La próxima generación

FIL PORTO CHELSEA 21

En la edición más reciente de la subasta anual de los mejores jugadores del Oporto fueron vendidos, entre otros, Jackson Martínez, Danilo y Alex Sandro. Aun así, la victoria por 1-3 ante el Maccabi Tel Aviv presentó un equipo que tiene todos los números para convertirse en una nueva y prometedora generación de portistas e indicó que habrá muchos productos valiosos disponibles que pronto serán puestos a la venta. Los de Julen Lopetegui marcaron tres veces, jugando en sus mejores momentos con rapidez y sin compasión ante un oponente peligroso. Por otra parte, hubo también momentos en que le faltó la concentración de los equipos más maduros, pues en algunas fases su nivel bajó demasiado.

Pese a que juegan sus partidos de Champions en el estadio de su rival, Maccabi Haifa, el conjunto de Tel Aviv disfrutó del apoyo del ruidoso Sammy Ofer Stadium. Si el Oporto creyó que sería un partido sencillo, la atmósfera intensa en la grada desvaneció esa percepción. La recepción hostil no se limitó a la hinchada, y el conjunto israelí ofreció indicios de esperanza en los primeros minutos. Incluso después de que un tiro poderoso desde el borde del área de penalti de Vincent Aboubakar provocara una parada espléndida de Predrag Rajković, el equipo local amenazó. Como en la ida de este encuentro hace dos semanas, Tal Ben Haim II fue uno de los protagonistas desde la banda derecha. Atacó a Miguel Layún con ritmo y ganas, pero no logró generar una ocasión clara o asistir a Eran Zahavi, el capitán y punto de peligro de los israelíes.

Inicialmente, los visitantes parecían asustados por el inicio impetuoso de su rival, pero como sucede tan frecuentemente en batallas de este tipo, el candidato menos conocido iba a lamentar haber desperdiciado sus primeras oportunidades. El dominio del Oporto creció, con Rubén Neves controlando el juego desde el centro del campo, y demostró por qué se ha convertido en un de los jugadores en alza del futbol europeo. Aprovechándose de una pelota mal despejada del equipo local, André André buscó a Cristian Tello en el área. Pareció que el nativo de Sabadell había fallado en el control, pero recuperó la pelota y marcó con un disparo deleitoso. Fue un remate que nos recordó el talento de un futbolista que aún pertenece al Barcelona y que ha estado vinculado con el Liverpool y el Everton en los últimos días.

El Oporto de Lopetegui se adelantó gracias al gol de Tello. (Foto: Focus Images Ltd).
El Oporto de Lopetegui se adelantó gracias al gol de Tello. (Foto: Focus Images Ltd).

Después del gol, el Oporto se comportó como un equipo con grandes ambiciones en la máxima competición continental. Neves continuó conduciendo a su equipo como metrónomo en el mediocampo, Aboubakar siempre ocupó a los defensas centrales y Tello intercambió su posición con André en las bandas. Por la derecha, el catalán se zafó de Tibi y centró hacia el medio sin encontrar un compañero, y cuando se trasladó al lado opuesto, se aprovechó repetidamente de la falta de ritmo de Harush. Superando con facilidad al lateral local, centró perfectamente a Aboubakar y con los ojos de todos en la red, esperando la llegada inminente de la pelota, el camerunés solo logró disparar al poste.

Después de la reanudación, el Oporto jugó con la misma fluidez, ahora con los laterales incorporándose en ataque. Los israelíes intentaron aliviar la presión, pero Zahavi se encontró aislado contra la defensa lusa. Cuando Maxi Pereira llegó a la línea de fondo y centró, André se benefició de la hesitación defensiva para marcar de cabeza y ampliar la ventaja inicial.

A esta altura, con el partido a priori decidido, el Oporto, tan impresionante antes, cometió errores propios de un equipo que todavía está desarrollando su propio carácter. Con la protección del segundo gol, perdió rápidamente su intensidad y concentración. Todos, incluso Iker Casillas con tanta experiencia, fueron responsables y fue el error del guardameta el que más destacó. Con la pelota bajo control en el área, la leyenda española se la pasó descuidadamente a un jugador de camiseta amarilla. Solo una parada desesperada del portero español evitó que esta equivocación terminara en un gol del Maccabi. Sin embargo, otra vez golpeando en un buen momento de sus oponentes, el Oporto respondió ante la presión del equipo local. Tello asistió a Layún y el lateral curvó la pelota en la esquina de la red para sentenciar el duelo.

Eran Zahavi. Foto: Edu Ferrer Alcover.
Eran Zahavi estuvo muy aislado en punta, pero terminó marcando. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Habría en los últimos minutos tiempo para el primer tanto del Maccabi Tel Aviv en esta edición de la Champions. Cuando Zahavi se cayó en el área de penalti en el 75’, no pareció que Maxi Pereira hubiese cometido ningún tipo de falta, pero había piedad en la manera que pitó el árbitro para indicar el penalti para un equipo cuya actuación en el partido claramente mereció recompensa en el marcador. Zahavi disparó a la esquina con precisión suficiente para que, a pesar de su estirada, Casillas no pudiera mantener su puerta a cero.

Este Oporto tiene mucho talento y se acerca a octavos con mucha confianza, pero ya existe cierta ingenuidad en su carácter cuyos sus futuros rivales querrán explotar.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*