Las alternativas de Pep

Muller-Javi Martínez-Bayern-Focus

Atacar mejor para defender mejor

El Bernabéu se mantuvo en escrupuloso y palpable silencio durante 20 minutos que se les hicieron eternos a todos y cada uno de los aficionados madridistas allí presentes. Durante ese periodo, el Bayern de Múnich consiguió dominar, maniatar y zarandear a todo un Real Madrid y congeló de golpe todo el clima de optimismo que el madridismo había fabricado tras la victoria de Mestalla, hasta que entre Benzema e Isco consiguieron sacar a su equipo de ese entuerto, darle la ventaja a la eliminatoria y calmar a su afición con ese gol en forma de Valium. Los hinchas del Bayern se miraban perplejos. ¿Cómo era aquello posible? Pese a un tramo inicial extraordinario, la feroz defensa madridista había conseguido dejar ese dominio visual en 0 tiros a la portería de Casillas. Y en la primera ocasión en la que se vio exigida, la zaga alemana demostró una debilidad manifiesta. Dos aspectos a los que tendrá que poner solución Pep Guardiola: la falta de determinación en los metros finales y la débil transición defensiva de su equipo. Por ahí se le escapó lo del Bernabéu.

A bote pronto no parece que lo segundo tenga demasiada solución individual, más allá de que Javi Martínez, con gripe en la ida, mejora a cualquiera de los dos centrales titulares bávaros. Si el Bayern quiere defender mejor, tiene que atacar mejor: su ataque posicional debe someter tanto al rival que siempre haya jugadores bávaros en posición favorable cada vez que haya una pérdida. Así se observó en los 20 minutos iniciales del equipo de Pep Guardiola en el Bernabéu: el equipo dominaba tanto con el balón, que cuando lo perdían tardaban poquísimo en recuperarlo, porque había siempre jugadores cercano de cara para presionar con agresividad, mientras que el Madrid se encontraba desorganizado y en una situación desfavorable para salir. Sólo una genialidad de Benzema salvó aquella trampa.

Si no consigue asentar su ataque, lo normal es que los de Pep Guardiola tengan serios problemas. En un partido de transiciones, de ida y vuelta, los defensores del Bayern tienen todas las de perder ante Cristiano, Benzema, Bale y compañía. Individualmente son muy inferiores y la colaboración defensiva de sus compañeros tampoco es excelsa. Para el equipo bávaro lo más inteligente es no dar lugar este tipo de duelos individuales, evitando que el Madrid pueda salir cuando recupere el balón.

Thomas Müller, una carta ganadora

El alma competitiva de Thomas Müller le convierte en protagonista en noches como la de hoy. Da la impresión de que es el tipo de jugador que nunca puede estar sentado en el banquillo en unas semifinales de la Champions. Su fútbol: agresivo, determinante, versátil, intenso, inteligente y siempre, siempre, siempre decisivo, añade los ingredientes que se necesitan en noches en las que los detalles y la sangre lo marcan todo. El bávaro es un jugador de producir fútbol constantemente: su desmarque al espacio es una cosa sin réplica en el fútbol europeo, se asocia en tres cuartos con muchísima inteligencia y sus constantes movimientos en el área son siempre productivos. Pero es que además, es un jugador de detalles: ese balón pasado al que parece que nadie va a llegar y Thomas mete la puntera, ese centro que mete con el culo, ese rebote en el que se impone a su defensor, ese chut suyo que entra tras golpear en alguien… Su frenetismo imparable, su constante activación, su perversa inteligencia y su carácter insaciable le convierten en un activo importantísimo dentro de cualquier club. Sin embargo, en el FC Bayern ya no es titular indiscutible.

Pep lo valora muchísimo. Intentó darle cabida al principio de temporada en una posición absolutamente novedosa para él: la de interior. No salió del todo bien y lo probó de mediapunta, de extremo y hasta de nueve, en una posición en la que sí ha rendido habitualmente. Sin embargo, el canterano del Bayern tiene dos problemas: en las posiciones en las que mejor juega (delantero y extremo diestro) están los dos jugadores más decisivos del equipo. Por un lado, Arjen Robben está jugando la que quizá es la mejor temporada de su vida, añadiendo comprensión del juego a su escandalosa determinación. Tal y como está, Pep no lo puede sentar. Por otro lado, el de Santpedor ama a Mario Mandzukic: no se ha cansado de elogiarle cada vez que ha tenido oportunidad. Ha dicho de él que es el mejor delantero del mundo en el área y que es el jugador que salva al equipo cuando el Bayern juega mal. No le falta razón: la determinación del croata ha resuelto varios partidos trascendentes al Bayern este año (el de Manchester, sin ir más lejos), que sabe que dentro del área tiene un jugador que es pura élite rematando, además de ser un recurso para el juego directo que Pep valora muchísimo. Al entrenador catalán le cuesta muchísimo prescindir de esa bala.

