La vida sin Leo

Neymar Barcelona - Focus

Contra todo pronóstico, lo que debía convertirse casi en un trámite, un partido asequible en casa ante un rival que a priori sufrirá por mantener la categoría pocos días antes de un duelo clave en la Champions, se transformó en una fecha que permanecerá en la memoria de la afición azulgrana durante varias semanas. Se lesionó Leo Messi, que como mínimo se perderá las próximas 7 semanas de competición, y ahora el FC Barcelona debe responder con presteza con una plantilla en la que tampoco está disponible Rafinha, la pieza de un perfil más similar a lo que podía ofrecer el astro argentino partiendo desde la banda derecha. Por mucho que regresen Jordi Alba y Claudio Bravo (pronto veremos cómo se definen los roles de los porteros esta temporada), es un escenario del que el Bayer Leverkusen intentará aprovecharse.

El combinado teutón transforma la mayoría de partidos en batallas localizadas en unas zonas muy concretas del terreno de juego, normalmente esquinas en las que sale a presionar con una marabunta de jugadores para facilitar el robo y convertir el envío al hombre libre del lado opuesto en una acción de máximo riesgo que suele devolverle la posesión al conjunto de la aspirina. En la Bundesliga, ante el Bayern, vimos un plan más precavido en la que se priorizó evitar recepciones entre líneas a conceder espacios a la espalda de la defensa y el centro del campo ante el temor que inspiraba el arsenal ofensivo bávaro. Pero como que no salió bien ante el rival más parecido al Barcelona que hay en su liga, la baja de Leo y el precedente fresco del Celta en Balaídos, no es descabellado pensar que el Bayer Leverkusen saldrá a ahogar al Barcelona muy arriba en el Camp Nou, ni que sea para intimidar e inocular cierto nerviosismo a los catalanes en los compases iniciales.

“El Bayern tiene varias similitudes al Barcelona, pero creo que también hay algunas diferencias. No creo que nos ayude haber jugado contra el Bayern para enfrentarnos al Barcelona”. Roger Schmidt.

Por otro lado, la entrada o no de la figura de Kießling puede modificar el escenario del partido y como consecuencia el esqueleto defensivo del Barça. Si bien es cierto que Chicharito ha llegado para disputar partidos como este y que descansó el pasado fin de semana, el perfil de un delantero alto al que buscar en largo para provocar segundas jugadas suele crear algunos problemas al Barcelona. Si juega Mascherano de inicio como pareja de Piqué, un escenario en el que el ariete alemán choque con el argentino en un duelo físico constante no beneficia al Barça; por mucho que Busquets intente saltar con Kießling para compensar ese déficit, el peligro suelen ser los balones divididos que provoca el envío en largo hacia el alemán, tarea en la que el mediocentro de Badia se presume fundamental. Por este motivo, Mathieu es una opción a valorar, aunque la introducción del francés repercutiría en una peor salida de balón y restaría velocidad en las transiciones, especialmente si el elegido es Chicharito. Es cuestión de poner ventajas e inconvenientes en la balanza porque asimismo los delanteros que más problemas le han generado al Barcelona son algo más veloces y sensibles que el alemán, pero más autosuficientes que Hernández. Más complicado es imaginar un escenario con los dos delanteros, lo que obligaría a escorar a Çalhanoglu a una banda (menos presencia interior y más desgaste defensivo ante laterales eminentemente ofensivos) o retrasar al turco en el doble pivote.

Kiessling, en una imagen de archivo jugando contra el Chelsea en la Champions (Foto: Focus Images Ltd).
Kiessling, en una imagen de archivo jugando contra el Chelsea en la Champions. Foto: Focus Images Ltd.

Si el Barcelona logra construir un sistema de salida limpio y seguro en el que se minimicen las pérdidas en zona de riesgo logrará limitar gran parte del peligro del Bayer Leverkusen, letal cuando recupera en campo contrario y transita, y por otro lado terminaría empujando al cuadro de Schmidt hacia su propio campo, donde pueden surgir las oportunidades para hacer daño siempre que se controle el tempo del partido a través del balón. La espalda del doble pivote puede ser un territorio fértil para los jugadores que se esconden entre líneas, sobre todo si entra el hiperactivo Kampl en esa parcela, y tanto Iniesta como Neymar pueden rajar al Bayer Leverkusen. El capitán culé ha arrancado la temporada a buen nivel, está fino y participativo, además de gozar de un mayor protagonismo, mientras con la baja de Messi Neymar se encuentra ante dos meses clave para dar otro paso más en su fantástica proyección. Sin el argentino, existe la posibilidad de que Luis Enrique proponga un espejo e invierta al equipo: que sea el extremo izquierdo quien participe más por dentro y asuma protagonismo entre líneas al disfrutar de mayor libertad mientras sea el futbolista de banda derecha (¿Munir, Sandro?) quien espere por fuera el momento de atacar el área y arrastrar a su marca para habilitar la incorporación en profundidad del lateral de su perfil.

“Es un equipo que defiende y presiona bien. Nos generará problemas y será un partido complicado. No ganar en Roma le da más importancia al partido de este martes. Si quieres ganar el grupo debes ganar en casa. Lo que buscamos es tener controlado el partido al máximo y encontrar los puntos débiles del rival”. Luis Enrique, en rueda de prensa.

Sin Messi, ¿asumirá incluso más protagonismo Neymar? Foto: Focus Images Ltd.
Sin Messi, ¿asumirá incluso más protagonismo Neymar? Foto: Focus Images Ltd.

Para el resto quedará Luis Suárez para aprovechar cualquier fallo de unos centrales jóvenes tendentes a la anticipación y que siempre dejan algún que otro error de cálculo a la hora de medir sus movimientos, aunque con potencial para convertirse en futbolistas de enorme nivel en sus noches de máxima inspiración. De hecho, el Bayer Leverkusen ha sufrido las sensibles bajas de Jedvaj, Toprak y Hilbert en esta parcela, aunque el último parece haberse recuperado a tiempo para la cita del Camp Nou. Del planteamiento del Bayer Leverkusen dependerá parte del guion que tome el encuentro, pues Roger Schmidt cuenta con múltiples posibilidades, que pasan desde la opción más común de apostar por la velocidad, desequilibrio y movilidad de Kampl y Bellarabi partiendo desde las bandas (y reforzar un centro del campo físico con Bender y Kramer), a desplazar al esloveno al carril central para que el juego sea más fluido y dar la oportunidad al estimulante Brandt en un extremo o alinear a Chicharito-Kießling en punta y escorar al temible lanzador de libres directos Çalhanoglu a uno de los flancos. Una vez elegidos los nombres, queda la actitud que estos adopten. Alicientes a raudales para un partido de élite en el Camp Nou.

Alineaciones probables:

Barcelona vs Bayer Leverkusen - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

No creo Axel que Luis Enrique le da galones a munir, no esta para eso realmente se le nota muy desorientado, si que pienso que saldra con un 4-3-1-2 iniesta haciendo de messi en ese esquema que luis enrique esta utilizado mucho

Deja un comentario

*