La Signora no se rinde

FIL JUVENTUS BAYERN 23

La charla de Massimiliano Allegri en el tiempo de descanso no fue una charla más. Esta vez la Juventus se jugaba buena parte de la temporada si no era capaz de reaccionar tras una primera mitad en la que asistió a un fútbol portentoso del Bayern Munich, que se adelanta en el marcador y amenaza con dejar casi resuelta la eliminatoria si continúa jugando así. Allegri asume que no puede seguir ni un minuto más con el planteamiento adoptado en los primeros 45 minutos. La Juve había vivido mayoritariamente cerca del área de Gianluigi Buffon, esperando atrás y no presionando.

Con el mismo dibujo táctico (4-4-2) y con la incorporación de Hernanes (por los problemas musculares de Claudio Marchisio), la Vecchia Signora cambia de actitud sobre el terreno de juego desde el momento en que el árbitro decreta el inicio del segundo periodo. El conjunto italiano adelanta claramente sus líneas, empezando por unos delanteros (Mario Mandzukic y Paulo Dybala) enérgicos que lideran el cambio de guión. Cada uno tiene una misión: Mandzukic estará encima de Kimmich, Dybala presionará a Alaba, Cuadrado estará sobre Bernat, Pogba presionará a Lahm/Vidal y Khedira estará atento a Thiago. El objetivo primordial de la Juventus es impedir que el Bayern se asiente de nuevo con posesiones largas en campo contrario y moviendo el esférico en tres cuartos de campo. Los italianos lo consiguen y el partido empieza a girar. De hecho, el 0-2 de Arjen Robben surge en un contragolpe bávaro como consecuencia de la nueva zona que está ocupando la Juventus, atacando más, viviendo más arriba y dejando más espacios atrás. La Juve ya había modificado su forma de jugar cuando encaja un 0-2 que parecía casi definitivo. Pero ahí entra en escena también el peso del escudo, de la camiseta, de la historia y de un estadio que se hace notar cuando uno atraviesa sus peores momentos.

FIL JUVENTUS BAYERN 19
Arturo Vidal se enfrentó anoche a sus excompañeros / Foto: Focus Images Ltd

Un par de acciones de Mandzukic, que pelea cada balón como si esto fuese la guerra, levantan el ánimo de los turineses. El croata agita al público y a quienes lo rodean en el campo. Cuando ves la actitud de un compañero como Mandzukic o el liderazgo de Buffon y Bonucci no tienes otra opción que creer en tus posibilidades o, al menos, darlo todo en un ejercicio de compromiso y fe hasta que el árbitro indique el final. Eso hace la Juventus de manera emocionante durante media hora en la que su carácter, su oficio, su competitividad, su determinación, su intensidad y también su fútbol igualan las fuerzas en el partido hasta llegar al 2-2.

En un espacio de 13 minutos, la Juventus anota dos goles (Dybala y Sturaro), Cuadrado desaprovecha un mano a mano frente a Manuel Neuer y un golpeo de balón de Paul Pogba se marcha rozando la escuadra. Juegan un papel determinante en el cambio de chip las tres sustituciones de Allegri: Hernanes maneja bien la pelota en la medular, Stefano Sturaro da al equipo muchísima vitalidad y Álvaro Morata disputa un cuarto de hora fantástico.

Paulo Dybala: “Hemos creído. ¿Por qué no creer de nuevo?”

No solo el Bayern afrontaba este primer episodio de la eliminatoria con bajas sensibles (Boateng, Javi Martínez, Badstuber). La Juventus tampoco pudo contar en la ida con dos piezas de su once habitual: Giorgio Chiellini y Alex Sandro. La recuperación del central italiano permitirá a Massimiliano Allegri jugar en Alemania con su clásico trío de centrales (si no hay nuevos contratiempos) y la vuelta de Alex Sandro se antoja fundamental para la Vecchia Signora. La Juventus gana mucho con la rapidez y las facultades ofensivas del brasileño, clave para sumar un arma más en ataque. Vencerá o perderá esta eliminatoria, pero difícilmente se rendirá la Signora.

FIL JUVENTUS BAYERN 03-2
Mario Mandzukic lideró con su entrega, su físico y su acierto en los metros finales la reacción bianconera / Foto: Focus Images Ltd
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*