Los 20 minutos en los que el internacional alemán estuvo sobre el Bernabéu sirven para demostrar toda esta palabrería: consiguió que su equipo creara más peligro en ese periodo que prácticamente en todo el tramo anterior. Si Ramos y Pepe habían sostenido cómodamente a Mario Mandzukic durante todo el partido, imponiéndose en el amasijo de balones aéreos al ex del Wolfsburgo, cuando Thomas saltó el campo todo se volvió más complicado, más imprevisible e incontrolado. Rozó el gol en varias ocasiones.

 

Captura de pantalla 2014-04-29 a la(s) 02.30.24

Posible formación con Müller de mediapunta

Dando por hecho que el puesto de 9 y el de extremo diestro están prácticamente asignados (con una mente como la de Guardiola nunca nada se puede dar por hecho), la única posición libre en la que puede jugar Müller es la de mediapunta, donde ya ha jugado muchos partidos este año. Sobre todo Pep lo ha utilizado en contextos donde el rival le iba a encimar y el equipo precisaba de su profundidad para estirar al equipo. Sin embargo, en un partido como el de mañana puede ser extraordinariamente útil. Sus rápidas asociaciones entre líneas pueden incomodar a una defensa madridista que vivió extraordinariamente cómoda durante los 90 minutos del Bernabéu. Además, añadir a otro hombre para cargar el área, peligroso en el remate, puede ser un recurso muy inteligente teniendo en cuenta que el Bayern presumiblemente va a meter muchos balones aéreos.

¿Sería sacrificar control de balón, circulación, fluidez jugar con dos en el centro en vez de con tres? Guardiola nos ha demostrado que no: con balón Lahm adopta el rol de un centrocampista más, como veremos más adelante.

Götze, pausa entre líneas

Si Müller es efectividad y frenetismo, Götze es pausa y frialdad. El jugador bávaro, que no ha acabado de aterrizar del todo aún en su nuevo club, es un recurso extraordinario con el que cuenta Guardiola. Si Pep no quiere que Xabi y Modric vivan cómodos, pegados a su defensa, sin complicaciones en su espalda, Mario es una pieza que puede entrar en consideración. Una recepción suya desde la mediapunta entre líneas puede bastar para determinar un partido: sus movimientos y su velocidad de decisión en espacios cortos son absolutamente decisivos. Y se le caen los goles.

Javi Martínez, volver a Wembley

Es evidentísimo que el Bayern tiene que atacar: tiene desventaja en la eliminatoria y necesita al menos dos goles si quiere llegar a su cuarta final de la Champions en cinco años, que se dice pronto. Puede que llegue a un punto en el que Guardiola tenga que sacrificar control, porque los minutos pasen y Casillas siga imbatido. Si el Bayern marca, es el escenario ideal de Pep: control de balón, posesión defensiva y buscar el gol con paciencia y sin conceder. Si tarda en llegar y el equipo bávaro empieza a impacientarse y tiene que entrar en un intercambio de golpes, en ataques verticales que generen contraataques verticales, Javi Martínez es una pieza brutal, a la que Guardiola ya ha dado uso en el centro del campo otras veces en partidos de contextos similares (Dortmund en Bundesliga). Parar contraataques, ganar duelos aéreos, imponerse en disputas físicas… el navarro es una bestia competitiva. Gunter Netzer decía esta en semana en su columna de Bild que el ex del Athletic fue el mejor jugador de la final de Wembley y no parece ninguna majadería. En este tipo de partidos, su capacidad de competir está fuera de toda duda, aunque lo más normal sería que Guardiola aprovechara su contundencia defensiva en la zaga, donde entre Cristiano, Benzema y Bale son muy superiores a la pareja de centrales que vimos en el Bernabéu. Si el de Santpedor no se ha cansado de repetir que “el Madrid tiene más piernas que nosotros”, el jugador con más “piernas” de todo el FC Bayern es Javi Martínez.

El rol de Lahm puede decidir el partido

Todo apunta a que Lahm va a volver a su posición natural en el día de hoy: la de lateral derecho. Dada la imagen de Rafinha en la ida, donde entre Coentrao y un Cristiano al 50% le hicieron muchísimo daño, parece lógico que Guardiola se decida por la indudable solidez competitiva y solvencia defensiva del ex del Stuttgart para un partido de esta entidad. Sin embargo, el Bayern no puede reducir el rol de Phillipp al de simple lateral: le necesitan en la gestión de juego, es un jugador clave en la circulación del equipo, en dar fluidez y no perder el balón. Para ello, Pep ha ideado la genial solución de los falsos interiores: Lahm se incorpora como un centrocampista cuando su equipo tiene el balón, los centrales se abren y le cubren las espaldas y él puede estar involucrado en el juego asociativo, mientras que cuando el Bayern pierde el balón actúa como un falso lateral más. En cómo sepa gestionar el capitán del Bayern ese teórico dualismo de roles, puede estar gran parte del partido.

a vs Away team - Football tactics and formations  Posibles alineaciones.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

14 comments

La veo negra para el Bayern, espero equivocarme. La contundencia del Madrid me parece demasiado para la defensa del Bayern, a menos que salga el Madrid de Westfalenstadion.

