El Leicester se despide de la Champions con la cabeza alta ante un Atlético que supo sufrir

Saul Niguez of Atletico Madrid celebrates scoring during the UEFA Champions League match at the King Power Stadium, Leicester
Picture by Andy Kearns/Focus Images Ltd 0781 864 4264
18/04/2017

El Atlético de Madrid empató en su visita al King Power Stadium y puso punto y final a la aventura del Leicester en la Champions League, competición con la que, hace 18 meses, ni siquiera se habrían atrevido a soñar y en la que terminaron alcanzando los cuartos de final. El equipo de Diego Pablo Simeone, consciente de la estrecha ventaja que suponía el 1-0 de la ida, se adaptó al escenario que se avecinaba en su visita al estadio del vigente campeón de la Premier y preparó a sus hombres para una batalla que se iba a decidir en el juego aéreo. Como ya ha ocurrido en varios encuentros ligueros, el técnico argentino introdujo a José María Giménez para actuar como mediocentro, reforzando así la batería de antiaéreos colchonera, representada por Godín, Saúl y el joven futbolista charrúa. El movimiento bastó para controlar al Leicester durante la mitad del encuentro, pero no para domar a la bestia cuando despertó tras el descanso espoleada por la dirección de Craig Shakespeare y por un público que creyó que anotar tres goles en 45 minutos ante el Atlético de Madrid era posible. No quedó tan lejos.

Leicester 1 (Vardy 61′)
Atlético 1 (Saúl 26′)

Atletico de Madrid vs Leicester City - Football tactics and formations

La primera mitad estuvo marcada por un control exhaustivo del Atlético de Madrid, que saltó al campo con las ideas muy claras. El equipo español presionó arriba en los primeros minutos y ensució el juego del Leicester, que no podía dirigir los balones largos con precisión hacia la cabeza de Okazaki y Vardy. Así el Atlético provocó imprecisiones en el juego inglés, mientras se armaba de paciencia cada vez que recuperaba la pelota. Con Saúl y Koke partiendo desde los costados y Griezmann entre líneas, los de Simeone buscaban estirar las posesiones tanto como fuese posible para congelar el ambiente y hacer correr el reloj. Asimismo, al emparejar a Saúl con Fuchs en el perfil derecho el Atleti también contaba con una alternativa para salir en largo cuando el Leicester presionaba a los centrales colchoneros.

En este escenario de control, el Leicester celebró cada córner como si fuese un gol. A cada falta cerca del círculo central subían los centrales para intentar ganar metros y provocar un saque de esquina que metiese el miedo en el cuerpo del conjunto rojiblanco. Pero, en general, al Leicester le costaba acercarse con regularidad y peligro ante el buen hacer de Godín y Giménez en el juego aéreo. Solo Albrighton era capaz de reflexionar y filtrar pases interiores que superasen rivales. Y, a pesar de ello, cuando Mahrez parecía estar despertando, llegó el 0-1 que acercaba al Atlético a las semifinales. Filipe Luis centró desde la izquierda y Saúl Ñíguez remató completamente solo en el segundo palo para sumar otro gol a su lista de dianas en las citas marcadas en rojo en el calendario. Su relación con la Copa de Europa es impropia para un chico de 22 años.

Saúl celebra el 0-1. Foto: Focus Images Ltd.
Saúl celebra el 0-1. Foto: Focus Images Ltd.

A partir del 0-1, el Atlético tuvo el encuentro bajo control. El Leicester llevaba la iniciativa, pero no dañaba a un sistema defensivo rocoso. El buen hacer de los colchoneros sin balón puso en evidencia que al campeón de la Premier le faltaba contar con un abanico de recursos ofensivos más amplio para desarmar un bloque de hormigón armado como el del Atlético, sólido e infranqueable en el repliegue. El Leicester no hacía circular el esférico con velocidad, lo que le convertía en un rival previsible y permitía a los de SImeone bascular sin excesivos problemas. Hasta que llegó el descanso y Craig Shakespeare reanimó a los zorros.

Atletico de Madrid vs Leicester City - Football tactics and formations

El Leicester sorprendió al Atlético con un doble cambio que reactivó a los Foxes y encendió a su afición. Craig Shakespeare dio entrada a Ulloa y al jovencísimo Ben Chilwell (20 años), pero sobre todo modificó el esquema del campeón de la Premier. El Leicester pasó a jugar con tres centrales y atacó con muchísimos efectivos. A diferencia del primer tiempo, cuando Vardy, Mahrez y Okazaki debían enfrentarse a seis, siete u ocho hombres del Atlético, esta vez el Leicester cargó el área con todo lo que tenía. Cerró con tres futbolistas, dejó a Drinkwater por delante de los centrales para recoger las segundas jugadas y bombardeó el área del Atlético a base de centros. Asedió a los colchoneros con una cantidad de envíos descomunal, pero también centros de cierta calidad que desordenaban al cuadro madrileño. De golpe, Ulloa pasó a bajar todos los balones, Mahrez y Vardy recogieron los rechazos y Chilwell se convirtió en una pesadilla por la banda izquierda, donde siempre aparecía libre de marcar para rematar los centros de Albrighton desde la derecha. El carrilero zurdo del Leicester, que solo había participado en la Champions en el último choque de la fase de grupos contra el Porto, se convirtió en un protagonista tan inesperado como trascendente en el devenir del encuentro.

