El Legia cumplió con el objetivo mínimo

Legia Deyna - MarcadorInt

Por un momento, se intercambiaron los papeles. “¿Cuántos años llevamos sin ver aquí una fase final de la Champions League?” preguntó el técnico albanés Besnik Hasi a los medios en la rueda de prensa posterior al partido. “20 años” respondieron los periodistas a unísono. “Pues vamos a darlo todo en los próximos dos partidos para conseguirlo. Eso sí, vamos a necesitar el apoyo de todo el mundo. No quiero ver negatividad, espero que haya más positivismo” dijo Hasi, que ha arrancado su primera temporada al frente del Legia.

Acababan de jugar en Varsovia el Legia y el AS Trenčín la vuelta de la tercera ronda previa de la Champions League. Tras el 0-1 de la ida, el empate a nada en el segundo encuentro le dio el pase al equipo local. Avanzar hasta los playoff era lo mínimo que se le pedía al club con más presión del fútbol polaco. No es uno de los grandes del continente, pero evidentemente, tampoco es un equipo pequeño viviendo su particular cuento de hadas por Europa. El ambiente que rodea a la entidad (medios de comunicación, aficionados…) es exigente. Como dijo su entrenador, la presión era muy alta, pero ahora que ya han superado la tercera ronda podrán incorporar dos nuevos fichajes e intentar llegar a la fase final de la Champions, algo que se les lleva resistiendo desde hace años.

Legia - Hasi
Besnik Hasi afronta su primera temporada al frente del Legia de Varsovia. Foto: MarcadorInt.

El periódico deportivo polaco Przegląd Sportowy anunciaba el encuentro como el “partido del millón”, y es que en el fútbol ya no sólo prima el orgullo que suponen los éxitos deportivos, sino que también tienen mucho peso los incentivos económicos. Para muchos grandes de ligas europeas no tan grandes, avanzar rondas previas de Champions es el objetivo por excelencia de casi todos los veranos. Estos clubes quieren estar en la élite del fútbol europeo, quieren competir con los mejores de España, Inglaterra, Alemania, Italia… y, cómo no, también quieren ingresar unos millones que les faciliten el mantener la hegemonía en su propio país. Llegar hasta una ronda u otra condiciona, entre otras cosas, los planes de traspasos de los clubes.

Ante el Legia estaba un AS Trenčín que, desde luego, tampoco se conformaba con llegar hasta aquí. En los tres últimos años, el equipo eslovaco se había quedado fuera de Europa en la fase de clasificación: en 2014 y 2015 cayeron en la tercera ronda previa de la Europa League y el año pasado fueron eliminados en la segunda ronda de la Champions. Esta vez querían dar un paso más, pero no pudo ser así. Las lágrimas contenidas de su entrenador Martin Ševela después del partido representaban la frustración del Trenčín.

Legia
El estadio del Legia vivió con pasión la noche de fútbol europeo. Foto: MarcadorInt.

El Estadio del Ejército Polaco, que estaba prácticamente lleno, rugió con tanta pasión que los pocos instantes de silencio resultaron verdaderamente extraños. Sólo había una esquina en la que los asientos estaban vacíos y ésta era la que se reserva a los aficionados del equipo visitante. En ella tan sólo había ocho personas detrás de una bandera de Eslovaquia.

El planteamiento del partido fue similar al de la ida: el Trenčín trató de crear juego desde atrás, mientras que el Legia adoptó un rol precavido y se limitó a buscar a su hombre gol arriba, el húngaro Nemanja Nikolić -que la temporada pasada se apuntó nada más y nada menos que 36 dianas-. No obstante, apenas hubo ocasiones. Se mantuvo firme el Trenčín en su idea de juego, pero le faltó creatividad. En este aspecto se notó la ausencia de Ibrahim Rabiu, talentoso mediocentro que había sido uno de los más destacados en la ida. El Legia, que no firmó un buen primer tiempo, adelantó su línea de presión en la segunda parte y supo tapar las líneas de pase de su rival, por lo que al conjunto eslovaco no le resultó nada sencillo sacar el balón limpio desde atrás y perdió la posesión muchas veces al verse obligado a jugar en largo. El partido terminó con un empate a cero que le dio el pase al Legia, aunque esto no evitó que a Besnik Hasi se le cuestionará el juego despegado por los suyos. “No, este no es el estilo de juego que quiero que tengamos, pero había que ser realistas. Teníamos bajas importantes como la de Guilherme y los internacionales se han incorporado hace poco. Además, no hemos podido entrenar muchos conceptos tácticos porque jugamos cada tres días…” respondió el ex-entrenador del Anderlecht.

Martin Ševela está realizando un gran trabajo al frente del AS Trenčín. Foto: Richard Gould/Focus Images Ltd.
Martin Ševela está realizando un gran trabajo en el AS Trenčín. Foto: Richard Gould/Focus Images Ltd.

El AS Trenčín, un proyecto interesante

Dos hombres del Trenčín que parecían capaces de marcar la diferencia eran sus extremos: Samuel Kalu y Aliko Bala. El primero tan sólo tiene 17 años y el segundo 19. Ambos son nigerianos y provienen de la misma academia que Moses Simon -futbolista del Gent que también llegó a Europa para jugar en el Trenčín-. Kalu -rápido y habilidoso en el uno contra uno- tuvo más presencia en el juego que su compatriota en este partido de vuelta, pero los dos habían estado bastante más activos en el encuentro de ida. Kalu y Bala son dos muestras del interés que tiene el proyecto del AS Trenčín. El club, cuyo dueño es el ex-futbolista neerlandés Tschen La Ling, se ha especializado en fichar a jóvenes promesas y formarlas dándoles oportunidades en el primer equipo. Sin embargo, Trenčín es un sitio de paso, pues cada año se marchan varias piezas clave del equipo. Este verano han sido Gino van Kessel y Matus Bero -los dos máximos goleadores de la pasada liga eslovaca- los que han firmado por otros clubes. Más allá de su gestión de plantilla, del Trenčín llama la atención su intención de jugar a un fútbol estéticamente atractivo. Su técnico Martin Sevela está realizando un gran trabajo, ya que llegó al club en 2013 y desde entonces han ganado dos ligas y dos copas, algo que nunca antes habían conseguido. Contra el Legia no tuvieron éxito, pero todavía pueden clasificarse para la Europa League si lo hacen bien en el playoff.

Foto de portada: MarcadorInt

Related posts

2 comments

Suscribo lo dicho en referencia al Trencin, ningún jugador de su plantilla supera los 28 años y destacan sobre todo los nigerianos, 5 para ser más precisos, uno de ellos actualmente en los Juegos Olímpicos, que juega de lateral izquierdo; además un delantero centro holandés de más de metro noventa, goleador.

Deja un comentario

*