Me sorprendió la poca productividad en el partido de ida de los chicos de Pep, creo que el Bayern no podrá contra los blancos, y más con esa formación que se puede dar con Shweni y Kroos en el centro, ya que sería un baile para los dirigidos por Ancelotti, aunque quisiera ver una final Chelsea-Bayern (Pep vs Mourinho)es decir los que abrieron la temporada 2014, la cerrarían, pero creo que la final será entre Madrid y el Atlético, saludos!

*Ha resuelto, no ha resolvido

La metáfora es bonita, pero estuve en el Bernabéu y en el acoso inicial del Bayern de 20 minutos en el estadio no se quedó mudo.

1. Totalmente, vaya error. Corregido.
2. ¿No fue así? Yo tuve esa impresión desde la tele, aunque si tú estuviste in situ está claro que el equivocado soy yo.

Es un placer leerle, senor Valverde.
Solo queria corregirle que Javi Martinez no es riojano, es navarro. Tal vez se haya confundido con Fernando Llorente, que si nacio en La Rioja.
Y enhorabuena a usted y a todo el equipo de marcadorint, por su trabajo, por como lo hacen, y por como dignifican el futbol.
(disculpeme la falta de tildes, escribo con un teclado francés)

Para mí es evidente la vuelta de Lahm al lateral, sería una temeridad continuar con él en el centro, teniendo en cuenta que fue el agujero que aprovechó el Madrid claramente en la ida. En la parte de arriba no tengo tan claro el esquema, creo que Pep tiene varias opciones válidas, aunque es verdad que la entrada de Müller en el Bernabéu supuso una revolución que deberían tener en cuenta unos y otros.
La clave probablemente sean las defensas, será interesante ver cómo el Madrid intenta cerrar espacios para impedir la circulación cómoda en tres cuartos del Bayern, y comprobar cómo reacciona el equipo bávaro tras pérdida de balón ante la estampida del Madrid.

Hace dos años si hubo intercambio de golpes. Y el Madrid no fue superior, de hecho incluso hizo ligeramente mas meritos el Bayern en los 210 minutos. Claro que hay que matizar que el Madrid tiene ahora aun mas pegada y velocidad (Bale) y aquel Bayern (Heynckes) tenia un mejor equilibrio ofensivo/defensivo que el actual.
Lo ideal seria que Lahm jugara de lateral, ya que ante tan tremendo ataque se necesitan los mejores defensores, y tambien seria idoneo que Martinez jugara de mediocentro defensivo. Pero dadas las carencias defensivas de Boateng/Dante, quiza lo mas logico es retrasarlo y sacar a Boateng del once. Por lo tanto, teniendo todo esto en cuenta, yo sacaria: Neuer/Lahm-Martine-Dante-Alaba/Schweinsteiger-Kroos/ encargados de labores defensivas y distribucion del balon, Ribery-Robben para desborde y centro/diagonales y Gotze y Muller con libertad para moverse en tres cuartos de campo en funciones de finalizacion, asociacion rapida y pases entre lineas

Creo que las subidas de Lahm van
a ser claves, ya que Cristiano no
es un jugador que ayude demasiado
en defensa. Y Muller también, le
gustan esta clase de partidos y ya
dinamitó el partido de ida.

PD: No esque sea del Bayern, al contrario, soy del Madrid xD Pero me gusta ponerme en la piel de cada entrenador antes de cada partido importante, y pensar que seria lo mejor para su equipo. Asi que pondre lo que pienso del Madrid en el post de Ancelotti. Aunque debo reconocer que me caen simpaticos los alemanes y casi podria decir que es mi segundo equipo en europa.

Hoy es uno de esos días en los que Pep se inventa algo, nos deja a todos boquiabiertos, y su equipo triunfa. Ni un 3-4-3 me sorprendería hoy viniendo de Guardiola.

Suerte a los equipos españoles. El partido de hoy se presenta apasionante.

PD: Javi Martínez es navarro!

¿Qué pasa con Shaqiri? Es un jugador distinto para cuando todo lo demás falla y aunque ya no está lesionado en la ida no estaba ni en el banquillo. ¿Tan disminuido está?

A Shaquiri lo unico que le pasa es que en el Bayern juegan Robben, Ribery, Muller, Gotze… xd por poder puede, pero yo diria que para los dos puestos en los que puede jugar tiene 4 tios delante. Pero cuando el eligio irse al Bayern ya sabia lo que habia…

Deja un comentario

*