su visita a Eslovenia. Le costó bastante batir a Jasmin Handanovic, primo del guardameta del Inter, pero generó múltiples ocasiones de peligro. Carrilo, Nani y Mané cuando ingresó en la segunda mitad pusieron buenos centros al área y también obligaron a intervenir al portero esloveno. La mayoría de acciones de peligro llegaron por el costado izquierdo de la defensa local, pues en la derecha defendió notablemente bien el joven lateral Stojanovic. El Sporting se instaló en campo contrario en varias fases del partido y sometió al rival, pero inexplicablemente, con más fortuna que estilo, Handanovic lo sacaba casi todo. Resistió decentemente el Maribor ante el bombardeo de centros con un portero que jamás descuelga balones laterales y sin su mejor central, pero el dominio visitante fue especialmente claro en los últimos 20 minutos de partido. Al menos hasta que Nani inventó un gol de la nada con un disparo desde fuera del área. Vrsic le dejó medio metro para armar la pierna izquierda y lo pagó caro. Detrás de todo el arsenal ofensivo destacó William Carvalho, que por su cuerpo parece más lento de lo que realmente es. Como un tanque blindado, le da igual ser un poco más lento que los oponentes porque protege el balón muy bien con el cuerpo y termina ejecutando de maravilla la mayoría de acciones.

Handanovic Maribor Focus

Jasmin Handanovic mantuvo a raya al Sporting CP durante muchos minutos. Foto: Focus Images Ltd.

Sin embargo, el Maribor también generó ocasiones para adelantarse en el marcador. Sobre todo gracias a sus dos atacantes. Mientras sus piernas lo permitieron, Ibraimi y Tavares taladraron a la zaga lusa. Tavares, casi siempre emparejado con Maurício, era la diana a la que se dirigían casi todos los ataques del Maribor, que recurrió al balón largo muy a menudo para evitar perder la posesión cerca de su portería, e Ibraimi sorprendía alternando desmarques profundos con movimientos entre líneas. El mediapunta macedonio aparecía a la espalda de la defensa del Sporting, después bajaba a recibir, se dejaba caer por el flanco derecho… su primera mitad fue un recital. No necesitó de demasiada compañía para generar peligro, únicamente le bastaba con que Tavares mantuviera ocupados a los centrales. Al final, Ibraimi atraía siempre la atención de varios oponentes, lo que liberaba a algún compañero. El balance ofensivo fue notable: Rajcevic remató al poste antes del descanso y Tavares cruzó demasiado sus disparos en el inicio del segundo tiempo. Cuando se les terminó la gasolina, en el ecuador del segundo tiempo, el peligro del Maribor se diluyó. Pero Sarr y Maurício le otorgaron una última oportunidad.

Foto de portada: Eduardo Ferrer Alcover.

Related posts

Deja un comentario

*