El Liverpool tropieza con la misma piedra

Liverpool Focus Sterling

Un minuto menos en el partido de ida y el Ludogorets habría empatado en Anfield, pero en el descuento el portero suplente decidió hacer un penalti absurdo que le dio un respiro a Rodgers. El Liverpool se salvó sobre la bocina aquella vez, no en esta ocasión: un par de minutos menos en el partido de vuelta y el Liverpool habría ganado en Bulgaria, pero volvió a dejarse empatar. Ya son siete los encuentros que los reds acumulan sin conocer la victoria (tres en Champions League y cuatro en el campeonato liguero) y un temor todavía más peligroso sobrevuela por encima de ellos: no se sabe si la racha va para largo. Dentro de lo malo hay un punto a favor, que no es otro que dependen de sí mismos. Una victoria en Anfield contra el Basilea y el Liverpool estará en octavos de final con únicamente 7 puntos conseguidos en la fase de grupos. Así de barata está la clasificación y así de mediocre está siendo el Liverpool en su regreso a Europa.

Captura de pantalla (587)Así llegó el segundo gol del Liverpool, obra de Henderson (Foto: sharemytactics)

Llegó tras varios avisos el día del toque de atención a Lovren, que fue suplente porque entró Kolo Touré. También llegó el día en el que el único fichaje de este verano que estaba en el once titular era Lambert (y Manquillo, por el cual no se pagó dinero) y todas las grandes contrataciones estaban en el banquillo: Lallana, Can, Alberto Moreno… Pero no Markovic, que volvió a quedarse en la grada. Y llegó el día en el que Gerrard dejó nuevamente la posición de mediocentro, que fue ocupada por Lucas, y adelantó su posición. Sin embargo, este movimiento empeoró la posesión del Liverpool y costaba mucho más salir desde atrás. El único recurso para crear peligro era Sterling y la propia defensa del Ludogorets, que cuando ya iban 1-0 por delante, gracias al gol de Dani Abalo -con error monumental de Mignolet-, le regalaron un gol a Lambert en el área pequeña. La velocidad con la que Sterling atacó en velocidad en varias ocasiones a la defensa búlgara fue imparable. El extremo inglés daba profundidad a lo largo, Lambert esperaba en el área y tanto Gerrard como Henderson se sumaban al remate. En una de sus arrancadas mandó un balón cruzado perfecto para que Henderson hiciese el 1-2. Todo el segundo tiempo se lo pasó el Liverpool pensando que iba a ganar sin saber que no iba a ganar. Pudo sentenciar varias veces, sobre todo en un mano a mano de Sterling. Y luego el Ludogorets fue comiendo terreno. Lentamente, sin hacer mucho ruido, sin generar demasiado peligro. Pero siempre llega un momento en el partido en el que todo se tuerce, el Liverpool se rompe en pedazos como una figura de porcelana, por confianza o no se sabe por qué y contra el Ludogorets fue en el minuto 88, ya sin tiempo de reacción, en un centro lateral que estaba defendido por al menos cinco futbolistas reds. De alguna forma llegó el balón al segundo palo y Terziev hizo el 2-2.

Liverpool Sterling FocusSterling no fue suficiente (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*