Leonardo Ulloa of Leicester City (left) competing with Diego Godin of Atletico Madrid (right) during the UEFA Champions League match at the King Power Stadium, Leicester Picture by Andy Kearns/Focus Images Ltd 0781 864 4264 18/04/2017
Leonardo Ulloa ganó muchos balones largos a los centrales del Atlético. Foto: Focus Images Ltd.

Al Atlético le costó descifrar todos los nuevos matices del esquema del Leicester, y se vio desbordado en primera instancia. Sobre todo porque Ulloa ganó casi todas las acciones de juego directo y porque Chilwell se puso las botas en el área, pues Vardy atrajo la atención de Savic y Juanfran y abrió un boquete en el perfil derecho de la zaga rojiblanca que el canterano de los Foxes aprovechó. Aunque el partido pronto se paró por la lesión del lateral derecho, que obligó al Cholo a dar entrada a Lucas Hernández. Primero, Savic pasó a ejercer de lateral derecho, con Godín y Lucas en el eje de la defensa. Poco después, Giménez retrasaría su posición y quedarían cuatro centrales en el área para repeler los centros del Leicester, con Filipe Luis orientado a tapar a Albrighton, fuente de los envíos más peligrosos de los zorros.

Atletico de Madrid vs Leicester City - Football tactics and formations

A falta de media hora para el final, el Leicester encontró el premio del gol. Y creyó en la remontada. Vardy empujó al fondo de la red una jugada que empezó por la banda derecha y terminó en la izquierda con un remate de Chilwell que acabó en los pies del delantero internacional con Inglaterra. El empate multiplicó la fe de los de Shakespeare, que atacaron con más ahínco, ganaron aún más duelos en la frontal del área y obligaron a la zaga del Atlético a esforzarse de lo lindo para sobrevivir al acoso británico. Lucas y Savic despejaron ocasiones clarísimas en el área pequeña y, además, los colchoneros fueron incapaces de desplegarse al contragolpe. Solo Griezmann puso una gota de pausa cada vez que recibía el cuero, pero en general los futbolistas del Atlético se contagiaron del ritmo del choque y de la precipitación rojiblanca.

Con el paso de los minutos el Atlético empezó a contener mejor el asedio local, pues el desgaste de Ulloa y Chilwell fue en aumento, Mahrez se mostró irregular en la toma de decisiones y Giménez fue creciendo dentro del área para completar una actuación descomunal en un escenario tan exigente como peculiar. Sin embargo, el segundo tiempo fue un epílogo precioso para la epopeya europea del Leicester, que fiel a sus ideales se agarró a la eliminatoria con toda la fe del mundo y puso en verdaderos problemas al Atlético de Madrid, que sufrió y se vio abrumado cuando, al descanso, la eliminatoria parecía resuelta. Los últimos 45 minutos del Leicester en la Champions -a saber cuándo la volverá a disfrutar- explicarán a la perfección cuál era la idiosincrasia que llevó a los Foxes a colarse entre los ocho mejores equipos del continente. Y servirán para revalorizar la fiabilidad del Atlético de Madrid, que por tercera vez en los últimos cuatro años disputará las semifinales de la Champions League.

Jamie Vardy of Leicester City celebrates after scoring during the UEFA Champions League match at the King Power Stadium, Leicester Picture by Andy Kearns/Focus Images Ltd 0781 864 4264 18/04/2017
El gol de Vardy puso aún más emoción al encuentro. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Definitivamente una gran champions del Leicester, a quienes probablemente no los volvamos a ver en esta competicion en mucho tiempo, para dimensionar esto tenemos que ver otros casos, por ejemplo el PSG y el City a pesar de sus inversiones millonarias han caido muchas veces en etapas de octavos como en esta temporada o el Sevilla, equipo que arrasa en Europa League pero le cuesta dar ese paso en Champions perdiendo todas sus elimnatorias de octavos incluida esta temporada contra el mismo Leicester.

Parece mentira que hace un lustro al Aleti se le conociera como “El pupas”. En la era Simeone no solo ha logrado ser un equipazo, si no que ha revertido esa tendencia de mala suerte en momentos importantes, y aunque parezca que es una minucia, a mí me parece bastante trascendente ya no solo porque te ayuda a lograr objetivos si no porque estimula a la plantilla saber que cuando llega el día D y la hora H, las cosas van a salir según se ha planeado.

Debido a la diferencia de nivel entre ambas plantillas, no me esperaba que la eliminatoria estuviera tan pareja (o al menos, más de lo que indica el resultado), En la ida creo que a ambos les faltó un puntito de ambición, aunque es comprensible pues ni el Cholo quería conceder un gol como local ni Shakespeare quería ser eliminado en la ida. En el King Power Stadium, el Atleti volvió a pecar de cauto, y le salió bien, pero puedo salirle peor si llega a entrar la que tuvo por ejemplo Okazaki con 0-0.

Antes de que se me olvide, que gran irrupción de Chilwell en la Champions League. Su segunda mitad fue de un nivel bastante alto.

Deja un comentario

*